Ir al contenido principal

ATENCIÓN PLENA por Eduard Punset

Es cierto que la gente, en este siglo XXl, ya no ejecuta sus tareas de una en una, sino que, de pronto, se encuentra hablando por teléfono con su hija en Nueva York mientras paga una factura atrasada de albañilería en la casa; o, a pesar de los peligros del tráfico, no tiene más remedio que conducir mientras su mujer le lee la lista de la compra. La verdad es que la tecnología le permite hoy en día dividir sus acciones en pequeños pedacitos de información que antes requerían el cuerpo y la mente de una sola persona.
A lo anterior los americanos lo denominan ser capaz de acometer tareas multitask; es decir, hacer varias cosas a la vez. Es algo que hemos aprendido desde pequeñitos. Pero, paradójicamente, no hemos sabido tomar nota del diseño de la ejecución que comporta hacer varias cosas a la vez. Hemos aprendido antes el desarrollo intuitivo de las diversas tareas encomendadas que la ejecución concreta de cómo hacerlo.
Multitask
Un joven escribe en su ordenador a la vez que escucha música y habla por teléfono (imagen: Redes).
Me viene al recuerdo un gran sabio y científico que vive la mayor parte de su tiempo en el Tíbet cuando intentaba explicarme cómo fijar la atención al abordar varias tareas; no debía descuidarse ni un segundo para poder llevar a la práctica actividades que no tenían nada en común: ahondar en el corazón de las cosas, dejar que la mente no pensase en nada y aislarse del resto del mundo. Lo que yo no sabía era que todo eso lo iba a hacer «mirando fijamente la punta de su nariz en busca del secreto».
Lo que estaba sugiriendo uno de los mejores biólogos del mundo es que se puede pensar en todo y en nada al mismo tiempo. En este sencillo ejercicio están las bases de las llamadas técnicas mentales para reducir el estrés (mindfulnessbased stress reduction o MBSR), que tienen miles de seguidores en todo el mundo. Para hacer frente a las múltiples distracciones que caracterizan nuestra vida cotidiana, no cabe duda de que la contemplación –incluida, por supuesto, la meditación– es la respuesta y la salida a la crisis permanente en la que vivimos.
A los que miramos los ejercicios de contemplación o de meditación por primera vez, nos sorprende la ausencia del recurso a la espiritualidad. Al contrario, el sentido común es el primer paso indispensable para ayudar a pensar. El segundo paso tiene más que ver con la divulgación científica que con las ciencias del espíritu. Es, precisamente, la divulgación científica aplicada a los resultados de la nueva moda de la contemplación la que ya ha demostrado el poder inconmensurable de la voluntad individual para alterar conductas y propuestas. Los expertos enumeran cinco pasos bien diferenciados, cinco escalones que conducen a la contemplación y meditación.
En primer lugar, adoptar una postura de descanso. En segundo lugar, respirar profundamente gracias a una absorción moderada de aire y su consiguiente exhalación. En tercer lugar, dejar que el organismo supere el acto de respirar profundamente para acariciar, muy brevemente, los pensamientos a los que se renuncia. En cuarto lugar, tomar nota de que el acto de respirar fue interrumpido por algún pensamiento para volver cuanto antes al proceso respiratorio. Basta con repetir durante diez minutos cada día lo anterior –y ese es el quinto paso– para constatar que ha mejorado la focalización de la atención.
Es difícil no sacar partido de lo anterior. Es improbable que se equivoquen tantos científicos que han demostrado que las técnicas MBSR mejoran la atención en un mundo cada vez más pormenorizado y diverso. A mí me gustaría comprobarlo examinando los resultados de este sencillo ejercicio de meditación-contemplación, en lugar de dejarlo al solo criterios de Silicon Valley. ¿Por qué no lo ensayamos todos mis amigos en Facebook, que ya sobrepasan el millón?


Publicado en:

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tienen en común Einstein, Newton, DaVinci, Tesla y Edison?

RESPUESTA: EL VEGETARIANISMO. Eminentes científicos e inventores a favor del vegetarianismo Con el fin de ayudar a preservar los recursos naturales de nuestro planeta, muchos de los más grandes pensadores del mundo y científicos a través de la historia, han observado una dieta vegetariana y han afirmado la necesidad de ésta desde el punto de vista tanto moral como lógico.  Por ejemplo, Sir Isaac Newton, “el padre de la física”, y Leonardo Da Vinci, un científico de medio tiempo, quien hizo importantes descubrimientos en hidráulica, óptica y mecánica, fueron ambos vegetarianos. De hecho, Da Vinci era tan ferviente acerca del vegetarianismo que compraba pollos enjaulados y los liberaba. Además, Srinivasa Ramanujan (1887-1920), considerado el más grande matemático de los últimos 1000 años, también era vegetariano.                                             Otro entusiasta vegetariano, el gran inventor, físico e ingeniero Nikola Tesla (1856-1943), qui

Albert Einstein y el budismo

Albert Einstein dijo en cierta ocasión que, a su juicio, el budismo era la única religión compatible con la ciencia. El budismo es una religión con actitud científica, a pesar de que muchos budistas puedan no tenerla. El Buda no es un Dios, sino un sabio, un Einstein de lo espiritual que vivió hace 2500 años. Mediante la reflexión y la meditación, descubrió verdades importantes, leyes del mundo interior, de la misma manera que los físicos han descubierto algunas del mundo exterior, las leyes de la física. Eminentemente práctico, el Buda no se entretenía en discusiones teóricas acerca de la existencia o inexistencia de un Dios personal, sino que ofreció una solución para el sufrimiento humano, que había nacido de su propia comprensión de la naturaleza de la realidad. Sentado bajo un árbol, el árbol del bodhi, alcanzó la iluminación, comprendió la naturaleza vacía de los fenómenos, entendió la raíz del sufrimiento y se decidió a compartir con sus semejantes lo que había descubierto.

MI APORTACIÓN A LA DIVULGACIÓN AMBIENTAL EN TELEVISIÓN por Miguel Aguado

Aunque ya tenía experiencia en televisión, radio y diversos medios de comunicación en distintos temas y muy especialmente en cuestiones ambientales, en los últimos meses llevo teniendo la oportunidad de realizar algo de lo que más me gusta: divulgar en materia de sostenibilidad y medio ambiente. Desde diciembre de 2017, aunque comencé en noviembre del mismo año, llevo apareciendo en varias cadenas de televisión para realizar unos pequeños espacios de divulgación ambiental. Trato de acercar el problema: plásticos en el mar, Cambio Climático, contaminación atmosférica de la forma más entendible y asumible por todos y todas. No se trata de vulgarizar, son de ser lo más didáctico posible sin perder algo un tono de humor. Igualmente, pretendo mostrar algo muy importante: todos formamos parte de la solución, tanto en nuestra capacidad como consumidores, como votantes, como ciudadanos y en lo que podemos denominar la ecología de la vida cotidiana. He sido muy afortunado c