miércoles, 22 de diciembre de 2010

CAMBIO CLIMÁTICO: “Hemos hecho muy poco para tratar este problema tan inmenso"

ENTREVISTA

“Hemos hecho muy poco para tratar este problema tan inmenso”

Jean-Pascal van Ypersele: “La física del clima no tiene nada que ver con la agenda política…” © Jacky Delorme (UCL)
Jean-Pascal van Ypersele: “La física del clima no tiene nada que ver con la agenda política…”
© Jacky Delorme (UCL)
El clima terrestre está influenciado por las variaciones de la energía irradiada por la corona solar (muy visible aquí mientras se produce un eclipse) así como por la posición de la Tierra con relación a su estrella. Aunque estos parámetros varíen en el transcurso de grandes escalas de tiempo, no bastarían para explicar el fuerte aumento de las temperaturas observado desde la revolución industrial. © ESO
El clima terrestre está influenciado por las variaciones de la energía irradiada por la corona solar(muy visible aquí mientras se produce un eclipse) así como por la posición de la Tierra con relación a su estrella. Aunque estos parámetros varíen en el transcurso de grandes escalas de tiempo, no bastarían para explicar el fuerte aumento de las temperaturas observado desde la revolución industrial.
© ESO

Jean-Pascal van Ypersele, vicepresidente del IPCC(1), nos habla del calentamiento climático bajo una óptica científica, sin olvidar la interpretación política, a veces sorprendente, que se da del mismo…

Puede que ya haya consenso sobre la existencia del calentamiento climático, pero ¿es seguro que las actividades humanas son las culpables del mismo?

Existe gran convicción de que el hombre es responsable de este fenómeno y va creciendo con los años. En 1995, el IPCC decía en su informe que “una serie de elementos apuntan a que existe una influencia perceptible de las actividades humanas sobre el clima”. En el 2007, se observó que la mayor parte del calentamiento de los últimos cincuenta años “muy probablemente se debía” a los gases de efecto invernadero causados por el hombre, lo que traduce una probabilidad superior al 90 %.
Esta seguridad se basa en numerosas razones. Por supuesto, en los modelos climáticos, que tanto han avanzado. Pero también en la forma característica del calentamiento: se traduce en un enfriamiento de la alta atmósfera, porque los gases de efecto invernadero encierran una parte del calor en la atmósfera baja que, a su vez, se calienta rápidamente. Si, por ejemplo, el calentamiento se debiera a la intensificación de la actividad solar, sería uniforme, incluso mucho mayor en la estratosfera. Además, observamos que los polos se calientan más rápidamente que los trópicos, fenómeno que corrobora la explicación del efecto invernadero.

¿Qué consecuencias hay que temer?

El último informe del IPCC destina varios cientos de páginas al resumen de los impactos, que van desde la disminución de los rendimientos agrícolas hasta diferentes problemas sanitarios. Me gustaría destacar la importancia de las modificaciones hidrológicas: los modelos predicen que varias regiones muy pobladas sufrirán una intensa desecación, entre ellas la cuenca mediterránea, donde ya se están dando serios problemas de acceso al agua. Otro aspecto es el deshielo de los glaciares de los Andes y del Himalaya, que son el depósito de agua de centenares de millones de personas para quienes la estación de las lluvias sólo dura de algunas semanas a algunos meses. El resto del año, estos glaciares alimentan los ríos; por lo tanto, su anunciada desaparición es muy preocupante.
Otro impacto será la elevación del nivel del mar. Afectará a todos los litorales europeos, sobre todo a las costas bajas como las de los Países Bajos, Bélgica, Alemania… Va a acelerarse la erosión, se infiltrará agua salada en las capas freáticas, aumentarán los daños de las tormentas, etc. Y en el delta del Nilo, diez millones de personas viven a menos de un metro por encima del nivel del mar. Está previsto que en este siglo el nivel del mar suba por lo menos 50 cm, o quizás un metro. ¿Dónde va a ir toda esa gente?

¿Qué posición se debe adoptar frente al “umbral de peligro” fijado en 2°C de calentamiento?

El IPCC nunca ha dicho que no se tuviera que exceder los 2°C de calentamiento, ni que se debiesen estabilizar las concentraciones de CO2 atmosférico a menos de 450 ppm (partes por millón). Nuestro trabajo (y este matiz es importante) consiste en decir que a un determinado escenario de emisión le corresponde un calentamiento dado y, por lo tanto, un determinado tipo de impacto. Son las autoridades políticas quienes tienen que definir los impactos aceptables, puesto que eso supone juicios de valor que no incumben a los científicos. Históricamente, la cifra de 2°C empezó a mencionarse en el año 1996, en una reunión del Consejo de ministros de la Unión Europea. Luego fue validada en cierto modo en el informe del 2001 del IPCC, donde se publicó el célebre diagrama “burning embers” (brasas ardientes) que sintetizaba la gravedad de los impactos según diferentes temperaturas. Su código de colores pasaba del blanco al rojo en torno a los 2°C en la mayoría de los impactos, por lo que la cifra se quedó grabada en la mente de todos a pesar de que se basa en datos de hace más de una década.

¿Quiere decir que los últimos datos científicos invalidan este umbral?

A petición de los políticos, se han revisado los impactos con minuciosidad. Para los autores del informe del 2007, prácticamente los mismos que en el 2001, los umbrales tendrían que revisarse a la baja en aproximadamente 0,5°C. Su nuevo gráfico [Nota de la redacción: véase el artículo “Las herramientas de diagnóstico” de este número] no fue publicado en el informe, pero acabó por salir en la revista científica estadounidense PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) en el 2009. Ya le he dicho que no me incumbía, como vicepresidente del IPCC, definir un umbral de peligro. En cambio, sí le puedo decir que si los ministros reunidos hace 13 años para fijar el umbral de 2°C y 450 ppm se reunieran ahora y se basaran en los mismos criterios que entonces, muy probablemente fijarían el umbral de peligro en 1,5°C y en 350 ppm.

¿Cuáles serían las incidencias de tal cambio de “umbral de peligro”?

Por el momento, el IPCC no responde a esta pregunta, porque el escenario más “magnánimo” evaluado en términos de emisiones genera de 2°C a 2,4°C de calentamiento. ¡Así que estamos obligados a extrapolar para tener una idea de las emisiones que permitirían quedarse por debajo de 1,5°C! Creo que esta laguna se colmará en el próximo informe, pero evidentemente esto implicará la revisión de todos los objetivos para hacerlos aún más vinculantes.

¿Los políticos han prestado más atención al IPCC desde su último informe?

Se ha dado un cambio sumamente positivo (y esto no contradice lo que acabo de decirle), puesto que el objetivo de 2°C ha sido adoptado recientemente, primero en el G8 y luego en el G20. Es un hecho muy importante, a pesar de las reservas que tengo con esta cifra, porque hasta entonces no se había adoptado ninguna cifra en el ámbito internacional, ¡lo peor que podía pasar! La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, adoptada en el año 1992 antes de la cumbre de Río, se limitaba a decir que había que estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero “a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático”. Pues ya han pasado 17 años sin objetivo cifrado reconocido internacionalmente. La adopción de una cifra es un avance enorme, puesto que toda una serie de cifras emanan de la misma, principalmente los objetivos de reducción de emisiones.

Por lo tanto, ¿el trabajo del IPCC se está traduciendo poco a poco en decisiones políticas?

Sí, exceptuando que las interpretaciones que se realizan de nuestras estimaciones a menudo son… selectivas. Por ejemplo, dijimos que para estar entre 2°C y 2,4°C de calentamiento (y, lo repito, ¡no hemos dicho que “por debajo de” 2°C!) haría falta, teniendo en cuenta las incertidumbres científicas, que las emisiones mundiales llegaran a su pico “entre el año 2000 y el 2015”. Para algunos, este intervalo ya ha pasado a “en el 2015”, y lamento que, hace algunas semanas, para el Consejo Europeo, este plazo se transformó inexplicablemente en ¡“antes del 2020”! Posiblemente esto se deba a que el “paquete clima” europeo se ha elaborado con vistas al 2020, pero la física del clima no tiene nada que ver con la agenda política…
Otro ejemplo: el último G8, cuando adoptó el objetivo de 2°C, lo tradujo en “un descenso de las emisiones globales del 50 %”, pero sin dar ningún año de referencia, lo que sugiere que se refiere a las emisiones actuales. Ahora bien, en su informe, el IPCC decía que había que reducir las emisiones mundiales del 50 % al 85 % en relación a las del año 1990. ¡Y desde esta fecha, las emisiones han aumentado en un 40 %! En otras palabras, independientemente de cualquier consideración sobre nuestra capacidad de alcanzarlos, los objetivos actuales contemplados a nivel internacional están por debajo de lo que sería necesario para proteger a las poblaciones y a los ecosistemas.

¿Qué queda por hacer en materia de reducción de las emisiones?

A pesar de los avances logrados, hemos hecho muy poco para tratar este problema tan inmenso. Como botón de muestra, el protocolo de Kyoto: el objetivo era reducir las emisiones en un 5 % en 22 años en los países desarrollados (entre 1990 y 2012), y este objetivo quizás se logre a duras penas. Ahora bien, lo que hay que hacer ahora en estos mismos países, es reducir las emisiones en un 80-95 % en 40 años, lo que permitiría una reducción del 50-85 % para todo el planeta. Y a finales del siglo, habría que llegar al objetivo de cero emisiones. Esto supone revisar a fondo la manera en la que consumimos, en la que producimos (no sólo la energía sino todos los bienes), en la que nos desplazamos, nos alojamos, trabajamos… ¡Una auténtica revolución!

Entrevista de Yves Sciama

  1. IPCC: Panel Intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático. Jean-Pascal van Ypersele es físico, climatólogo y profesor en el Instituto de Astronomía y Geofísica de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica).

lunes, 20 de diciembre de 2010

Redes 77: Crear hoy las escuelas de mañana


Autor: Redes 19 Diciembre 2010
Redes 77: “Crear hoy las escuelas de mañana”. Fecha de emisión: 19/12/10.
Nunca había sido tan marcado el abismo entre dos generaciones. Mientras los niños de hoy hacen sus deberes con ayuda de Internet y crecen sumergidos en las redes sociales, los adultos y profesores siguen aplicando una educación anquilosada, basada en formas de vida de hace dos siglos, sometida a la presión de los resultados académicos y a las agendas políticas.
Richard Gerver, uno de los líderes educativos actuales más inspiradores cree en devolver la pasión por la enseñanza a los profesores y el placer del aprendizaje a los alumnos. Aunque esto no será posible hasta que los jóvenes expresen lo que esperan del mundo y la educación les ayude a encontrar su lugar en la sociedad.
Descarga la transcripción de la entrevista.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Por qué tenemos dos riñones si podemos vivir con uno?


Buena pregunta, lo resuelve (en parte) la Dra. Jomeini a través de AMAZINGS.COM












El cuerpo humano es la máquina más perfecta que existe. Desde el momento en que el óvulo y el espermatozoide se unen, se desencadenan una serie de reacciones determinadas genéticamente, que están destinadas a formar un individuo con un cerebro, un corazón, dos pulmones, un hígado, un estómago y dos riñones, que van a funcionar, coordinadamente, adaptándose al medio y modificándolo.
Pero…tal vez os preguntéis por qué, en esta máquina tan perfecta, hay órganos que parecen redundantes. ¿Por qué tenemos dos riñones, si podemos vivir con uno sólo? La redundancia genera un coste energético, que, en un buen diseño, se habría economizado ¿o no?
Los riñones no fueron siempre dos. Durante el proceso de la evolución, el sistema excretor cambió para adaptarse a los medios, de tal manera que el cuerpo al que pertenecían estuviese en equilibrio con el exterior.
Así, pasamos de un sistema excretor repartido por toda la superficie del cuerpo, que es lo que tienen las esponjas (Sí, Bob Esponja también, por mucho que lleve calzoncillos) al poro excretor, llamado nefridiáporo, de los platelmintos o al tubo, ya similar a la nefrona (la célula renal, por excelencia) de las lombrices, que termina en una vejiga rudimentaria. Los insectos ya tienen dos. No son riñones propiamente dichos. Se llaman tubos de Malpighi y se encuentran en contacto con la hemolinfa del bicho, recogiendo de ella los productos de desecho. Como vemos, a medida que el cuerpo se complica, se complica también su sistema excretor.
En el ser humano, el riñón se encarga de filtrar la sangre, eliminando los productos de desecho que se han ingerido o se han producido en el organismo. Pero, además, regula el volumen y la composición en sales e iones de los líquidos corporales, lo que hace que el ambiente, dentro de esta máquina perfecta, sea estable para que el resto de las células puedan desarrollar sus actividades.
Un solo riñón, al 75% de su capacidad funcional, es capaz de mantener vivo al organismo y que el ambiente dentro del cuerpo sea adecuado. Todos somos capaces de arrimar el hombro en situaciones de estrés. Y el riñón no va a ser menos.
Pero… ¿qué ocurre cuando hay un solo riñón? Este riñón único se ve sometido a trabajos forzados durante toda una vida. Para aguantarlo, como Superratón, se mineraliza y supervitaminiza. O, dicho en fino, se hipertrofia. Un ser humano con un solo riñón puede, por lo tanto, tener una vida completamente normal, porque su riñón se pone “cachas”, pero tenemos dos riñones porque eso es lo ideal para sobrevivir. Cuando hay falta de personal, ante una situación de estrés, las cosas se desestabilizan fácilmente (y si no, que se lo digan a los comerciantes en épocas navideñas).
Pues eso.
Dra. Jomeini: Médico. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Residente de Anestesiología y Reanimación. Editora de tres blogs: El blog de la Dra Jomeini (personal), El Fogón de la Dra Jomeini (cocina y literatura) y El Chuletario de la Dra Jomeini (Técnico sobre anestesia).

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Madrid en una panorámica de 40 gigapixels


Por Amazings |

Se trata de la mayor panorámica de la capital realizada hasta el momento pero en realidad es una ilusión óptica, un conjunto de más de 1700 fotografías que unidas en seis panoramas dan la sensación de ser imágenes completas con 40 gigapíxeles de resolución total.

martes, 14 de diciembre de 2010

"Pon tu dinero donde estén tus valores"

Seguimos con Joan Antoni Melé en esta entrevista publicada por El País:


ENTREVISTA: Carreras & capital humano JOAN ANTONI MELÉ Director de Triodos Bank en Cataluña


EL PAÍS. BORJA VILASECA 09/11/2008




La crisis está afectando a muchas entidades financieras de todo el mundo. Pero no a todas.

Triodos Bank, por ejemplo, está experimentando una sorprendente bonanza económica. Se trata de un banco independiente fundado en Holanda hace 28 años y cuyos pilares corporativos se asientan en la ética y la sostenibilidad. Con el capital de sus clientes promueve la agricultura ecológica, el comercio justo, la cooperación al desarrollo, así como la tecnología medioambiental, entre otras actividades.

A diferencia de otras entidades, no destina ni un euro a la energía nuclear, el tabaco o la industria armamentística. Tras crecer un 8% durante el primer semestre del año, ya gestiona un balance total de 3.400 millones de euros y cuenta con 400 empleados y más de 150.000 clientes en Holanda, Reino Unido, Alemania y Bélgica. En España desembarcó hace cuatro años y ya dispone de más de 10.000 clientes. Joan Antoni Melé (Barcelona, 1951) es el director territorial de Triodos Bank en Cataluña y Baleares. Su pasión y compromiso por este proyecto le han convertido en un solicitado conferenciante. Precisamente esta semana ha participado en el I Foro Humano Europeo, que promueve el cambio individual y la transformación social.

Pregunta. ¿Por qué no les está afectando la crisis financiera?

Respuesta. Porque nuestro negocio se asienta sobre la responsabilidad, la confianza, la transparencia y la relación a largo plazo con nuestros clientes. Nosotros no especulamos, sino que invertimos en la economía real, promoviendo el desarrollo sostenible. Si los bancos se alejan de este principio esencial, permitiendo que la presión por aumentar beneficios y bonus les dirija a un mundo abstracto de productos estructurados y derivados, acaban perdiendo la relación con la economía real. De ahí que ahora mismo algunas entidades estén sufriendo las consecuencias; son víctimas de las decisiones tomadas en el pasado.

P. ¿Cuándo comienza esta economía especulativa?

R. Empezó a crecer con fuerza a raíz de la caída del muro de Berlín, en 1989. Desde entonces, el dinero circula de forma ficticia y virtual, sin corresponderse con una creación de riqueza. El lucro se ha convertido en un fin en sí mismo: algunas personas especulan para que el dinero les genere más dinero sin hacer nada. Para que esta tendencia cambie es necesaria una mayor preocupación por el impacto que tienen nuestras acciones sobre el resto de seres humanos y el medioambiente del que formamos parte.

P. Así que la solución está en nuestra conciencia.

R. Exacto. Teniendo en cuenta que el sistema de mercado somos todos, si cambiamos nuestra manera de pensar, de ser, de actuar y de invertir nuestro dinero, cambiará el funcionamiento y la dirección que tome el modelo económico. Estamos ante una crisis de conciencia, de valores humanos. La ambición y el sinsentido material han conducido al colapso económico del sistema.

P. ¿Qué solución proponen?

R. Damos opción a que los consumidores conscientes, que se mueven por valores como la solidaridad, la integridad, la paz, la justicia y la sostenibilidad, puedan poner su dinero donde se protejan y se potencien estos valores. Es la semilla de la llamada "nueva economía", que pretende ser verdaderamente útil para los seres humanos y que comienza inevitablemente con la conquista de la responsabilidad individual.

P. ¿Qué relación tiene el dinero con nuestra conciencia?

R. El poder del ciudadano ya no reside en su voto, sino en su consumo. Sin valores ni conciencia, da igual en qué y dónde se gaste, pues lo importante es que genere placer y rentabilidad. De ahí que para consumir conscientemente sea necesario preguntarnos de tanto en tanto: ¿qué compro, por qué lo compro y dónde lo compro? ¿Lo necesito o lo deseo? Lo siguiente es actuar en consecuencia.

P. ¿Y qué hay del ahorro?

R. Más de lo mismo. Casi ningún cliente le pregunta a su banco a qué destina su dinero, pues suele estar más preocupado por la rentabilidad que le ofrece. A veces se llega a la incoherencia de que las entidades financieras están invirtiendo nuestro dinero en sectores o actividades con los que no estamos de acuerdo. Por eso la verdadera consciencia va siempre de la mano de la coherencia. Nosotros animamos a la gente a que ponga su dinero donde estén sus valores. Aunque parezca un gesto insignificante, es una actitud que contribuye a cambiar el mundo. -

viernes, 10 de diciembre de 2010

Vídeo: Dinero y conciencia: ¿A quién sirve mi dinero?, por Joan Melé


21/11/10
Cristobal Cervantes, responsable del magnífico blog "ESPIRITUALIDAD Y POLÍTICA" (figura entre los enlaces recomendados en mi blogEl vídeo que ofrecemos a continuación es excepcional. La conferencia de Joan Melé, Subdirector de Triodos Bank, es toda una lección magistral. Tuve la suerte de conocerlo personalmente en losEncuentros por un Liderazgo Emergente el mes pasado en Valencia. Me parece una persona increíble, su personalidad es desbordante, sus ponencias son intensas, sin papeles, todo le sale de dentro, es unhuracán. Hace un tiempo publicamos una entrevista escrita a Melé, hoy ofrecemos esta conferencia más larga de lo que es habitual en el blog, dura algo más de hora y media pero merece la pena, es uno de los ponentes más solicitados en todo tipo de encuentros alternativos, y además varias personas suscritas al blog han pedido que lo difunda.


Para ver el vídeo pulsa este enlace al blog

jueves, 9 de diciembre de 2010

Wikileaks nos descubre a la inmunoglobulina



Publicado en amazings.com
Hoy a todos nos ha cogido un poco por sorpresa enterarnos a través de las filtraciones de Wikileaks, que Washington se interesa enormemente en la sede que una empresa catalana llamada Instituto Grifols tiene en Barcelona, a la que considera uno de los puntos estratégicos (junto al estrecho de Gibraltar) en nuestro país. ¿Por qué? La respuesta es que este es precisamente el lugar en el que el Instituto elabora suinmunoglobulina de uso intravenoso.
El Instituto Grifols es un holding empresarial español especializado en el sector farmacéutico-hospitalario presente en más de 90 países. En su sede de Barcelona, se produce la inmunoglobulina de uso intravenoso (IVIG), uno de sus productos estrella. La IVIG es un fármaco derivado del tratamiento del plasma que tiene varias aplicaciones terapéuticas. Grifols, una empresa del Ibex 35, se define como primera compañía en Europa en el mercado de hemoderivados, y una de las cinco primeras del mundo. En 2009, facturó 913 millones de euros y tiene filiales en 20 países. El nombre comercial de la IVIG que tanto interesa en Washington es Flebogamma® 5%.
La inmunoglobulina (sinónimo de anticuerpos) pasteurizada que fabrica Grifols, es un preparado realizado a partir de muestras de plasma humano tomadas a más de 1000 donantes, para obtener el más amplio espectro posible de anticuerpos. Todas las muestras se someten a test intensivos de deteción víricas para detectar HIV, hepatitis B y C, etc. Entre el año 2006 y 2007, la FDA (el organismo regulador de fármacos en los EE.UU.) aprobó el uso del Flebogamma® 5% en su país.
Si pudieramos ojear el prospecto de este producto y nos dirigiéramos al apartado indicaciones, veríamos que su administración está indicada en: Síndromes de inmunodeficiencia primaria tales como: Agammaglobulinemias e hipogammaglobulinemias congénitas; Inmunodeficiencia variable común; Inmunodeficiencia combinada grave; Síndrome de Wiskott-Aldrich. Mieloma o leucemia linfocítica crónica con hipogammaglobulinemia secundaria grave e infecciones recurrentes. Niños con SIDA congénito e infecciones recurrentes. Inmunomodulación: Púrpura trombocitopénica idiopática (PTI), en niños o adultos con alto riesgo de hemorragia o antes de ser sometidos a cirugía para corregir la cifra de plaquetas. Síndrome de Guillain Barré. Enfermedad de Kawasaki. Trasplante alogénico de médula ósea.
Como vemos, la importancia de este fármaco es estratégico en el país más poderoso del mundo para el tratamiento de enfermedades que afectan al sistema inmunológico. La dificultad de elaborar un “preparado” de anticuerpos de amplio espectro como el que se crea en Barcelona radica en que se ha estimado que los seres humanos generan unos 10 mil millones de anticuerpos diferentes, cada uno de ellos capaz de unirse a un epítopo distinto.
Si hoy en día consideramos que el SIDA es una enfermedad crónica no mortal en occidente, es entre otras cosas gracias a productos como el Flebogamma® 5%. Por si esto no bastase, uno de los centros de producción más importantes que Grifols tiene en el extranjero se sitúa en Los Ángeles, donde se produce el plasma que los Estados Unidos utilizan en las transfusiones de sangre para civiles y también en las destinadas a sus militares.
Más información en la web del Instituto Grifols

Publicado en AMAZINGS.COM por:
Miguel A. Artime Menéndez (Avilés 1971). Estudió informática en la Universidad de Oviedo. Tras experimentar en foros, en 2002 comienza a publicar traducciones en el germen de lo que luego sería Astroseti, web que con el tiempo se convertiría en la web astronómica más visitada en lengua hispana. En Astroseti coordina la sección del Instituto de Astrobiología de la NASA (NAI). En 2005 la agencia espacial estadounidense le invita (junto al creador de la web Emilio González) a San Francisco para la conferencia AbSciCon. Comienza su experiencia con los blogs abriendo una bitácora en Barrapunto en 2005. En noviembre de 2006 funda su blog Maikelnai’s Blog. En 2009 recibe en Sevilla el premio Bitácoras al mejor blog cultural. En junio de 2010 comienza a colaborar con Yahoo! abriendo el blog Cuadernos de Ciencia junto a Javier Peláez.