lunes, 31 de enero de 2011

Obsolescencia programada, comprar, tirar, comprar


RSE - Obsolescencia programada. El motor insostenible de la sociedad de consumo




Pablo Pastor Alfonso. Publicado en el BLOG CONCIENCIA RESPONSABLE y en B SOSTENIBLE

Al hilo del documental de Cosima Dannoritzer "La historia secreta de la obsolescencia programada: comprar, tirar, comprar", recientemente emitada en la 2 de TVE, me gustaría compartir aquí algunas reflexiones.

Se entiende por obsolescencia programada, la fecha de caducidad impuesta por los fabricantes para acortar el ciclo de vida de sus productos.

Los artículos tienen un ciclo de vida natural, desde su fabricación hasta su obsolescencia y caducidad, bien por agotamiento, bien por rotura irreparable.


Sin embargo, la obsolescencia programada, hace referencia a una caducidad deliberada y concebida desde su diseño por el fabricante para que las cosas no duren más allá del tiempo deseado por ellos mismos.

Así, esta caducidad se puede programar utilizando materiales menos consistentes, menos duraderos, baterías agotables o incluso, introduciendo chips con contadores que limiten el uso hasta un determinado número de veces.




Por supuesto, este es un hecho nunca reconocido por los fabricantes, pero que, no obstante ha calado y forma parte de nuestra actual sociedad de consumo actuando como motor de la misma.

Poco a poco, los consumidores nos hemos acostumbrado a asumir que las cosas cada vez duran menos. Tendemos a escuchar frases como “estos motores ya no son como los de antes”… “las chapas de antes sí que eran resistentes y no las de ahora”…


Y hay mucho de cierto en ellas. En los inicios de la revolución industrial, y hasta principios del siglo XX, los fabricantes buscaban, como cualidad inherente a sus artículos, la durabilidad. Cuanto más resistente al paso del tiempo era un producto, mayor era la valoración obtenida por los consumidores, mayor prestigio para la marca.

Pero las cosas empiezan a cambiar en los años 20 cuando los fabricantes empiezan a concebir un nuevo modelo económico y productivo no basado en la durabilidad.


Con la aparición del American Style Life, a partir de los años 40 y 50, favorecido por los medios de comunicación, especialmente la televisión y la publicidad, la Sociedad, la mentalidad de los consumidores ha cambiado. Los consumidores, empiezan a poner en valor otras cualidades de los productos, más basadas en el consumismo y en la moda que en las cualidades de duración, dejando a un lado valores como la resistencia al tiempo de los artículos.

Se adquieren artículos no siempre tanto por necesidad como a veces por puro consumismo. Este modelo se extiende a Europa una vez superada la II guerra mundial, y actúa incluso como motor de la recuperación económica.

La obsolescencia programada, va más allá de lo que es una simple moda o estilo de vida. Responde a una conceptualización premeditada por parte de los fabricantes para crear artículos de menos calidad, que acorten sus ciclos de vida útil, con el fin de fomentar el consumismo. Cuando un producto dura menos, más fácilmente tendrá que ser repuesto por otro en el mercado. Así, el consumidor tendrá la necesidad impuesta de renovar sus electrodomésticos estropeados, o bien, de sumarse a las tendencias consumistas de la moda para “actualizar” su vestuario o todo tipo de artículos.


Nace la cultura de desechar, de reemplazar. Desaparece la cultura de reparar. Es más sencillo, e incluso más económico, sustituir un aparato estropeado que repararlo.

Siguiendo incluso el consejo de los propios fabricantes, que no extienden la vida útil de los aparatos mucho más allá del tiempo que dura la propia garantía.



Como motor de la economía, la obsolescencia programada genera crecimiento al acortar los ciclos de reposición. La demanda de productos se incrementa y por tanto también el empleo, mientras exista una situación de bonanza económica auspiciada por el crédito del sistema financiero.

Todo esto se acentúa en la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, favorecido sin duda por el crecimiento de las economías en los países desarrollados. Pese a los ciclos de crisis habituales, el crecimiento económico en este período en los países desarrollados ha sido más o menos continuado. Esto ha favorecido el “sostenimiento” de un sistema económico basado en el agotamiento y la explotación de los recursos y cuyo motor ha sido la obsolescencia programada.


Sin embargo, basar la economía en el consumismo, también tiene contrapartidas negativas. Entre ellas, el agotamiento de los recursos, y la generación de residuos.

Según WWF, necesitamos 1,44 planetas como el planeta Tierra para mantener nuestro actual nivel de vida en el futuro. Es decir, estamos agotando el crédito y los recursos que la naturaleza nos da, y lo peor, lo estamos haciendo en menos de un siglo.

Es obvio que algo no marcha del todo bien. Evidentemente ese crecimiento es absolutamente insostenible. Algo tiene que cambiar. Debemos buscar otros nuevos modelos de crecimiento que no se basen en el agotamiento y explotación de los recursos naturales y también de las personas.

La crisis actual está poniendo de manifiesto el agotamiento de este modelo expansivo tal y como lo hemos conocido. No podemos seguir creciendo de manera insostenible.

Afortunadamente, los fabricantes empiezan también a ser conscientes de esta realidad y ya hay propuestas de productos “eco” más duraderos, que consumen menos energía, que utilizan materiales reciclados… Este es uno de los caminos para encontrar modelos de economía sostenible.

Recomiendo visionar el vídeo "Obsolescencia programada, comprar, tirar, comprar". Seguro que va a ayudar a cambiar muchas mentalidades.



sábado, 29 de enero de 2011

El arpa de Joanna Newsom embruja



Para escuchar en estos días de lluvia, recomiendo encarecidamente este nuevo descubrimiento musical, al menos para mí, llamado Joanna Newsom.


Frágil, bella y misteriosa, con 29 años recién cumplidos Joanna Newsom representa el futuro más prometedor de la música intimista y de vanguardia actual. Su triple disco 'Have one on me' renovó el año pasado las corrientes de entusiasmo e histeria que había generado en 2006 el aclamado 'Ys'. Tras su paso por Francia, Portugal, Barcelona y Vigo durante este mes de enero, la noche del jueves 27 brindó en Madrid su última actuación en Europa (exceptuando un concierto en Budapest el sábado 29 de enero) confirmada para 2011.
El 'show' había generado tal expectación que las entradas estaban agotadas desde hace dos semanas. Al parecer, la joven huye de las entrevistas (de la vida social en general) y prefiere el refugio de la naturaleza y de la soledad. Oriunda de Nevada City, una recóndita localidad de California donde también nació la cantante folk Alela Diane, nuestra protagonista creció en un entorno familiar, artístico y bohemio. Sin televisión, pero, eso sí, con arpa y piano propios desde los cinco años. Quién lo diría según afirman los que la vieron en directo, bromeando y riendo, compartiendo miradas cómplices con los músicos de su banda de acompañamiento.
El arpa es el elemento diferencial de su sonido, que no es 'folk' ni 'pop', pero tampoco música contemporánea. Dos, que su voz ha de tratarse como otro instrumento más; unas veces débil maullido élfico, otras, cántico poderoso. Y tres, que su propuesta repele o embriaga; no hay término medio. La música que suena es tan hipnótica y compleja, que sólo hay dos maneras de escucharla: echando una cabezadita o recibiendo descargas de excitación por todo el cuerpo.

Pincha en el video y disfruta

jueves, 27 de enero de 2011

Una explicación biológica del fracaso del Neoliberalismo



Miguel Ángel Ortega



El liberalismo o neoliberalismo es ley natural, darwinismo puro. Pero es un claro ejemplo de error de la naturaleza, en este caso de la naturaleza humana, que puede conducir a la extinción de nuestra especie.

A estas alturas, decir que el neoliberalismo conlleva aplicar la ley del más fuerte es una obviedad. Dado que vivimos en un mundo de desigualdades, el más fuerte será el que ya es más poderoso y, de esta manera, acrecentará aun más su poder. El neoliberalismo reivindica a los teóricos liberales de los siglos XVIII y XIX. Es obvio que no tienen nada que ver las situaciones de esos siglos con la del siglo XXI, y que lo que para Adam Smith o para David Ricardo podía tener sentido en su época no lo tendría ahora. La Mano invisible del Mercado es una idea desarrollada por Smith, según la cual la sociedad en su conjunto obtiene el máximo beneficio al que puede aspirar cuando permite que cada individuo persiga libremente su propio beneficio. El beneficio de la sociedad sería, según esta doctrina, la suma de los beneficios de los individuos y éstos, si se les deja, se comportan de un modo racional y obtienen cada uno el máximo provecho al que podrían aspirar. Ésta sigue siendo hoy la “doctrina oficial” del neoliberalismo, con la que justifica su pretensión de reducir el tamaño del Estado al mínimo imprescindible y de promover el laissez faire.

Me parece interesante remarcar que en las demás especies animales el neoliberalismo sí funciona, porque en ellas coinciden el principio de conservación del individuo y el principio de conservación de la especie. Es decir, cuando cada individuo persigue su propio beneficio la especie sale ganando. En el caso del Homo sapiens es evidente que esto no funciona.

En los animales el principio de conservación del individuo está, de modo natural, subordinado al de conservación de la especie. Esto ocurre tanto en el caso de los insectos sociales como en el de algunas especies superiores. Entre estas últimas llaman la atención las aves que cantan incluso por la noche (el ruiseñor, por ejemplo) para atraer la atención de los depredadores; así éstos no descubrirán el nido donde la hembra incuba los huevos o cuida de los pollos. En otras muchas especies, en las que a primera vista se diría que prevalece el interés individual, a la larga, en condiciones de equilibrio ecológico, es la especie en su conjunto la que gana. Incluso en casos de extrema crueldad, como el de los leones que matan al líder de una manada y a sus cachorros, lo relevante desde el punto de vista genético es que son los jóvenes leones que acaban de tomar el poder quienes propagan sus genes. En muchas especies los individuos defienden su territorio, es decir, el espacio donde obtienen alimento, agua y refugio, de otros congéneres, llegando a provocarse heridas muy graves e, incluso, la muerte. Esto lo hacen desde el poderoso tigre hasta el dulce petirrojo.

En los demás animales sociales, como primates, leones, lobos o hienas, los líderes de las manadas no disponen de habilidades para engañar al resto de su grupo hasta el punto de poner en peligro su supervivencia. Su inteligencia no da para tanto y sus comportamientos son, en esencia, los mismos que practicaban sus antepasados hace mil años y, dentro de otros mil seguirán siendo (con el permiso de los humanos) prácticamente igual que los actuales.

En el caso humano el equilibrio entre la búsqueda del beneficio individual y la búsqueda del beneficio para la especie no surge, como en los animales, de forma espontánea. Y menos aún desde que inventamos las armas de destrucción masiva y poseemos la capacidad de desequilibrar el clima y agotar y contaminar recursos esenciales para la vida. Al perseguir nuestro beneficio inmediato dañamos directamente al planeta del que dependemos para sobrevivir y, por desgracia, también en muchas ocasiones dañamos a otros seres humanos. Los animales también se dañan entre ellos en sus luchas, pero el perjuicio se limita a los individuos que combaten entre sí.

Lo peor de todo es que no podemos confiar en nuestros líderes. Es evidente que no siempre persiguen el interés general; y cuanto menor es el desarrollo de la democracia, mayor es la corrupción y el descuido de los intereses generales. Somos el único animal en el que ha dejado de funcionar una ley natural: el interés del individuo, al menos tal y como lo conciben las sociedades individualistas y consumistas occidentales, ya no casa con el interés de la especie a la que pertenece. Por tanto, el laissez faire, el neoliberalismo, no tiene sentido. En términos evolutivos, el neoliberalismo es un atraso y un estorbo para la evolución de la conciencia, pues impide el rápido desarrollo de esa facultad humana, que ha de progresar a la par que nuestro cerebro, ya que de lo contrario estamos condenados a la extinción.
Miguel Ángel Ortega Guerrero
Economista y concejal del PSOE en Tres Cantos (Madrid)


Publicado en: EconomíaFilosofía
Email del autor: miguel.ortega@reforesta.es

miércoles, 26 de enero de 2011

Chicken a la Carte

Para cuando tengáis 6 minutos libres corto "Chicken a la Carte". No tiene desperdicio esta Historia de cada día y cada navidad:



lunes, 24 de enero de 2011

Qué es un debate y cómo se debe debatir



Pasa continuamente en la vida real pero en internet es aún más visible, más preocupante. Los usuarios, los visitantes, los lectores, no entran en los foros, webs o blogs con ánimo de aprender, con ganas de cambiar puntos de vista y aceptar propuestas… no.

En su lugar nos encontramos con posiciones cada vez más arrinconadas y absurdas luchando por mantenerse en pie. Un estúpido e irracional comportamiento que nos conduce a no movernos ni un ápice de lo que pensamos. No queremos debatir, queremos imponer nuestra opinión a toda costa sin importarnos un pimiento si es cierta o no. En ocasiones no parece que internet sea un genial invento para compartir sino para no moverse.

Da lo mismo si se trata de un debate sobre ciencia, pseudociencia, religión o política. No importa… lo cierto es que la postura de algunos es llegar soltar su sermón e irse con lo que trajeron. No importa lo que aportes, las pruebas, los hechos, la realidad, los datos: Hay a quienes les da igual. No entran a aprender, entender o corregir si están equivocados. Entran a no moverse, a no cambiar, a no pensar, a no razonar, a no debatir, a no cambiar nunca y bajo ninguna circunstancia ni dato de opinión.

Por eso me ha encantado este diagrama que dejaba Rinze en su blog: Normas básicas para debatir cualquier tema. Me ha gustado tanto que a partir de ahora me servirá de guía y recurriré a él tanto si tengo que rectificar porque estoy equivocado como si tengo que dejar de debatir porque la otra parte no respeta las reglas. (Aquí lo tenéis ampliado)

domingo, 23 de enero de 2011

Una revolución todavía por hacer, por Leonardo Boff


14/01/11
Todo cambio de paradigma civilizatorio está precedido de una revolución en la cosmología (visión del universo y de la vida). El mundo actual surgió con la extraordinaria revolución que introdujeron Copérnico y Galileo al comprobar que la Tierra no era un centro estable sino que giraba alrededor del sol. Esto generó una enorme crisis en las mentes y en la Iglesia, pues parecía que todo perdía centralidad y valor. Pero lentamente se fue imponiendo la nueva cosmología que fundamentalmente perdura hasta hoy en las escuelas, en los negocios y en la lectura del curso general de las cosas. Sin embargo, el antropocentrismo, la idea de que el ser humano continúa siendo el centro de todo y que las cosas están destinadas a su disfrute, se ha mantenido.

Si la Tierra no es estable, por lo menos el universo –se pensaba– es estable. Sería como una inconmensurable burbuja dentro de la cual se moverían los astros celestes y todas las demás cosas.

Y he aquí que esta cosmología comenzó a ser superada cuando en 1924 un astrónomo amateur, Edwin Hubble, comprobó que el universo no es estable. Constató que todas las galaxias así como todos los cuerpos celestes están alejándose unos de otros. El universo, por lo tanto, no es estacionario como creía todavía Einstein. Está expandiéndose en todas las direcciones. Su estado natural es la evolución y no la estabilidad.

Esta constatación sugiere que todo comenzó a partir de un punto extremadamente denso de materia y energía que, de repente, explotó (big bang) dando origen al actual universo en expansión. Esta idea, propuesta en 1927 por el astrónomo y sacerdote belga George Lemaître, fue considerada esclarecedora por Einstein y asumida como teoría común. En 1965 Arno Penzias y Robert Wilson demostraron que de todas las partes del universo nos llega una radiación mínima, tres grados Kelvin, que sería el último eco de la explosión inicial. Analizando el espectro de la luz de las estrellas más distantes, la comunidad científica concluyó que esta explosión habría ocurrido hace 13,7 mil millones de años. Esta es pues la edad del universo y la nuestra, pues un día estábamos, virtualmente, todos juntos allí, en aquel ínfimo punto llameante.

Al expandirse, el universo se auto-organiza, se autocrea y genera complejidades cada vez mayores y órdenes cada vez más altos. Es convicción de los más notables científicos que, al alcanzar cierto grado de complejidad, en cualquier parte, la vida emerge como imperativo cósmico. Así también la conciencia y la inteligencia. Todos nosotros, nuestra capacidad de amar y de inventar, no estamos fuera de la dinámica general del universo en cosmogénesis. Somos partes de este inmenso todo.

Una energía de fondo insondable y sin márgenes –abismo alimentador de todo– sustenta y pasa a través de todas las cosas activando las energías fundamentales sin las cuales no existiría nada de lo que existe.

A partir de esta nueva cosmología, nuestra vida, la Tierra y todos los seres, nuestras instituciones, la ciencia, la técnica, la educación, las artes, las filosofías y las religiones deben ser dotadas de nuevos significados. Todo y todas las cosas son emergencias de este universo en evolución, dependen de sus condiciones iniciales y deben ser comprendidas dentro del interior de este universo vivo, inteligente, auto-organizativo y ascendente rumbo a órdenes aun más altos.

Esta revolución todavía no ha provocado una crisis semejante a la del siglo XVI, pues no ha penetrado suficientemente en las mentes de la mayor parte de la humanidad, ni de los intelectuales, mucho menos en las de los empresarios y los gobernantes. Pero está presente en el pensamiento ecológico, sistémico, holístico y en muchos educadores, fundando el paradigma de la nueva era, el ecozoico.

¿Por qué es urgente que se incorpore esta revolución paradigmática? Porque ella nos proporcionará la base teórica necesaria para resolver los actuales problemas del sistema-Tierra en proceso acelerado de degradación. Nos permite ver nuestra interdependencia y mutualidad con todos los seres. Formamos junto con la Tierra viva la gran comunidad cósmica y vital. Somos la expresión consciente del proceso cósmico y responsables de esta porción de él, la Tierra, sin la cual todo lo que estamos diciendo sería imposible. Porque no nos sentimos parte de la Tierra, la estamos destruyendo. El futuro del siglo XXI y de todas las COPs dependerá de que asumamos o no esta nueva cosmología. Verdaderamente solo ella nos podrá salvar.


Fuente: Servicios Koinonia

sábado, 22 de enero de 2011

El primer contacto genético entre europeos y americanos se produjo cinco siglos antes de Colón

Los vikingos habrían llevado a una mujer amerindia hasta Islandia y su linaje sigue presente en ese país

Los genes dan razón a quienes sostenían que los vikingos se adelantaron a Colón en el continente americano, que esos habitantes del norte europeo ha habían viajado por allí. Los restos arqueológicos y las tradiciones literarias lo indicaban pero ahora es el ADN el que desvela un contacto precolombino, aproximadamente cinco siglos antes de la llegada del descubridor oficial de América.

La clave de la investigación genética está en cuatro familias de Islandia, integradas actualmente por unas 80 personas, en las que se ha identificado, mediante análisis de ADN, un linaje amerindio. Se sabía que los genes de los actuales islandeses procedían de los países escandinavos, de Escocia y de Irlanda, "pero se desconocía que el origen fuese más lejano", explica el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), al que pertenece uno de los grupos investigadores. El descubrimiento se presenta en la revista Journal of Physical Anthropology.
"El poblado vikingo descubierto en L'Anse aux Meadows, en Terranova (Canadá) y texto medievales islandeses, como la Saga de los groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo, escritas en el siglo XIII, apuntan a que estos incansables exploradores comenzaron a llegar a la costa norteamericana a partir del siglo X", explica un comunicado del CSIC.
Los científicos dicen que fue una mujer la que llevó los genes amerindios a Islandia porque el linaje encontrado en las cuatro familias islandesas, denominado C1e, es de la mitocondria, un orgánulo de la célula, externo al núcleo e implicado en los procesos de producción de energía, que se hereda exclusivamente por vía materna.
"Como la isla quedó prácticamente aislada desde el siglo X, la hipótesis más factible es que estos genes correspondiesen a una mujer amerindia que fue llevada desde América por los vikingos cerca del año 1000", explica Cales Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-Universidad Pompeu Fabra). "Curiosamente", añade, "este hecho habría permanecido oculto porque esta mujer sería un personaje anónimo". La investigación se ha realizado en colaboración con la Universidad de Islandia y la empresa farmacéutica Decode Genetics, ambas de Reikiavik.
Hace cuatro años se descubrió en cuatro islandeses el linaje mitocondrial C, típico de los indígenas americanos y del Este de Asia, y ausente en Europa. "Se pensó en un primero momento que procedían de familias asiáticas establecidas recientemente en Islandia, pero cuando se estudiaron las genealogías familiares, se descubrió que las cuatro familias provenían de cuatro antepasados situados entre 1710 y 1740 y que procedían de la misma región del sur de Islandia", añade Lalueza-Fox. Este hallazgo fue el punto de partida de la investigación que ha llevado a la mujer que viajó con los vikingos hace mil años.

jueves, 20 de enero de 2011

Redes 01: Manipular el cerebro

Traigo este nuevo capítulo de REDES de la nueva temporada hablando sobre el órgano que más incide en nuestra forma de ser: el cerebro. Ahora sabemos que los circuitos electroquímicos que configuran nuestra mente no son inmutables, el entorno moldea continuamente el entramado de neuronas. Los retos de la neurociencia apuntan a aprovechar esa plasticidad, y encontrar los estímulos adecuados para tratar o incluso perfeccionar el funcionamiento del cerebro humano.



Punset descubre, junto a Álvaro Pascual-Leone, neurólogo del Harvard Medical School, el funcionamiento de la “estimulación magnética transcraneal”, un método para modificar la actividad de las vías neurales sin la administración de fármacos ni la utilización de cirugía.Si se puede alterar determinados circuitos neuronales, ¿se podrá también llegar a modificar el comportamiento o mejorar nuestras habilidades mentales? ¿Es posible manipular el cerebro para modificar nuestra forma de ser o acabar de una vez por todas con las enfermedades mentales? En esta primera emisión de la nueva temporada de redes lo investigaremos a fondo.



miércoles, 19 de enero de 2011

OTRO TIPO DE PATRIOTISMO



Por Miguel Aguado Arnáez. DIARIO PROGRESISTA

En la reciente huelga encubierta de controladores aéreos se pudo escuchar a unos pasajeros españoles que venían en un vuelo de Estados Unidos las siguientes opiniones: “La mayoría de los pasajeros venían por primera vez a España y seguro que pensarían que venían a un país africano, de los de los gorilas (sic)” “Esto solo puede pasar en España”,…. Y el consabido: “ la culpa es de Zapatero”, ¡faltaría más!
Más allá de que en Francia, los propios Estados Unidos y bastantes países más sufrieron en los últimos años episodios similares, lo realmente significativo es esa visión negativa sobre nuestro país. Me llama la atención que suele ser esa visión negativa mucho más evidente en medios de comunicación de derechas, o sea casi todos, en los que se repite machaconamente lo mal que se hace todo o los pésimos ejemplos de las distintas regiones (si gobierna el PSOE evidentemente). Esos mismos que critican a su país y a sus gentes luego se envuelven en la bandera de España a la más mínima ocasión.
Pretendo escribir de forma continuada sobre lo contrario. Sobre lo bueno que tenemos, sobre nuestra gente, sobre que somos un gran país. Quizás debemos reescribir la palabra patriotismo.  Valorar y apreciar tu país por sus valores, no como forma de enfrentar regiones o países.
Me gustaría poner en valor que somos el primer país del mundo donde se ha realizado un trasplante integral de cara, y en la sanidad pública por cierto, que lideramos la generación y tecnología eólica, que nuestro modelo de sanidad, de red de AVE y de gestión de toda la red eléctrica está siendo modelo para implantarlo en Estados Unidos,  que cuando un dirigente chino viene y firma contratos por casi un billón de las antiguas pesetas con empresas españolas, algo bueno tendrán éstas, ¡digo yo!
Somos uno de los países del mundo con mayor esperanza de vida, y todo ello logrado en los últimos años, nuestra cocina y sus nuevas aportaciones son un referente mundial, nuestras empresas de obra civil son líderes mundiales y así están presentes en la mayoría de los aeropuertos de América, Reino Unido y muchos más países, es una empresa española la que está llevando a cabo la ampliación del canal de Panamá (y eso que el gobierno americano trató de descabalgar a nuestra empresa según pudimos ver en los cables de wikileaks), otra empresa está realizando la mayor autopista sobre el mar en las Azores de 76 kms.
Me niego a seguir en esa visión negativa de España. Somos un gran país, de buena gente y gente buena, que trabaja y mucho, donde se vive bien y que en los últimos años ha realizado grandes avances en todos los niveles. Le invito amigo lector a leer más despacio las noticias positivas sobre nuestro país y ponerlas en valor. Así se sale de la crisis, de la económica y también de la de valores; que creo es la realmente importante que tiene nuestra sociedad.


Artículo mío publicado en periódico digital el nuevo DIARIO PROGRESISTA
http://www.diarioprogresista.es/opinion/44-miguel-aguado/329-otro-tipo-de-patriotismo.html

martes, 18 de enero de 2011

Science saved my soul

Por: Irreductible. Javier Peláez | http://irreductible.es | @Irreductible


Fotomontaje sobre la famosa foto de Larry Landolfi | Foto original NASA
Hace algunas semanas la inmensa mayoría de los blogs científicos que suelo leer nos regalaban esta maravilla hecha video titulada “Science save my soul“.
Ahora y gracias al esfuerzo de la colaboradora de amazing Carolina Jiménez y su estupendo canal Creareify, por fin lo podemos disfrutar subtitulado.
Les he hablado a muchos niños sobre las estrellas, los átomos, las galaxias, el big bang y nunca he visto miedo en sus ojos… sólo asombro y curiosidad.
Un video que os recomiendo porque ayuda a cambiar la perspectiva, ampliar miras, a desechar supercherías, a difundir ideas que rompen mitos. Quince minutos que deberían hacernos reflexionar, soltar el lastre de viejos miedos heredados y situarnos en la verdadera, insignificante pero asombrosa, posición que ocupamos en el Cosmos.
Personalmente y después de disfrutarlo varias veces, creo que es uno de los videos más bellos, sinceros y necesarios que podréis encontrar en la red.
irreductible: Francisco Javier Peláez Pérez (Puertollano, 1974) Abrió su primera web en 1996 y desde entonces ha participado en numerosos proyectos digitales. Después de pasar por diversos foros, en 2007 inauguró su primer blog (La Aldea Irreductible) intentando divulgar la cultura de una manera original. Actualmente está al cargo de 5 blogs de diferentes temáticas, incluyendo un podcast de historia y ciencia. En 2009 fue finalista del premio 20 blogs y ese mismo año también resultó ganador del premio Bitácoras al mejor blog del jurado. En octubre de 2010 obtuvo el Bitácoras al mejor Podcast. Colabora con diversas plataformas científicas mediante artículos y archivos sonoros en numerosas emisoras.

lunes, 17 de enero de 2011

ESCÉPTICOS: ¿FUIMOS A LA LUNA?

Magnífico programa de divulgación de la ETB2 (Televisión pública vasca en Castellano) llamado ESCÉPTICOS. El primero de ellos se tituló ¿Fuimos a la Luna? 


Incluye escenas de "terror" en las que alumnos universitarios aseguran no tener pruebas de que el hombre pisó la Luna. Pincha para verlo más grande.

viernes, 14 de enero de 2011

Visualización: 200 países, 200 años, 4 minutos


Publicado por  wellcomm
Recientemente pude ver la recomendación que el foro WELLCOMMUNITY (Felicidades Rosa Matías) hacían sobre un vídeo divulgativo de la BBC four. No me puedo resistir a compartir con vosotros algunas piezas maravillosas de información en imágenes y esta es mágnífica. En este caso, se trata de un vídeo divulgativo en el que Hans Rosling nos muestra la evolución de la riqueza y la esperanza de vida en 200 países durante los últimos 200 años. Dolors Reig lo incluye en su blog para hablar de las nuevas formas de enseñar mientras a Antonio Martinez Ron le sirve para argumentar en contra de los que piensan que el mundo va a peor… En ambos casos la tecnología que lo sustenta nos permite empezar a ver y entender el mundo de otra manera… Maravilloso, sencillo, sorprendente…



Podemos ver dos cosas: por una parte que con buena información, con capacidad de divulgación y usando adecuadamente la tecnología podemos romper ideas prefijadas y por otra que la divulgación efectiva debe ser simple, con cierto impacto, entendible y concreta. Parece fácil, pero no lo es tanto.

Finalmente, destacar el papel que una buena televisión pública puede y debe hacer.