lunes, 27 de octubre de 2014

El genio que anticipó las energías limpias




La Fundación Telefónica acoge la exposición ‘Nikola Tesla: Suyo es el futuro’, un acercamiento a este visionario (sin suerte) de los combustibles alternativos, la tecnología inalámbrica y el almacenamiento en el ciberespacio.




“Tesla, en gran parte, se fabricaba su mala suerte”, nos cuenta Miguel A. Delgado, comisario (junto a María Santoyo) de la exposición Nikola Tesla: Suyo es el futuro y periodista especializado en el inventor. “Bien por ingenuidad o por una incapacidad innata para los negocios, tomó decisiones erróneas que hipotecaron su capacidad de maniobra. Si hubiese dedicado algún tiempo a desarrollar aparatos comerciales que le hubiesen permitido generar un capital, probablemente la historia hubiese sido otra. Pero regaló sus patentes a Westinghouse para que pudiera sacar adelante su sistema de corriente alterna en medio del acoso mediático y económico de Edison, no aprovechó la ayuda financiera de John Jacob Astor IV, minimizó los avances que Marconi estaba haciendo pirateando sus patentes y cometió la locura de darle a Morgan el 51% de todas sus patentes futuras. Cuando el financiero le retiró su apoyo, no solamente le asfixió económicamente, sino que además impidió que nadie pudiera acudir en su rescate. Tesla tuvo mala suerte, eso es cierto [hechos como el incendio de su laboratorio, en 1895, le causaron un daño irreparable], pero también es cierto que algunos rasgos de su personalidad contribuían a atraer esa mala suerte. Su mente era la de un soñador y un visionario, no la de un empresario”. Pero, ¿quién era realmente este tipo que desde hace unos años se ha convertido en personaje de cómics y películas?




Un pionero trágico

Nacido en Smiljan, actual Croacia, en 1856 (y fallecido en Nueva York en 1943) es considerado el padre de nuestra civilización eléctrica (basada en la corriente alterna) y de la radio. Fue inventor, ingeniero mecánico, ingeniero electricista y físico. Y, bueno, también científico loco. Así lo consideraban muchos en su época. Lo que más le atrae a Delgado de Tesla es “que todo en su vida parezca haber sido diseñado por un guionista de Hollywood”. Sus creencias más íntimas fomentan el relato legendario en torno a Tesla. “Su propósito irrefrenable de cambiar el mundo de raíz, su fe infinita en que las capacidades humanas para inventar y apoyarse en la ciencia traerían inevitablemente un futuro mejor, son realmente fascinantes”, explica Delgado. Su final de soñador derrotado también contribuye al mito: “Su retrato es trágico, claro. Fracasó, y su nombre quedó prácticamente borrado de los libros de historia, algo injusto ya que le disputó primeras planas al mismísimo Edison y estuvo en el centro de la vida social neoyorquina. Al final fue presa de sus desequilibrios mentales, sus obsesiones y su precaria situación académica”. Un visionario, sí. ¿Algo de locura y extravagancia? También. Pero con un sexto sentido para predecir la nefasta degradación a la que los humanos someterían al planeta Tierra. “En un ensayo de 1900 —cuenta Delgado—, Tesla ya alertaba sobre el hecho de que los combustibles fósiles [entonces era el carbón, no el petróleo] eran finitos, y que consumirlos representaría una hipoteca para las generaciones venideras. Ya en aquel año proclamaba la necesidad de explorar vías más eficientes, hoy diríamos ecológicas, apuntando expresamente a la energía solar, la hidráulica, la de las mareas o la eólica”.


El legado tesliano

Este es el personaje que, hasta el 15 de febrero de 2015, ocupará las instalaciones de la Fundación Telefónica en la Gran Vía madrileña. Sus más de 900 m2 abarcan todos los aspectos del legado tesliano, “desde la explicación de sus inventos a instalaciones espectaculares que utilizan las más modernas técnicas audiovisuales y expositivas para adentrarse en aspectos como el Nueva York de su época, cómo funcionaba su mente, inventores españoles influenciados por Tesla o su gran ascendiente sobre la cultura pop”. Sobre un muro de 17 m2 se mostrarán todas las facetas de nuestro tiempo que surgieron de la singular mente del científico balcánico. Asimismo, la muestra recogerá, por primera vez fuera de Belgrado, objetos personales del inventor. “Y contamos con material y testimonios, cedidos expresamente para la exposición, de creadores como Marina Abramovic, Terry Gilliam, Laurie Anderson, Amanda Palmer y Neil Gaiman, entre otros muchos. Además, mientras la muestra permanezca abierta se desarrollará un amplio programa de actos, mesas redondas, proyecciones y talleres para todos los públicos en torno a la figura de Tesla”, adelanta Delgado.

Obseso de la higiene, Nikola Tesla llegaba al punto de que nunca daba la mano y llegaba a limpiar con decenas de servilletas cada uno de sus cubiertos antes de comer, tenía fijación por el número 3 y se ponía enfermo ante la visión de perlas en el cuello de una mujer o de un melocotón… Pero esos trastornos no afectaban a su clarividencia. Hasta llegó a pergeñar una peculiar smart city. “Hay muchos aspectos de nuestra sociedad actual que Tesla anticipó, como la conexión permanente a una nube de información que, literalmente, nos cubriría. Pero la ciudad tesliana estaría llena de otros matices: sería una ciudad eminentemente eléctrica, y todos los aparatos que en ella se moverían (incluyendo, por supuesto, los vehículos) lo harían tomando la electricidad del exterior (vehículos entre los que se contarían sus aparatos voladores, que él consideraba como la sucesión evidente de los automóviles). Ello llevaría a una ciudad mucho más limpia, sin contaminación ambiental. Además, sus ideas del control del clima llevarían a un entorno mucho más benigno y saludable, y los autómatas se encargarían de las tareas más rutinarias. Todo, la información, la energía, se movería por la misma red, y esa red lo envolvería todo”. Como afirma Miguel A. Delgado, su futuro, nuestro presente, era suyo, y solo ahora lo estamos descubriendo.

domingo, 19 de octubre de 2014

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DIVERTIDA



Estos pasados viernes y sábado he participado en una experiencia muy interesante. En Zaragoza se organizaron las segundas jornadas de Divulgación Innovadora. Una gran muestra de ciencia divertida, nuevas formas de difundir y divulgar. humor, cine, talleres, televisión, magia, ciencia solidaria en hospitales, ....

Puedes ver más información y detalle pinchando aquí

Talleres, seminarios y encuentros muy buenos. Estaré atento a las terceras jornadas.

Además hemos podido participar en talleres muy interesantes. Destacaría dos de ellos: uno denominado: 

Taller Creativity in Motion y otro Con la ciencia sí se juega.


El en primero aprendimos a crear vídeos y producciones en Stop Motion. Te dejo el enlace al vídeo del trabajito que hicimos en mi grupo. Teníamos poco tiempo, pero pudimos mostrar como se forma la sal, por una historia de amor entre el sodio y el cloruro


video

En este otro vídeo puedes ver de forma rápida como montamos un lego con motor, engranajes y en movimiento. Era algo muy sencillo, pero pudimos ver robots y cosas más complejas. Toda una experiencia. Además lo pasé muy bien y conocí gente muy interesante.


miércoles, 15 de octubre de 2014

Patch Adams: 'Lo más curativo es el amor, el humor y la creatividad'




Primero fue el payaso, después vino el activista y finalmente el médico. ¿O fue al revés? El caso es que los tres personajes confluyeron por arte de magia en la larga humanidad de Hunter Doherty, más conocido como Patch Adams, que se hizo de joven un propósito: «En vez de intentar quitarme la vida, voy a ser feliz a toda costa... Y voy a empezar una revolución basada en el amor». Desde 1971, la peculiar revolución del médico más cómico del planeta tiene un nombre: Gesundheit (salud, en alemán). Así se llama su sueño, aún no materializado del todo, de construir un hospital rural en Virginia del Oeste donde se pueda ejercer una medicina con seis cualidades fundamentales: feliz, divertida, amorosa, cooperativa, creativa y considerada.
«El capitalismo de mercado, que es la peor de las enfermedades, ha convertido la medicina en un negocio sucio y avaro», declara Patch Adams, después de un ejercicio demostrativo en la localidad mallorquina de Pollença, donde participó en las jornadas Educar para la Vida.
«¿Qué se puede esperar de un doctor que dedica siete minutos de media a sus pacientes, como ocurre en EEUU?», se pregunta Adams, con la experiencia acumulada de sus 69 años. «¿Qué se puede esperar de un sistema deshumanizado que se lucra de la enfermedad? A veces pienso que Freud tenía razón cuando escribió La civilización y sus descontentos. Tal vez las enfermedades mentales son la respuesta natural a una sociedad desquiciada».
Le preguntamos al médico y payaso si el sistema sanitario no es acaso el reflejo de una sociedad enferma. «Y también al contrario: mientras los valores dominantes sigan siendo el poder y el dinero, no hay nada que hacer. El ganador se lo lleva todo: ésa es la ley de vida que nos viene impuesta por este sistema masculino que sigue imperando a todos los niveles, de la salud a la religión».
«Lo que necesitamos es feminizar la sociedad», es la receta del Dr. Adams. «Hacen falta más mujeres líderes, pero no al estilo de Thatcher o Condoleezza Rice. Tenemos que darle la vuelta a la escala de valores hasta poner por encima de todo la generosidad y la compasión, que son dos virtudes femeninas. No hay nada como darse a los demás. Paz, justicia y cariño, esa es mi trinidad favorita».
Patch Adams se considera «espiritual» aunque no cree «en el Dios de las religiones». Se define a sí mismo como un «comunista idealista» («quiero lo mismo para todo el mundo») y recorre el mundo con su larga coleta arco-iris, enfundado a todas las horas en unos calzoncillos largos y floreados: «Hasta el líder más serio pierde la compostura cuando me ve vestido de esta guisa». Cualquier parecido con el malogrado Robin Williams, que le inmortalizó en el cine en 1998, es pura coincidencia. Adams no ha hecho aún las paces con la película, que le dio toda la visibilidad del mundo, pero que no sirvió para impulsar su causa como él pensaba. Tampoco le gustó el cliché del Doctor de la Risa o de precursor de la risoterapia.


            Robin Williams, interpretando a Patch Adams en la famosa película. 











«La risa no es una terapia, como tampoco lo es música. Terapia suena a cirugía, a homeopatía o a tratamiento. La risa y la música son mucho más, yo diría que son la vida misma, una parte esencial de nuestra condición de humanos. Lo que no es de humanos es la seriedad. No conozco una sola enfermedad que se cure con la seriedad, con la ira o con la apatía. No llegaremos muy lejos si nos ponemos muy serios. Lo más curativo es el amor, el humor y la creatividad».
«Llevamos más de 40 años cultivando estos principios en el Instituto Gesundheit, que empezó como un hospital piloto para una medicina más humanizada», recuerda. «Allí impartimos medicina gratis, sin compañías de seguros detrás, con una integración total de todas las artes curativas. El modelo funcionó durante 12 años, pero era tan radical que fue imposible encontrar financiación para mantenerlo tal cual».
El objetivo de construir el hospital sigue estando en el horizonte. En el 2011 empezó la construcción del Centro de Enseñanza, aunque de momento el Gesundheit es ante todo un hospital «sin paredes», volcado hacia la parte educativa, donde han encontrado formación e inspiración miles de médicos y enfermeras de todo el mundo.
«Es increíble el poder de convocatoria que seguimos teniendo, y la gente que está dispuesta a pasar largas temporadas con nosotros de voluntarios o cobrando 300 dólares al mes», asegura Adams. «Ser doctor debería ser la forma más noble de activismo. No hay mayor deleite en la vida que darse a los demás ni mayor privilegio que cuidar de algo o de alguien. Yo lo llevo haciendo casi toda mi vida y seguiría pagando por poder hacerlo aún muchos años». 
Sin necesidad de ponerse la nariz de payaso ni de calzar zapatos de la talla 70 (le queda un año), Patch Adams recorre el mundo 300 días al año y alterna los sabios consejos, con los chistes procaces y con los versos Hojas de hierba de Walt Whitman. Aunque no hay nada como verle en acción en sus seminarios, contagiando a propios y extraños ese amor por la vida, y orquestando intensos abrazos colectivos como el que fundió las piedras del claustro de Santo Domingo en Pollença. Amén.

La 'gran talla humana' del payaso triste

"Aunque tuve mis más y mis menos con el resultado de la película, siempre sentí admiración y respeto por Robin Williams", confiesa Patch Adams. "Era un gran comediante, un maestro de la improvisación. Pero no sólo eso: tenía una gran talla humana. Era un tipo generoso y compasivo. Sabía cómo desdramatizar las situaciones y crear buen ambiente a su alrededor". "Aún le recuerdo en el rodaje, bromeando con todos los actores y aliviando el estrés. Tuvimos una relación bastante cercana antes, durante e inmediatamente después de la película. Nos invitó a su casa, y ahí puede comprobar su auténtica personalidad. En el fondo era un introvertido que vivía bajo el peso de la fama. De joven tuvo problemas de adicción al alcohol y las drogas, de adulto buscó refugio en la soledad". "Tuvo mala suerte con sus matrimonios y creo que le faltó amor. Y murió también con graves problemas económicos, peses a los 21 millones de dólares que cobró por interpretarme. La gente de los estudios me decía: ni se te ocurra pedirle dinero a Robin. Yo le insinué que podría donar los 21 millones para la creación del hospital, pero no acabó contribuyendo a la causa, y eso es algo que no llegué a entender". "Su muerte me causó una tristeza y me hizo pensar mucho en las causas. Yo creo que Robin Williams murió bajo el peso de su propio papel. Millones de admiradores esperaban mucho de él, y era de verdad muy querido: creo que pocos actores llegaban a su nivel. Era un hombre tremendamente divertido, pero en su forma de mirar y de hablar podías percibir también un fondo de tristeza. Y también mucha humildad: nunca le vi ponerse por encima de nadie. Nunca ejerció de famoso, pero quizás la fama le pesó más de la cuenta.


Publicado por Carlos Fresneda
en EL MUNDO




martes, 14 de octubre de 2014

viernes, 10 de octubre de 2014

Conferencia de Iñaki Gabilondo - Rumbo al Hombre - V Curso de la Escuela de Ciudadanos


Conferencia de Iñaki Gabilondo titulada "Rumbo al Hombre" dentro del V curso de la Escuela de Ciudadanos de Manzanares. Más de 400 personas abarrotaron el Castillo de Pilas Bonas para escuchar las reflexiones de uno de los referentes del periodismo español. 

Creo que es de lo más acertado que he escuchado últimamente.

miércoles, 8 de octubre de 2014

DESDE DONDE SE VISITA MI BLOG SOCIALISMO ZEN



Me llama la atención, y merece alguna reflexión, el poder ver de donde tiene más visitas este blog. Habitualmente suele tener más visitas desde Estados Unidos y otras veces desde algún país europeo. lo que suele ser siempre igual es que no tiene más entradas desde España, el lugar físico desde donde escribo este blog.

Hace unos días en una reunión me comentó una mujer que se acababa de dar cuenta de qué me conocía. Yo pensé que, como suele ser habitual, aún hay gente que recuerda mi paso por televisión en debates políticos en diversas cadenas o en un debate sobre ciencia en Telemadrid. No era así, me comentó que se acababa de dar cuenta porque seguía mi blog.

Creo que es un buen ejemplo de la globalización de la información y la comunicación. Qué este modesto blog tenga personas que en algún momento muestren interés en lugares tan distantes muestra algo: no existen fronteras a las personas y sus ideas.

Gracias por estar ahí (sea donde sea que estés).

martes, 7 de octubre de 2014

Dalai Lama, El Fomento de los Valores Internos


Conferencia de SS El Dalai Lama sobre el fomento de los valores internos en relación con los valores sociales. Creo que es de interés para todo el mundo, sean o no budistas.

Nosotros los seres humanos somos animales sociales, necesitamos la amistad, la base de la amistad o cooperación siempre se apoya en la confianza, la confianza está muy asociada a un respeto mutuo, el respeto mutuo viene de una preocupación hacia otros seres por lo tanto la compasión realmente es una cuestión muy importante para producir un individuo feliz, familias felices, una sociedad feliz, por ello tenemos que prestar más atención a nuestros valores internos...

sábado, 4 de octubre de 2014

UN VIDEO DE TAN SOLO 1 MINUTO QUE NOS ENSEÑA A COOPERAR


Este breve video esta basado en una antigua historia sobre el hambre y el compartir. La “alegoría de las cucharas largas” nos enseña que cuando se lucha sólo por alimentarnos a nosotros mismos, todo el mundo pasa hambre. Pero cuando nos centramos en el hambre de nuestro vecino, descubrimos que hay maneras de alimentar a todo el mundo.