jueves, 28 de febrero de 2013

“No es momento de ser lamprea” por Miguel Aguado


Te adjunto copia del artículo de opinión que recientemente me publicó la Cadena Ser del Norte y Sur de la Comunidad de Madrid en su sección MADRID OPINA EN RED.

La idea de comparar la evolución y el papel que tuvo la Lamprea en la misma surgió de una buena idea que en este sentido tuvo mi compañera Diputada Socialista Mª Teresa González Ausín en una Comisión de Presupuestos 2013 sobre la Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente en la Asamblea de Madrid donde yo defendía nuestras propuestas; es lo bueno de trabajar en equipo.

“No es momento de ser lamprea” por Miguel Aguado
En una reciente comparencia del Director General de Telemadrid en la Comisión de Control de Telemadrid y Onda Madrid en la Asamblea de Madrid, comisión en la que soy Portavoz por parte del Grupo Parlamentario Socialista, justificó este el modelo de privatización de nuestra televisión pública como una adaptación a la situación económica del país; y para ello usó la siguiente cita del naturista Charles Darwin:

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio.”

Mi respuesta y la reflexión que realicé es la base de mi artículo, me explico:

El animal que quizás mejor se adaptó al cambio puede ser la lamprea, un animal que ha conseguido adaptarse a todo y que tiene 500 millones de años de historia. Vive, generalmente, en el fango y se mueve bien en esos entornos. Pero tiene una característica que me llama la atención, es uno de los animales más tontos. Supo adaptarse si, pero nadie quisiera ser una lamprea.

Es evidente que vivimos un momento muy difícil en nuestro país y en nuestra sociedad. Vivimos una crisis no sólo económica, sino de modelo de sociedad, de modelo económico, de valores éticos, morales, humanísticos, espirituales o como queramos llamarlo. Pero, al tiempo, debemos ver que es una oportunidad de cambio, de evolución, de revisión del modelo, de evolución sobre él. 

Hace más de 30 años España tuvo un cambio y una evolución ejemplar, se aprobó una Carta Magna que sirvió como marco de relación, desarrollamos un crecimiento económico, de innovación y de modelo de sociedad muy positivo. Se universalizaron la sanidad y la educación (por cierto con gobiernos socialistas) y muchas cosas más.

Hoy, las cosas han cambiado. Con una renta cuatro veces superior a la que teníamos cuando esto comenzó nos dicen que el sistema no puede mantenerse. Yo no lo creo, pero parece que es algo asumido. Es un momento de cambio, si; pero no todos apuntan en la misma dirección.

Si hiciésemos caso de la opinión del conservador, muy conservador, … pero que muy conservador Director General de nuestra tele regional lo que deberíamos hacer es plegarnos, escondernos, limitarnos a tratar de comer, en silencio y no pensar. Es lo que ese pensamiento define, desde su posición privilegiada por cierto, como adaptación a las circunstancias, es decir: conservadurismo en estado puro. Conservar lo elemental, lo básico, lo mínimo y no hacer más.  Otros pensarán por nosotros.

Yo digo NO. Creo que es ser momento no de estar quietos y encerrarnos en nosotros mismos, sino de pensar, trabajar por mejorar nuestra sociedad, nuestro entorno,… de buscar una evolución en nuestra sociedad. Sin miedos, sin versiones light, sino en profundidad

Una de las especies que mejor evolucionó fueron los homínidos, se adaptaron si, pero algunos a partir de erguir la cabeza, de tratar de ver que hay tras los matojos, empezó a utilizar herramientas, a usar su cerebro y crecer, evolucionar y tener algo fundamental: sentimientos. 

Tengo claro que es un momento de cambio real, aprovechemos la situación para evolucionar, para mirar por encima de la crisis, mirar el horizonte y tratar de  pensar y actuar. Cambiar y evolucionar. Cambiar todo lo que sea necesario cambiar. Yo lo llamo ReEVOLUCIÓN. ¿Se apunta Usted?, amigo lector, a pensar y evolucionar o ¿piensa que es momento de ser lampreas? 

Miguel Aguado Arnáez
DIPUTADO
Grupo Parlamentario Socialista
Asamblea de Madrid
 

Puedes verlo en el siguiente enlace:

miércoles, 27 de febrero de 2013

17 Reflexiones para reinventarse profesionalmente


1. La mayoría de las personas está profesionalmente desubicadas, por capacidad, potencial e intereses. Los que no corresponden a esta mayoría son los privilegiados (capaces de alinearlo casi todo) y el resto son los caraduras.

2. Cada día que pasas aferrándote a tu trabajo actual, más te costará reinventarte

3. Reinventarse a veces implica empezar desde cero ¿Estás dispuest@?

4. Si eres capaz de explicarle a tu madre a que te dedicas, probablemente tu actividad está en vías de extinción

5. Si te atrincheras detrás de la parafernalia laboral es que ya eres un zombi profesionalmente hablando. No es irreversible pero necesitas un giro de 180º

6. El ‘empleo’ ya no se busca, te lo creas

7. Hazte un favor y empieza a reducir tu nivel de vida

8. Tu actividad tiene que cumplir con los argumentos de Daniel Pink: sentido por lo que haces, interés por mejorarlo y autonomía con lo que hacemos

9. Hiperconéctate y aprende a desconectar. Esconderse no es una opción, tampoco la dependencia enfermiza

10. La red de contactos se desarrolla cuando no se necesita. No se trata de coleccionar contactos, se trata de conectar intereses

11. Búscate un mentor o un guía. Alguien con el que puedas desahogar tus miedos y que te oriente de forma sincera

12. Cultiva tu identidad digital, aunque primero convendría saber ‘qué eres’ o ‘qué quieres ser’. Si no eres capaz de resumir tu propuesta de valor en una frase, ¿cómo esperas que te elijan a ti?

13. Desarrolla y refuerza con formación, aquellas lagunas que debilitan tu posicionamiento profesional. Trázate tu propio plan de formación. No esperes que alguien lo haga por ti

14. El que no comunica, no existe

15. Hay una diferencia entre workaholic y apasionado por tu actividad profesional, aunque en ambos casos puedes llegar al 24×7, en un caso te empequeñece y en otro te hace enorme

16. Los sueños se persiguen invirtiendo el máximo esfuerzo y compromiso. S/Gladwell hay más esfuerzo que genio en los que llegan arriba. Es la regla de las 10.000 horas de entreno para conseguirlo

17. Las startups son como la escuela, todo el mundo debería pasar por ellas, pero no puedes quedarte en la misma eternamente

Compártelo...

lunes, 18 de febrero de 2013

EL RITUAL DE LA FELICIDAD

Pues será de ese tipo de cosas de autoayuda, pero a mí me parecen consejos que me apetece dar a mis amigos, y desde luego aplicar.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Peter Higgs explica en Barcelona la historia del Bosón que lleva su nombre


Este es el resumen en español de la conferencia que acogió a Peter Higgs en CosmoCaixa Barcelona el 6 de noviembre de 2012. El profesor Higgs tuvo la amabilidad de aceptar una invitación hecha por el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE) y Obra Social "la Caixa" para explicar en primera persona la historia del Bosón de Higgs, la partícula que nos puede ayudar a entender porqué la materia tiene masa. .¿Qué han visto ahora en el CERN los miles de físicos que durante décadas han perseguido el Bosón de Higgs? ¿Cómo llegó Peter Higgs a plantear la necesidad de una nueva partícula?

lunes, 11 de febrero de 2013

MIGUEL AGUADO: PREGUNTA EN LA ASAMBLEA DE MADRID SOBRE EL ERE DE TELEMADRID

Acabo de publicar en el apartado de este blog que denomino DESDE MI ESCAÑO la grabación de la pregunta que realicé como Diputado en la Asamblea de Madrid sobre el ERE  de TELEMADRID y ONDA MADRID.

Si quieres verlo pincha AQUÍ

miércoles, 6 de febrero de 2013

Y Si el Dinero no Importara. ¿Que Harias? - por Alan Watts .



He conocido este vídeo a través de Juan Verde. La pregunta es muy buena siempre, ahora es más actual que nunca.
Este espectacular video parte de un pequeño discurso de Alan Watts se llama “What if money has no object?” es muy bueno,  solo son 3 minutos pero da mucho que pensar....

martes, 5 de febrero de 2013

La 'verdad incómoda' sobre el salario, el documental político que arrasa en EEUU

    El profesor Robert Reich y el director Jacob Kornbluth. (inequalityforall.com)
  
(www.elconfidencial.com) 05/02/2013    


La crisis económica ha dado lugar a una abundante filmografía que, compartiendo unas tesis semejantes, ha intentado explicar el proceso que nos ha llevado donde estamos. De La doctrina del shock (The Shock Doctrine, Michael Winterbottom, Mat Whitecross, 2009) a Inside Job (Charles Ferguson, 2010), pasando por Vamos a hacer dinero (Let’s Make Money, Erwin Wagenhofer, 2008), estas películas suelen centrar su foco en los mercados financieros y en su funcionamiento para ver qué proceso nos llevó a la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y sus consecuencias. A todas ellas hay que añadir, desde su estreno la pasada semana en el festival de cine independiente de Sundance, a Inequality for All, una película dirigida por Jacob Kornbluth.

A diferencia de aquellas películas, el tema principal de Inequality for All no es tanto el mundo financiero como el reparto de la riqueza en Estados Unidos. La tesis principal que mantienen sus responsables es que los sueldos de la clase media americana se han estancado durante los últimos tiempos, mientras que los precios y la inflación siguen en constante aumento. Ello ha ocasionado que la distribución de la riqueza se encuentre cada vez más polarizada, de manera que el 1% más rico de la población cobró de media en 2010 algo más de un millón de dólares, mientras que la media del país se encontraba en 33.000 dólares. En resumen, los ricos son más ricos y la clase media, más pobre.

La película se desarrolla a partir de las charlas impartidas por Robert ReichPara ello, Jacob ha contado con un poderoso aliado, el profesor Robert Reich, autor de Aftershock: the Next Economy and America’s Future (Vintage Books), en el que señalaba que el gran problema económico a superar es la concentración de la mayor parte del capital en unas pocas manos, que están asfixiando a las clases medias. La manera en la que está construida la película, a partir de diferentes charlas del profesor junto a sus alumnos o ante otros auditorios, ha provocado que haya sido comparada con Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth, Davis Guggenheim, 2006), aquella película en la que Al Gore explicaba de viva voz las consecuencias del cambio climático.

El discurso de un demócrata

Kornbluth se puso en contacto con Reich después de leer Aftershock, en principio, para proponerle un papel de ficción. Sin embargo, poco a poco el proyecto se fue desarrollando y Reich se convirtió en la persona ideal para exponer sus opiniones en la película. La historia del profesor daría, ya de por sí, para una película de Hollywood. Nacido con la enfermedad de Fairbanks (trastorno que afecta los centros de crecimiento de los huesos y que puede ocasionar enanismo leve), Reich trabajó codo con codo con Gerald Ford, Jimmy Carter y fue el Secretario de Trabajo de Bill Clinton (además, le gusta bromear con sus alumnos sobre su trabajo con Lincoln). Fue él quien acuñó el lema “poniendo a la gente en primer lugar” (“putting people first”) que, durante las elecciones de 1992, apostaba por una revalorización del papel del ciudadano.

Reich es un firme defensor de los sindicatos y del sector públicoDemócrata declarado, Reich apareció recientemente en diversas concentraciones de Occupy Wall Street. Además, tiene su cátedra de política pública en la Universidad de California en Berkeley. Sin embargo, a pesar de lo que podría parecer por la tesis principal de la película, Reich no apuesta por el reparto equitativo de la riqueza “de por sí”, sino que está más preocupado por los impuestos que clases altas, medias y bajas han de pagar. Se trata de un firme defensor del sector público que considera que “todo país ha de pagar”, ya que “los impuestos son el precio que pagamos por una sociedad civilizada”. Para ello, la medida que siempre ha defendido es la de subir los impuestos, tal y como señaló con motivo de la elección de Barack Obama en 2008.

“Hay que expandir el EITC (Earned Income Tax Credit), un suplemento al sueldo de la población con los ingresos más bajos, y financiarlo con un impuesto marginal más alto en el 5% más rico de la población”, indicaba el profesor. Se trata de un crédito creado a mediados de los años setenta con el objetivo de empujar a la búsqueda de empleo, y que tenía el objetivo de compensar la carga de los impuestos de seguridad social. Además, Reich es un firme defensor de los sindicatos y de la movilidad social que, hasta hacía décadas, había definido a los Estados Unidos.

Una reflexión previa a la acción

Reich sitúa a finales de los setenta el momento en el que todo empezó a ir mal. Para el profesor, la sociedad americana de los años cincuenta y sesenta había garantizado, hasta cierto punto, el llamado Sueño Americano, en cuanto que la escalada social era posible. A partir de ese momento, el país aumentó su riqueza, pero esta se repartió de manera más injusta. En parte por la legislación en contra de los sindicatos, en parte por la desregulación del mercado. El profesor se muestra muy pesimista en la película, señalando que “el 42% de niños nacidos pobres en Estados Unidos no van a moverse de ahí”. Sin embargo, la película se propone terminar con esa situación.


 
La voluntad del largometraje, que aún ha de estrenarse comercialmente es, según su principal responsable, ser “una película revolucionaria”. En realidad, aclara Kornbluth, no se trata de tomar el Palacio de Invierno, sino simplemente de cambiar la forma en que la gente piensa sobre economía. La voluntad didáctica de la película es innegable. Como confesaba su realizador a genConnect, todo surge de intentar explicar lo que –económicamente– le estaba ocurriendo a él y a sus amigos. Para ello se propuso realizar una película sencilla de entender por gente que, como él, no saben nada de economía.

A tal respecto, Reich afirmaba en una entrevista previa al estreno en Sundance que “la única manera de que la gente pueda absorber información compleja es haciéndola accesible, si hay humor y si hay conexión emocional”, y felicitaba al realizador por haberlo conseguido. Esta vez, el profesor intenta no nombrar culpables, ya que estima que la crisis ha sido “manipulada por demagogos de izquierda y de derecha”. Por eso, realizaba la última aclaración: “El gobierno no tiene la culpa, los negocios no tienen la culpa, los inmigrantes no tienen la culpa, China no tiene la culpa… Es todo cosa del sistema, y por eso hay que cambiar sus reglas”.