Ir al contenido principal

Incluyo la columna de hoy de Moncho Alpuente con un título muy sujestivo en este blog. No coparto todo su análisis, pero no pude resirtirme a incluirlo en mi blog. Generalmente Moncho Alpuente tiene un análisis crítico, sarcástico y lleno de reflexiones muy recomendable de leer,
MONCHO ALPUENTE
Buscando a Buda
Un lama anda suelto por Madrid, tiene 24 años, se declara agnóstico, toca en su guitarra temas de Jimi Hendrix, su nuevo gurú, estudia cine y elabora con sus manos pequeñas piezas de artesanía hippy. Osel Hita Torres, nacido en la Alpujarra granadina, superó en su desvalida infancia las pruebas iniciáticas y esotéricas de una irracional y supersticiosa oposición a la que le presentaron sus padres en 1986 y que le llevó a ser entronizado, con categoría de divinidad en prácticas, en un monasterio de India. Le sentaron en un trono con un gorrito amarillo y una túnica azafrán y durante 14 años le veneraron con unción y le molieron a palos y a plegarias para deshumanizarle y sacarle el dios que llevaba dentro.
Cuando todo da lo mismo por qué no hacer lamaísmo. Sirva la paráfrasis de Javier Krahe para resumir la ruta de senderismo espiritual que para los progenitores españoles del niño divinizado terminó en un centro budista, franquicia tibetana en las arriscadas laderas de la Alpujarra, un Tíbet en miniatura al que fueron en busca de redención muchos hippies en su camino de vuelta, de la alucinación a la iluminación, de la utopía a la inopia por la abrupta senda del budismo mahayana, estricta y radical disciplina muy alejada de los ocurrentes juegos verbales y las incitantes paradojas del budismo zen, cuajadas de sabiduría y sinsentido, polo de atracción desde los años sesenta del pasado siglo para multitud de jóvenes occidentales, desengañados de las explosivas pompas y de las perversas obras de la sociedad de consumo.
Osel el niño lama, legítima reencarnación del lama Yeshe, desertó a los 18 años, volvió a las andadas y hoy, más hippy que bonzo, deambula por Madrid, desnortado y con una brújula como amuleto.
De la lamasería de Sera, en India y tras pasar por Canadá, el joven Osel recaló en 2005 en el colegio mayor San Juan Evangelista, el añorado Johnny amenazado de extinción, en el que pasó dos años sin apenas salir de su celda casi monacal, abrumado por su indeseada fama. En Madrid estudió cine y eligió bando, participó en las manifestaciones contra la guerra de Irak y recibió los primeros palos de los guardianes de la ley y el orden que llovieron sobre sus espaldas castigadas antes por los guardianes de la fe y de la ortodoxia.
En una entrevista, sin fotos, concedida al diario El Mundo y resumida por la revista Hola, Osel cita al maestro Hendrix: "Cuando el poder del amor supere el amor al poder el mundo conocerá la paz". Mientras tanto, cámara o guitarra en mano, el lama desertor se busca y busca su lugar bajo el sol, lejos del loor de santidad y de las luminarias de la fama. Hay quienes dicen haber visto a Osel deambulando por las noches de Malasaña canturreando mantras con ritmo de reggae, y otros que, sin mayor fundamento, aventuran que suele ir a meditar a la cornisa de Las Vistillas, paraje místico a punto de ser colonizado y franquiciado por la Iglesia católica contra la mayoritaria oposición de los vecinos de la zona, católicos y agnósticos, ateos y descreídos. Pero las inquietudes del lama desertor se centran más en otra franja, la de Gaza y en otra ocupación, la de Palestina. Si el joven Osel recuperase en su nuevo camino un mínimo reflejo de su halo de divinidad y como el Gautama Buda pusiera los pies en la Tierra por la que peregrina, podría tal vez señalar con su dedo milagroso nuestro camino hacia el nirvana: sus dotes taumatúrgicas, homologadas en cónclave de bonzos, marcarían el rumbo de la desnortada Comunidad de Madrid. Quizás un Partido Budista de los Trabajadores (PBT), con su bandera amarilla y azafranada y sus mensajes pacifistas y ecologistas, pudiera aliviarnos el karma y devolvernos la fe a cambio de la Esperanza. ¡Por caridad!
Ensoñaciones en vísperas del Corpus, deslumbrante jueves, fiesta litúrgica que por veleidades del calendario laboral inicia este año un largo puente, bienvenida oportunidad para la meditación de las izquierdas desbandadas, sin luz y sin guía. Aunque ningún consejo de lamas haya confirmado su mística condición, se sospecha que Esperanza Aguirre pudiera ser la reencarnación, algo precipitada, de Margaret Thatcher, pero nadie sabe quién podría haberse reencarnado en Tomás Gómez, enredado entre los radios de la eterna rueda del Samsara, con más karma que carisma. Una voz anónima del partido socialista de Madrid puso en las páginas de EL PAÍS un primer atisbo de budismo-socialismo: "Ignorar la realidad es lo peor que puede pasar". La realidad es engañosa, sobre todo la que parecen percibir los políticos. Cuando ya no quedan pistas por qué no hacerse budista.

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Buscando/Buda/elpepiespmad/20090610elpmad_6/Tes/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tienen en común Einstein, Newton, DaVinci, Tesla y Edison?

RESPUESTA: EL VEGETARIANISMO. Eminentes científicos e inventores a favor del vegetarianismo Con el fin de ayudar a preservar los recursos naturales de nuestro planeta, muchos de los más grandes pensadores del mundo y científicos a través de la historia, han observado una dieta vegetariana y han afirmado la necesidad de ésta desde el punto de vista tanto moral como lógico.  Por ejemplo, Sir Isaac Newton, “el padre de la física”, y Leonardo Da Vinci, un científico de medio tiempo, quien hizo importantes descubrimientos en hidráulica, óptica y mecánica, fueron ambos vegetarianos. De hecho, Da Vinci era tan ferviente acerca del vegetarianismo que compraba pollos enjaulados y los liberaba. Además, Srinivasa Ramanujan (1887-1920), considerado el más grande matemático de los últimos 1000 años, también era vegetariano.                                             Otro entusiasta vegetariano, el gran inventor, físico e ingeniero Nikola Tesla (1856-1943), qui

MI APORTACIÓN A LA DIVULGACIÓN AMBIENTAL EN TELEVISIÓN por Miguel Aguado

Aunque ya tenía experiencia en televisión, radio y diversos medios de comunicación en distintos temas y muy especialmente en cuestiones ambientales, en los últimos meses llevo teniendo la oportunidad de realizar algo de lo que más me gusta: divulgar en materia de sostenibilidad y medio ambiente. Desde diciembre de 2017, aunque comencé en noviembre del mismo año, llevo apareciendo en varias cadenas de televisión para realizar unos pequeños espacios de divulgación ambiental. Trato de acercar el problema: plásticos en el mar, Cambio Climático, contaminación atmosférica de la forma más entendible y asumible por todos y todas. No se trata de vulgarizar, son de ser lo más didáctico posible sin perder algo un tono de humor. Igualmente, pretendo mostrar algo muy importante: todos formamos parte de la solución, tanto en nuestra capacidad como consumidores, como votantes, como ciudadanos y en lo que podemos denominar la ecología de la vida cotidiana. He sido muy afortunado c

Albert Einstein y el budismo

Albert Einstein dijo en cierta ocasión que, a su juicio, el budismo era la única religión compatible con la ciencia. El budismo es una religión con actitud científica, a pesar de que muchos budistas puedan no tenerla. El Buda no es un Dios, sino un sabio, un Einstein de lo espiritual que vivió hace 2500 años. Mediante la reflexión y la meditación, descubrió verdades importantes, leyes del mundo interior, de la misma manera que los físicos han descubierto algunas del mundo exterior, las leyes de la física. Eminentemente práctico, el Buda no se entretenía en discusiones teóricas acerca de la existencia o inexistencia de un Dios personal, sino que ofreció una solución para el sufrimiento humano, que había nacido de su propia comprensión de la naturaleza de la realidad. Sentado bajo un árbol, el árbol del bodhi, alcanzó la iluminación, comprendió la naturaleza vacía de los fenómenos, entendió la raíz del sufrimiento y se decidió a compartir con sus semejantes lo que había descubierto.