sábado, 26 de diciembre de 2009

Intervención de SS El Dalai Lama sobre educación para crear ciudadanos

Adjunto la intervención de SS El Dalai Lama en un congreso en Estados Unidos sobre Educación y Ciudadanía. Las imágenes son del programa REDES de Eduard Punset y en programa íntegro se llama: EDUCAR PARA FABRICAR CIUDADANOS. Lo recomiendo.
Me gustó mucho la intervención de SS El Dalai Lama en dicho congreso. Lo dejo aquí:

jueves, 24 de diciembre de 2009

Richard Sennett: "El capitalismo se ha hecho hostil a la vida"


No conocía con aterioridad a Richard Sennett, pero un amigo me recomendó su artículo en Clarín y me parece muy interesante lo que plantea. Adjunto la entrevista:
Richard Sennett: "El capitalismo se ha hecho hostil a la vida"
El sociólogo estadounidense habla de su última obra, 'El artesano', basado en una conversación con su profesora Hannah Arendt
Por: JUSTO BARRANCO
El capitalismo financiero ha cambiado el mundo. Y no para mejor, opina el sociólogo Richard Sennett. La aversión al largo plazo de este capitalismo ha sido uno de los factores que han originado la crisis actual y que ha cambiado radicalmente nuestras vidas en las últimas décadas. Sennett estuvo el lunes en Barcelona, España, presentando su último libro, El artesano (Anagrama), que parte de una vieja conversación con su profesora Hannah Arendt, la autora de La condición humana, en la que ella separaba la producción física, en la que seríamos poco más que bestias de carga, de la creación mental. Para Arendt, la mente entra en funcionamiento una vez terminado el trabajo. Para Sennett, en el proceso de producción del artesano –todo aquel que desea realizar una tarea bien hecha, y que incluye no sólo la producción manual, sino también a programadores, médicos, artistas o padres– están integrados el pensar y el sentir. La mano y la cabeza no están separadas, aunque nuestra sociedad sólo valore una. ¿Por qué la relación entre la mano y la cabeza es básica? Nuestra potencia mental se desarrolló a través de las manos, de la manipulación de cosas. Hoy pensamos en las actividades materiales como cosas estúpidas, percibimos nuestros cerebros como una maquinaria autosuficiente. Es erróneo. Hay un proceso abierto entre mejorar las capacidades físicas y el pensamiento, una relación estrecha entre la mano, la cabeza y el corazón. Pensamos un diseño y creemos que esa imagen mental puede proyectarse al mundo. Una política malísima: no aprendemos de la práctica. Parece aquella vieja división filosófica entre alma y cuerpo. No es sólol a filosofía, la política también. El capitalismo ha alentado esta división. En las últimas décadas los bancos han negociado con abstracciones, teorizan sobre los valores y pierden el contacto con lo que es una fábrica, una tienda. Muchos compran y venden empresas que no entienden. Ni lo necesitan, porque compran su valor monetizado. Y no hay posibilidad, artesanía, de hacer que la empresa sea buena o mala, no hay conocimiento. Compran una empresa de colchones y la venden a otra pero con más deuda, esta hace lo mismo. La empresa cada vez tiene menos capital y tiende a la quiebra. Le pregunté a uno de los compradores: ¿Has visto cómo se fabrica un colchón? Me dijo que para qué, si sólo iba a ser propietario tres meses. Así se desarrolla ahora la economía capitalista, se desprecia la praxis, las manos en la masa, no saben qué hacer porque de hecho nunca han gestionado nada. ¿Es la explotación actual? Sí, la dominación de las finanzas sobre la economía real. Las finanzas son una operativa abstracta. Siempre pensamos que el capitalismo es hostil a la artesanía porque discapacita al artista, pero es más sofisticado: no está implicado en la práctica. Teoriza. Por ejemplo, con la deuda. Es una de las razones de la crisis actual. ¿Y las otras?Otra es la forma del tiempo en el capitalismo hoy: todo es a corto plazo. La economía global se reorienta al comercio del precio de las acciones más que a sus beneficios finales. La noción de gestionar una empresa para tener beneficios a largo plazo ha desaparecido. Puedes ganar dinero con empresas que están perdiendo. De manera que cuando llegas a una economía como esta no tienes ningún interés en lograr que la economía real funcione.¿Qué piensa el autor de La corrosión del carácter de la alarma por la alta tasa de suicidios en empresas como Renault o France Télécom? En mi equipo estamos estudiando el desempleo a largo plazo en Wall Street y encontrando cosas muy similares. Alcohólicos y suicidios no sólo entre los que pierden el trabajo sino entre los que se quedan, que están tan estresados porque para conservar el puesto de trabajo tienen que hacer cada vez más. El capitalismo en los últimos veinte años se ha hecho completamente hostil a la construcción de la vida. En el antiguo capitalismo corporativo de mediados del siglo XX podías sufrir injusticias pero construirte la vida. En los últimos 20 años se ha convertido en algo inhumano y la izquierda tan contenta de ser hombres prácticos que pueden hablar con los banqueros. De hecho, el primer movimiento en la crisis ha sido ayudar a los bancos. En Inglaterra se compraron cuatro y aun así se decidió no interferir en lo que hicieran. ¿Cuál es su alternativa?No podemos volver al antiguo capitalismo. La izquierda debe reflexionar sobre cómo hacer crecer empresas que realmente permanezcan. Empresas de tamaño pequeño como las del norte de Italia y sur de Alemania, con trabajos muy especializados. No fabrican en masa y trabajan más a largo plazo, desde la formación de los trabajadores a sus relaciones de exportación. Un trabajo artesanal, que puede ser muy avanzado, como pantallas de enorme definición para operaciones quirúrgicas. El artesano es el inicio de una trilogía de despedida. Quería unir las preocupaciones básicas de mi obra, la relación entre lo material y lo social, lo concreto y lo abstracto. Luego me dedicaré al violoncelo, he recuperado la posibilidad de tocarlo, pero sólo me quedan diez años en la mano. Por cierto: todos los músicos son artesanos, saben que no existe una idea musical sin base física. El segundo libro estará dedicado a la relación entre lo material y lo social: la confianza, el respeto, la cooperación, la autoridad, la artesanía de las relaciones sociales. Y el tercero, a nuestra relación con el medio ambiente. Usted rechaza lo que implica la idea de sostenibilidad. Porque no somos propietarios de la naturaleza. Sostenibilidad significa mantener las cosas como están. Es una metáfora errónea. Podemos funcionar con mucho menos. Menos tráfico, menos carbono. Distintos tipos de edificio. Debemos cambiar la noción de la modernidad de que el ser humano siempre dominaría la naturaleza. Produce autodestrucción. Copenhague ha sido terrible, especialmente los chinos, que cinco días antes decían verde verde, y luego que no, que no quieren que nadie interfiera con ellos ni conozcan su tecnología. Aterrador. Y los europeos, fuera de juego.

Especial para La Vanguardia y Clarín.

lunes, 21 de diciembre de 2009

EL BASURAZO DE GALLARDÓN ES UNA BASURA DE TASA o FISCALIDAD AMBIENTAL DE VERDAD


¡Vaya, otro que escribe para criticar la tasa de basuras de Gallardón! pensará seguramente Usted. La verdad, sí y no. Me explico: ciertamente la tasa aplicada por el Ayuntamiento de Madrid con el pretexto de la gestión de las basuras del municipio, pero que realmente pretende recaudar únicamente dinero para cubrir las exhaustas y endeudadas arcas del municipio (el más endeudado de España por otra parte con más de 7.000 millones de euros de deuda él solito) es criticable, muy criticable y sobre todo muy criticada entre los madrileños que ven como tendrán que pagar incluso por la supuesta basura generada en sus cuartos trasteros y plazas de aparcamiento (cierto).

Pero trataré de, al hilo de la tasa de basuras, avanzar sobre lo que en realidad debe ser tasas ambientales, ecotasas o simplemente fiscalidad ambiental frente a pretextos recaudatorios con nombres aparentemente sensatos. Porque debe saber amigo lector que me declaro un firme defensor de la fiscalidad ambiental y por consiguiente, un claro discrepante con la tasa de basuras del Ayuntamiento de Madrid, porque no solo es un juego de palabras, ¡ es que, además, es una basura de tasa!. Me explico.

En fiscalidad hay de todo, pero si hablamos con rigor, desde mi perspectiva, una tasa ambiental o ecotasa debe cumplir cuatro criterios: debe ser justa, no debe elevar la presión fiscal, tiene que tener un objetivo (bajar la emisiones de CO2, p.ej.) y debe tener un destino finalista.

Profundicemos:

UNA ECOTASA DEBE SER JUSTA: es decir, no debe provocar situaciones de clara injusticia. No puede admitirse que pague quien no causa el perjuicio o se beneficie quien no hace nada. Nadie entendería que se aplique una tasa por emisiones de CO2 a vehículos y se incluya a una viejecita en silla de ruedas, por poner un ejemplo. Debe tener un claro principio de justicia, esto es de rigor y equidad. El “basurazo” de Madrid se aplica en función de los metros cuadrados de la vivienda, trastero o garaje, independientemente de quienes vivan en el piso y de su actitud frente a la basura, en este caso. Así, se pagará igual por ejemplo en un piso “patera” con 20 personas que coman pizza y refrescos y lo tiren todo sin separar que en el piso de abajo donde viva una sola persona que tenga una correcta actitud de separación de residuos, reducción de los mismos, compra responsable y reutilización. No parece muy justo. Primer incumplimiento.

UNA ECOTASA NO DEBE ELEVAR LA PRESIÓN FISCAL: es decir, no debe tener un sentido recaudatorio, sino que como tiene un objetivo ambiental o cívico debe reducir la presión fiscal para lograr el objetivo. Por ejemplo, en Europa Suecia, Finlandia y Dinamarca aplican tasas que penalizan las emisiones de gases que afectan al cambio climático, contaminación atmosférica (todo un mundo por aplicar en la ciudad de Madrid) y al efecto invernadero, pero al tiempo reducen los impuestos a las rentas del trabajo. Así, una empresa que contamina paga, la que evita paga menos y puede, al tiempo, crear empleo al cruzarse con una bajada en estas rentas. Es bueno para todos, es justo y apoya a quien lo hace bien. El “basurazo” de Madrid se aplica únicamente como subida impositiva sobre un servicio que ya estaba incluido en el IBI, con lo cual se paga doblemente, y no reduce ninguna otra tasa o impuesto. Segundo incumplimiento.

UNA ECOTASA DEBE TENER UN OBJETIVO: en realidad, todo en la vida debería tener un objetivo. Se trata casi de una cuestión semántica. Una tasa de basuras se dirige a cobrar por el servicio que se presta y punto. Una tasa “sobre” las basuras debería tener como objetivo reducir la producción de basuras, aumentar la separación, aumentar las cantidades y calidad destinada al reciclaje y otros muchos similares. Si no es una tasa recaudatoria, la Madrid lo es y mucho, tendría que tener una finalidad. Pagar el servicio no vale dado que ya está incluida en el IBI. Al no tener objetivo la tasa de Madrid puede tener el nombre que quiera: tasa por respirar, por andar, por ser gatos,… todas valen para lo mismo RECAUDAR (no quisiera dar ideas a Gallardón o a su Concejala de Medio Ambiente(¿) Ana Botella). Tercer incumplimiento.

UNA ECOTASA DEBE TENER UN DESTINO FINALISTA: esto ya es lo más moderno en materia de fiscalidad ambiental. Lo recaudado debe dirigirse a paliar los efectos negativos del objeto en cuestión, destinarse a los medios de tratamiento, a educación ambiental a ayudas a alas empresas, etc,. Debe dirigirse al asunto. En Francia, su gobierno aprobó para el año que viene un conjunto de tasas que cargarán 17 euros por tonelada de CO2 producida en carbón, petróleo y gas y esos 9.000 millones de euros se repartirán entre los contribuyentes en reducciones fiscales por acciones positivas hacia el medio ambiente. No solo no aumentará la presión fiscal sino que redistribuirá los recursos logrados. En el caso de Madrid, debería dirigirse lo recaudado (qué será mucho) a la mejora en el tratamiento de las basuras, a políticas activas de reducción, a nuevos sistemas de recogida menos contaminantes, por ejemplo y nunca, nunca a cubrir el enorme déficit provocado por la obra “Gallardónica” de cubrir la M-30 (seguro que Madrid no tenía otras prioridades, los madrileños si las tenían y las tienen). Cuarto incumplimiento.

Quizás el debate sobre la tasa de basuras de Madrid, la crisis económica y la más importante para el planeta: la crisis ambiental nos sirva para aplicar políticas fiscales positivas, entender que no puede ser lo mismo bienestar que derroche y que existen formas modernas, eficaces, rigurosas y justas de avanzar, desarrollarnos y ser más felices, objetivo este último de cualquier ser vivo, incluidos nosotros los políticos. Gracias amigo lector

Por: Miguel Aguado Arnáez



lunes, 14 de diciembre de 2009

La crisis financiera explicada de manera sencilla



Heidi es la propietaria de un bar en Berlín. Como es natural, quiere aumentar las ventas, y decide permitir que sus clientes, la mayoría de los cuales son alcohólicos en paro, beban hoy y paguen otro día. Va anotando en un cuaderno todo lo que consumen cada uno de sus clientes. Esta es una manera como otra cualquiera de concederles préstamos.Muy pronto, gracias al boca a boca, el bar de Heidi se empieza a llenar de más clientes.Como sus clientes no tienen que pagar al instante, Heidi decide aumentar los beneficios subiendo el precio de la cerveza y del vino, que son las bebidas que sus clientes consumen en mayor cantidad. El margen de beneficios aumenta vertiginosamente.


Un empleado del banco más cercano, muy emprendedor, y que trabaja de director en la sección de servicio al cliente, se da cuenta de que las deudas de los clientes del bar son activos de alto valor, y decide aumentar la cantidad del préstamo a Heidi. El empleado del banco no ve ninguna razón para preocuparse, ya que el préstamo bancario tiene como base para su devolución las deudas de los clientes del bar.


En las oficinas del banco los directivos convierten estos activos bancarios en "bebida-bonos", "alco-bonos" y "vomita-bonos" bancarios. Estos bonos pasan a comercializarse y a cambiar de manos en el mercado financiero internacional. Nadie comprende en realidad qué significan los nombres tan raros de esos bonos; tampoco entienden qué garantía tienen estos bonos, ni siquiera si tienen alguna garantía o no. Pero como los precios siguen subiendo constantemente, el valor de los bonos sube también constantemente.


Sin embargo, aunque los precios siguen subiendo, un día un asesor de riesgos financieros que trabaja en el mismo banco (asesor al que por cierto despiden pronto a causa de su pesimismo) decide que ha llegado el momento de demandar el pago de las deudas de los clientes del bar de Heidi.Pero, claro está, no pueden pagar las deudas.Heidi no puede devolver sus préstamos bancarios y entra en bancarrota.Los "bebida-bonos" y los "alco-bonos" sufren una caída de un 95% de su valor.


Los "vomito-bonos" van ligeramente mejor, ya que sólo caen un 80%.Las compañías que proveen al bar de Heidi, que le dieron largos plazos para los pagos y que también adquirieron bonos cuando su precio empezó a subir, se encuentran en una situación inédita. El proveedor de vinos entra en bancarrota, y el proveedor de cerveza tiene que vender el negocio a otra compañía de la competencia.


El gobierno interviene para salvar al banco, tras conversaciones entre el presidente del gobierno y los líderes de los otros partidos políticos.Para poder financiar el rescate del banco, el gobierno introduce un nuevo impuesto muy elevado que pagarán los abstemios.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Lo que está en juego en Copenhague, por Leonardo Boff

En Copenhague, los 192 representantes de los pueblos se enfrentan a algo irreversible: la Tierra ya se ha calentado, en exceso, por causa de nuestro estilo de producir, de consumir y de tratar la naturaleza. Sólo nos cabe adaptarnos a los cambios y mitigar sus efectos perversos.Lo normal sería que la humanidad se preguntase como un médico pregunta a su paciente: ¿por qué hemos llegado a esta situación? Importa considerar los síntomas e identificar la causa. Seria un error tratar los síntomas dejando sin tratar la causa, que seguiría amenazando la salud del paciente. Es exactamente lo que parece estar ocurriendo en Copenhague. Se buscan medios para tratar los síntomas pero no se va a la causa fundamental. El cambio climático con eventos extremos es un síntoma producido por gases de efecto invernadero que tienen la huella digital humana. Las soluciones sugeridas son: disminuir los porcentajes de gases, más altos para los países industrializados y más bajos para aquellos en desarrollo; crear fondos financieros para socorrer a los países pobres y transferir tecnologías para los atrasados. Todo esto en el marco de incontables discusiones que dificultan los consensos mínimos.Estas medidas atacan solamente los síntomas. Hay que ir más al fondo, a las causas que producen tales gases perjudiciales para la salud de todos los vivientes y de la propia Tierra. Copenhague sería la ocasión de echarle valor y hacer un balance de nuestras prácticas en relación con la naturaleza, reconocer con humildad nuestra responsabilidad y con sabiduría recetar el remedio adecuado. Pero no es esto lo que está previsto. La estrategia dominante es como recetar aspirina a quien tiene una grave enfermedad cardiaca en vez de hacerle un trasplante.Tiene razón la Carta de la Tierra cuando reza: «Como nunca antes en la historia, el destino común nos convoca a buscar un nuevo comienzo... Esto requiere un cambio en la mente y el corazón». Es exactamente esto: no bastan los remiendos, necesitamos recomenzar, es decir, encontrar una forma diferente de habitar la Tierra, de producir y de consumir con una mente cooperativa y un corazón compasivo.De entrada urge reconocer que el problema no en sí la Tierra sino nuestra relación con la Tierra. Ella ha vivido más de cuatro mil millones de años sin nosotros y puede continuar tranquilamente sin nosotros. Nosotros no podemos vivir sin la Tierra, sin sus recursos y servicios. Tenemos que cambiar. La alternativa al cambio es aceptar el riesgo de nuestra propia destrucción y de una terrible extinción de la biodiversidad.¿Cuál es la causa? El sueño de buscar la felicidad a través de la acumulación material y del progreso sin fin, usando para eso la ciencia y la técnica con las cuales se puede explotar de forma ilimitada todos los recursos de la Tierra. Esa felicidad es buscada individualmente, entrando en competición unos con otros, favoreciendo así el egoísmo, la ambición y la falta de solidaridad.En esta competición, los débiles son víctimas de aquello que Darwin llama selección natural. Sólo los que mejor se adaptan, merecen sobrevivir, los demás son, naturalmente, seleccionados y condenados a desaparecer. Durante siglos predominó este sueño ilusorio, haciendo pocos ricos por un lado y muchos pobres por el otro, a costa de una espantosa devastación de la naturaleza.Raramente se plantea la pregunta: ¿puede una Tierra finita soportar un proyecto infinito? La respuesta nos viene siendo dada por la propia Tierra. Ella sola no consigue reponer lo que se le ha extraído. Perdió su equilibrio interno por causa del caos que hemos creado en su base físico-química y por la contaminación atmosférica que la hizo cambiar de estado. De continuar por este camino comprometeremos nuestro futuro.¿Qué podríamos esperar de Copenhague? Apenas esta sencilla confesión: así como estamos no podemos continuar. Y un propósito simple: Vamos a cambiar de rumbo. En vez de la competición, la cooperación. En vez de progreso sin fin, armonía con los ritmos de la Tierra. En lugar del individualismo, la solidaridad generacional. ¿Utopía? Si, pero una utopía necesaria para garantizar un porvenir.

Leonardo Boff es teólogo, filósofo y escritor.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Ataque de Pánico (Panic Attack) 2009


Robots gigantes invaden Montevideo! Un cortometraje de 5 minutos dirigido y animado por Fede Alvarez. Solo te digo que gracias a este corto, lo han llamado de Hollywood para que se encargue de un largometraje.


"Ataque de pánico" es un cortometraje y videoclip de la banda de rock uruguayo Snake de menos de cinco minutos de duración que muestra una invasión de robots gigantes a Montevideo. Alvarez la colocó hace tres semanas en el sitio Youtube, y pocos días después la había visto más de medio millón de personas.
Federico Alvarez era hace semanas un desconocido. Hoy puede ostentar un contrato millonario para filmar su primera película, tras llamar la atención de Hollywood con su cortometraje "Ataque de pánico", que costó sólo 300 dólares y lo hizo famoso gracias a internet. Federico tiene 31 años y es uruguayo. En Montevideo tiene una productora de publicidad; es un apasionado del cine y desde hace 10 años realiza cortometrajes.
Recientemente firmó un contrato con la agencia CAA y Anonymous Content por un cachet de un millón de dólares -cuatro veces más de lo que se paga a un primerizo- y un presupuesto de 30 millones de dólares para rodar su ópera prima con la productora de Sam Reimi, el director de "Spiderman". "Me tiraron un contrato tan obsceno arriba de la mesa que lo tomabas, no había manera que dijeras que no a eso; es maravilloso, fuera de órbita" e incluye un "porcentaje de las ganancias de la película", dijo Alvarez en entrevista con la AFP. Además, "tengo libertad total de creatividad para inventar la historia que quiera", agregó, destacando que "Sam Reimi no quería que fuera a la máquina de picar carne de los estudios".

miércoles, 2 de diciembre de 2009

CLAY SHIRKY CONSIDERA LA EXPERIMENTACIÓN FRENTE A LA ESTRATEGIA COMO LA CLAVE PARA REINVERTAR LA EMPRESA DEL FUTURO

Se trata del cuarto encuentro del ciclo de debates abiertos de Fundación Telefónica, que bajo el título “Diez conceptos que están cambiando el futuro” revisa cada mes temas clave de nuestro tiempo



Shirky, experto en redes sociales, ha disertado sobre el modo en que las empresas han de reinventarse, tanto en su organización como en su relación con los clientes y con sus propios empleados: “en el nuevo entorno empresarial, lo importante no es tener una estrategia, sino experimentar”, ha afirmado

Para Shirky, la transición de las empresas y de los medios de comunicación pasa por la conversión de meros lugares de distribución de productos o de información a centros de coordinación donde los receptores se conviertan en una comunidad y sean verdaderos marcos sociales

“Desde la invención de la imprenta con Gutenberg a la torre de emisiones, el modelo de negocio mediático era unidireccional: ahora es bidireccional y además todos los miembros del proceso pueden hablar entre sí”, ha afirmado Shirky, para el que de un entorno relativamente estable vamos hacia un caos que nos reserva “muchas sorpresas”

En las nuevas estructuras habrá tantos tipos de participantes y modelos de trabajo como motivaciones individuales, de tal forma que a medida que cambia y aumenta su número, también lo hace su motivación: los nuevos entornos participativos destruyen el mito de la audiencia y del público masivos porque cada espectador no cuenta lo mismo que otro

Las empresas deben basarse en modelos colaborativos a gran escala y su valor dependerá del número de los usuarios que en él participan: “Los medios han de cambiar una comunicación dirigida al gran público por otra dirigida a un público más pequeño compuesto esencialmente de familia y amigos”


Madrid, 1 de diciembre de 2009.- Clay Shirky, experto en redes sociales y autor del libro Here Comes Everybody. The Power of Organizing without Organizations, ha pronunciado la conferencia “La empresa reinventada”, en el marco del Ciclo de Debates abiertos de Fundación Telefónica, sobre el modo en que las empresas han de reinventarse, tanto en su organización como en su relación con los clientes y con sus propios empleados, debido al cambio del contexto en el que desarrollan sus actividades.
Shirky está considerado como uno de los autores más originales y analíticos sobre esta nueva etapa de evolución de la sociedad, basada fundamentalmente en las redes sociales. Profesor adjunto del programa de graduado de Telecomunicaciones Interactivas de la Universidad de Nueva York, Shirky ha colaborado en múltiples publicaciones –como la revista Wired y The New York Times–.

“En el nuevo entorno empresarial, lo importante no es tener una estrategia, sino experimentar”, ha afirmado. Para Shirky, la transición de las empresas y de los medios de comunicación pasa por la conversión de un mero lugar de distribución de productos o de información a un centro de coordinación donde los receptores se conviertan en una comunidad, verdaderos marcos sociales que apuesten por la experimentación, ya que con las TIC “el costo del fracaso es ahora más barato y se aprende más rápido”. Según Shirky, “desde la invención de la imprenta con Gutenberg a la torre de emisiones, el modelo de negocio mediático era unidireccional: ahora es bidireccional y además todos los miembros del proceso pueden hablar entre sí”, ha afirmado el profesor, para el que de un entorno relativamente estable vamos hacia un caos que nos reserva “muchas sorpresas”

Para el experto “las personas que antes estaban en los bordes de la red comunicativa ahora pueden participar y compartir conocimiento en ella de manera equilibrada”. En las nuevas estructuras habrá tantos tipos de participantes y modelos de trabajo como motivaciones individuales, de tal forma que a medida que cambia y aumenta su número, también lo hace su motivación: los nuevos entornos participativos destruyen el mito de la audiencia y del público masivo, porque cada espectador no cuenta lo mismo que otro. En ese sentido, cada proyecto empresarial debe basarse en un modelo de colaboración a gran escala y su valor se asegura por el número de los usuarios que en él participan: “Los medios han de cambiar una comunicación dirigida al gran público por otra dirigida a un público más pequeño compuesto esencialmente de familia y amigos”.


Las pequeñas y medianas empresas se reinventarán y las grandes se readaptarán

También han aportado su visión en el debate, moderado por la periodista Mara Torres, el socio director de RocaSalvatella, Genis Roca, y el especialista y pionero en España en estrategias de posicionamiento de marca personal, Andrés Pérez. Para Roca, la gran empresa no se reinventa, se adapta: es la pequeña y mediana empresa la que se reinventa y se organiza en redes de personas, porque en ella hay concepto de trabajo; en cambio “la gran empresa, donde se crea empleo, sólo se organiza en perfiles, no en personas, y se adaptará como lo ha hecho siempre, pero no se reinventará, porque va a continuar haciendo lo que sea más conveniente para mejorar sus resultados”.

Para Andrés Pérez, “no hay nada que inventar, porque está todo inventado” y no hay nada nuevo, tan sólo un cambio de escala; “el free lance es el mercenario de otros tiempos, linkedin no hace sino repetir la filosofía de los gremios y las cofradías, el branding personal es, en realidad, el emblema del escudo heráldico, los consultores son los magos de otro tiempo, los rankings son los santorales, y los navegadores y los buscadores de Internet son los astrolabios, porque las ideas siguen siendo las mismas”.