Ir al contenido principal

La Fundación IDEAS plantea superar el modelo que toma el PIB como valor principal para medir el desarrollo de un país

Académicos, economistas y políticos progresistas de reconocido prestigio consideran que ha llegado el momento de superar el paradigma económico y social que mide el grado de desarrollo de un país tomando como referente principal el PIB per cápita, para lo que proponen caminar a nuevos índices que redefinan la prosperidad y el bienestar no solo en función de valores económicos, sino que también incluyan en la ecuación aspectos sociales y medioambientales.

Esta es la principal conclusión del seminario de trabajo “Nuevas medidas de prosperidad”, que ha reunido en la sede de la Fundación IDEAS a, entre otros, Cristina Narbona, ex ministra de Medio Ambiente y embajadora de España ante la OCDE. Organizaciones internacionales como la OCDE, la Comisión Europea y más recientemente NNUU han iniciado proyectos en esta línea, para completar las medidas existentes de riqueza con parámetros que permitan avanzar hacia una economía y sociedad más sostenibles internacionalmente. Al mismo tiempo, se han puesto en marcha mesas nacionales de trabajo en esta materia. Algunos de los países en los que el proyecto de definición de nuevos indicadores está más avanzado incluye India, Australia, Canadá o Reino Unido.


Al respecto, la ex ministra de Medio Ambiente y actual embajadora de España ante la OCDE, Cristina Narbona, ha indicado que no se puede seguir vinculando necesariamente el crecimiento ilimitado al bienestar, pues, “además de no ser real, es injusto e imposible”. Para ello, ha abogado por caminar hacia un modelo de crecimiento económico que haga compatible un ligero aumento del PIB con un notable aumento del bienestar, y ha recordado que muchos indicadores internacionales como el de Desarrollo Humano o el de Gini, que mide la desigualdad, ya permiten concluir “que el aumento de la calidad de vida no está ligado al aumento del PIB”. Asimismo, ha destacado la oportunidad que en este sentido nos ofrece la crisis actual, que pone de manifiesto esta realidad inapelable.

Abundando en la propuesta de debate, se ha recalcado la necesidad de que los nuevos indicadores que midan el bienestar y la prosperidad recojan datos sobre cinco aspectos relacionados con el medio ambiente: cambio climático y energía, calidad de agua y salud, biodiversidad y naturaleza, agua y contaminación, residuos y tratamiento de los mismos. Asimismo, se ha destacado la importancia de vincular la agenda medioambiental con la salud.

Junto a las dificultades políticas y técnicas que plantea avanzar en este sentido, los asistentes ha puesto el acento en la necesidad de progresivamente “desterrar del sistema educativo” y del esquema de valores de la sociedad la idea de que el éxito vital “está ligado al avance exclusivamente económico y al incremento y acumulación de bienes materiales”.

Igualmente, se ha destacado la importancia de impulsar esta agenda en paralelo a su desarrollo teórico por parte de los partidos progresistas, dado que se trata de una cuestión ineludible en el medio y largo plazo, y en aras de lograr una mayor coherencia entre los objetivos políticos y las prioridades de la ciudadanía y la acción y gestión política.

Para el máximo responsable de IDEAS, Jesús Caldera, el avance en la medición más “ciudadana” del bienestar pasa “porque la economía vuelva a estar al servicio de la política y no al revés”. Caldera ha reclamado solidaridad interregional e intergeneracional, y ha recordado que, según datos de WWF Adena, desde 1981 el 20% de la población rica consume los recursos naturales a un ritmo “para el que ya hacen falta dos planetas como mínimo”.

Ha concluido el debate el director de la Fundación IDEAS, Carlos Mulas, quien ha señalado que este tipo de medidas deben reunir al menos tres características: ser dinámicas y contabilizables, es decir, que cambien de año en año; estar vinculadas al empleo y actividades productivas que hasta ahora no se consideran por referirse a bienes públicos; y tener una traducción  ̈mercantil ̈, dado que “apelando sólo al altruismo ciudadano conseguiremos pocos avances y muy lentos ̈. En este sentido, ha puesto como ejemplo la propuesta, recogida en el informe “Ideas para una nueva economía. Hacia una España más sostenible en 2025”, de la Fundación IDEAS, en el que se propone crear un Sistema Individualizado de Emisiones, de tal manera que al ciudadano le repercuta directamente en su economía si reduce o no las emisiones contaminantes de CO2.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tienen en común Einstein, Newton, DaVinci, Tesla y Edison?

RESPUESTA: EL VEGETARIANISMO. Eminentes científicos e inventores a favor del vegetarianismo Con el fin de ayudar a preservar los recursos naturales de nuestro planeta, muchos de los más grandes pensadores del mundo y científicos a través de la historia, han observado una dieta vegetariana y han afirmado la necesidad de ésta desde el punto de vista tanto moral como lógico.  Por ejemplo, Sir Isaac Newton, “el padre de la física”, y Leonardo Da Vinci, un científico de medio tiempo, quien hizo importantes descubrimientos en hidráulica, óptica y mecánica, fueron ambos vegetarianos. De hecho, Da Vinci era tan ferviente acerca del vegetarianismo que compraba pollos enjaulados y los liberaba. Además, Srinivasa Ramanujan (1887-1920), considerado el más grande matemático de los últimos 1000 años, también era vegetariano.                                             Otro entusiasta vegetariano, el gran inventor, físico e ingeniero Nikola Tesla (1856-1943), qui

Albert Einstein y el budismo

Albert Einstein dijo en cierta ocasión que, a su juicio, el budismo era la única religión compatible con la ciencia. El budismo es una religión con actitud científica, a pesar de que muchos budistas puedan no tenerla. El Buda no es un Dios, sino un sabio, un Einstein de lo espiritual que vivió hace 2500 años. Mediante la reflexión y la meditación, descubrió verdades importantes, leyes del mundo interior, de la misma manera que los físicos han descubierto algunas del mundo exterior, las leyes de la física. Eminentemente práctico, el Buda no se entretenía en discusiones teóricas acerca de la existencia o inexistencia de un Dios personal, sino que ofreció una solución para el sufrimiento humano, que había nacido de su propia comprensión de la naturaleza de la realidad. Sentado bajo un árbol, el árbol del bodhi, alcanzó la iluminación, comprendió la naturaleza vacía de los fenómenos, entendió la raíz del sufrimiento y se decidió a compartir con sus semejantes lo que había descubierto.

MI APORTACIÓN A LA DIVULGACIÓN AMBIENTAL EN TELEVISIÓN por Miguel Aguado

Aunque ya tenía experiencia en televisión, radio y diversos medios de comunicación en distintos temas y muy especialmente en cuestiones ambientales, en los últimos meses llevo teniendo la oportunidad de realizar algo de lo que más me gusta: divulgar en materia de sostenibilidad y medio ambiente. Desde diciembre de 2017, aunque comencé en noviembre del mismo año, llevo apareciendo en varias cadenas de televisión para realizar unos pequeños espacios de divulgación ambiental. Trato de acercar el problema: plásticos en el mar, Cambio Climático, contaminación atmosférica de la forma más entendible y asumible por todos y todas. No se trata de vulgarizar, son de ser lo más didáctico posible sin perder algo un tono de humor. Igualmente, pretendo mostrar algo muy importante: todos formamos parte de la solución, tanto en nuestra capacidad como consumidores, como votantes, como ciudadanos y en lo que podemos denominar la ecología de la vida cotidiana. He sido muy afortunado c