jueves, 25 de febrero de 2016

Pensar de lado




Se suele decir que hay que atacar los problemas de frente; pero no siempre es la mejor estrategia: a veces lo más eficaz es atacar por el flanco, como decía Napoleón.

La expresión “pensamiento lateral” fue introducida por Edward de Bono en su ya clásico libro New Think: The Use of Lateral Thinking (1967), en el que habla de las técnicas que permiten resolver problemas de una manera indirecta y con un enfoque creativo. Y la semana pasada vimos algunos ejemplos de acertijos cuya resolución requiere -o se facilita con- una aproximación “lateral”:

El problema del torneo de tenis se resuelve de manera instantánea si se cae en la cuenta de que en cada partido se elimina a un jugador y han de quedar eliminados todos menos uno; por lo tanto, tendrán que jugarse 999 partidos.




El famoso acertijo de los nueve puntos es un claro ejemplo de que a menudo nos cuesta resolver un problema porque, sin darnos cuenta, nos autoimponemos más condiciones o limitaciones de las necesarias. No se pide que todos los vértices de la línea quebrada coincidan con alguno de los puntos, y sin embargo se suele dar por supuesto; sin esta condición innecesaria, los nueve puntos se pueden unir con cuatro trazos. O con tres si no los consideramos puntos geométricos inextensos sino circulitos negros (o “puntos gordos”, como los denomina un lector jocoso).

En cuanto al acertijo de los dos vasos, puesto que quitamos una cucharada del primer vaso y luego se la añadimos, al final ambos vasos tienen la misma cantidad de líquido que al principio; por lo tanto, lo que a uno le falta de agua es lo que al otro le falta de vino.

El hombre que entra en el bar y pide un vaso de agua tiene hipo. El camarero saca la pistola para quitarle el hipo de un susto.
Más pensamiento lateral

Nuestra lectora voladora, Flying Flying, pregunta por qué las tapas de las alcantarillas son redondas y no cuadradas. Hay al menos dos razones de peso (nunca mejor dicho).

Y unos cuantos acertijos más para pensar de lado, tomados del inagotable repertorio popular:

En un restaurante, un cliente encuentra una mosca en su café. Pide que le traiga otro, y el camarero se apresura a complacerlo; pero, tras tomar un sorbo, el cliente exclama airado: "¡Esta es la misma taza de café de antes!". ¿Cómo lo sabe?

¿Cuántas veces se puede restar 1 del número 1111?

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial los soldados británicos no llevaban casco, sino una gorra de tela. Pero las autoridades militares, alarmadas por el gran número de heridos en la cabeza, decidieron reemplazar las gorras por cascos metálicos. Sin embargo, y aunque la intensidad de la guerra era la misma que antes del cambio, el número de soldados heridos en la cabeza aumentó. ¿Por qué?


Publicado por CARLO FRABETTI en EL PAIS

miércoles, 24 de febrero de 2016

Protector de vidas. Una visión budista del respeto a los animales y a la Tierra.


Cada año Tulku Pema Wangyal Rinpoche aspira a liberar una cierta cantidad de vidas en el mundo para beneficio y bienestar no solo de los animales e insectos sino de todos los seres sensibles y ayudar a la madre tierra a continuar y sobrevivir. Amigos de todo el mundo contribuyen con esta activadad y muchas personas liberan vidas cada mes, desde insectos diminutos, hasta peces, caballos y vacas.


Pema Wangyal Rinpoche was born in Rong Drakmar, central Tibet. His family escaped from Tibet in 1958 and eventually settled in Darjeeling, India. After Kangyur Rinpoche passed away in 1975, Pema Wangyal Rinpoche and his family came to in Dordogne, France.

martes, 23 de febrero de 2016

El “Angelus” de Salvador Dalí convertido en video de 360º (exploración virtual de una obsesión artística)




EL VIDEO DE 360º ES UN FORMATO IDÓNEO PARA EXPLORAR LAS FANTASÍAS SURREALISTAS DE SALVADOR DALÍ 

En marzo del año pasado, YouTube sorprendió al mundo de Internet con su función de videos de 360º, una función que permite manipular la reproducción de un material para obtener una perspectiva completa de todo lo grabado. Además del propio contenido de la filial de Google y otras empresas y marcas que generaron contenido de 360º, uno de los videos más destacados de este tipo fue el de la canción “Stonemilker” de Björk, una pieza artística ad hoc al estilo de la cantante. 
Por estos días, so pretexto de la apertura de la exposición Disney and Dalí: Architects of the Imagination, el Museo Dalí de California auspició la producción de un video interactivo que permite al usuario recorrer el inquietante territorio de Reminiscencia arqueológica del Angelus de Millet, una pintura de 1935 en la que el artista vertió parte de su obsesión personal con respecto al óleo aludido de Jean-François Millet, que en la época de Dalí, e incluso desde su niñez, se encontraba por todos lados, en reproducciones masivas y objetos cotidianos (postales, tazas, tinteros, etcétera).
Según escribió Dalí, su fantaseo con la pintura comenzó en su escuela primaria, donde una de estas reproducciones colgaba de una de las paredes; muchos años después, ya adulto, vivió este episodio inesperado durante un paseo cualquiera:
Durante una breve fantasía a la que me había abandonado en una excursión al Cabo de Creus, cuyo paisaje mineral (al N. O. de Cataluña) constituye un auténtico delirio geológico, imaginé, talladas en las rocas más altas, las esculturas de los personajes del Angelus de Millet. Su situación espacial era la misma que en el cuadro, pero estaban totalmente cubiertos de fisuras. Muchos detalles de las dos figuras habían sido borrados por la erosión, lo cual contribuía a remontar su origen a una época muy remota, contemporánea al mismo origen de las rocas. Era la figura del hombre la más deformada por la acción mecánica del tiempo; sólo quedaba de él el bloque vago e informe de la silueta que se convertía por ello en terrible y particularmente angustiosa.
Ese quizá fue el punto originario de la pintura que ahora encontramos convertida en este video. En la reformulación de Dalí, la escena de Millet se convierte en un sueño, casi una pesadilla, en la que las figuras amables de los campesinos son grandes y ruinosos monolitos observados a la distancia por figuras diminutas que podríamos suponer sorprendidas o apabulladas. La palabra “reminiscencia” en el nombre del cuadro se refiere a la relación entre el Angelus de Millet y la propia infancia del artista condensada en la pintura: las tres figuras humanas visibles son representación de Dalí (el niño), su padre (el hombre que señala) y su niñera (la figura sentada).
El resultado virtual nos otorga otra experiencia del cuadro, acaso una similar a la que el propio Dalí tuvo cuando su mente se perdía entre los colores y las formas de Millet.

lunes, 22 de febrero de 2016

Actrices en pie de guerra: la alfombra roja se rebela




Publicado en EL HUFFINGTON POST | Por Carlota Ramírez


Emma Watson se baja de las tablas. La actriz daba la campanada este viernes al comunicar en una entrevista con bell hooks en la revista Paper que dejaba el cine durante un año para centrarse en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres. "Voy a estar un año sin actuar para centrarme en dos cosas, de verdad. Mi propio desarrollo personal es una de esas cosas. Sé que lees un libro al día. Mi tarea personal es leerme un libro cada semana, y también leerme un libro al mes como parte de mi club de lectura. Estoy leyendo mucho y estudiando mucho por mi cuenta", le explicaba a la feminista.

Watson no es la única actriz que ha alzado su voz durante los últimos años para luchar por los derechos de la mujer. "Es el momento de tener el mismo salario [que los hombres] y los mismos derechos", decía Patricia Arquette en su discurso en la gala de los Oscar del 2015.

A la protagonista de Boyhood no le faltaba razón: son muchas las actrices que cobran menos que sus compañeros. Pero la desigualdad no sólo se ve a nivel salarial (lo cual se descubrió, entre otras cosas gracias al hackeo de cuentas de Sony que se produjo a finales de 2014), también hay un trato mediático diferente sobre la alfombra roja de grandes eventos como los Oscar y muchas reclaman la búsqueda de papeles que pongan en valor la figura de la mujer libre.

Desde El Huffington Post hemos querido escuchar esas voces que se han ido alzado durante este tiempo, tanto desde los escenarios estadounidenses como en los españoles.


EMMA WATSON





Aunque su último gesto lo hizo este viernes, la intervención más famosa de Emma Watson fue en un discurso que dio ante las Naciones Unidas en el que le recomendaron no usar la palabra "feminismo" por ser, supuestamente, "alienante y separadora", aunque ella hizo caso omiso.

Además, es una de las precursoras de la campaña #HeforShe, con la que se pretende involucrar a los hombres y a los niños como agentes de cambio para el logro de la igualdad de género y la reivindicación de los derechos de las mujeres. Watson defiende que la igualdad es un problema que afecta a todas las personas, no es únicamente una lucha de mujeres.


PATRICIA ARQUETTE





La actriz Patricia Arquette aprovechó su discurso en la gala de los Oscar del 2015, cuando ganó el galardón a mejor actriz de reparto por Boyhood, para denunciar las desigualdades salariales que sufren las mujeres de Estados Unidos. Fue uno de los momentos más importantes de la ceremonia, con el que consiguió la ovación de un mito del cine como Meryl Streep y a Jennifer Lopez, que se encontraba a su lado.

El discurso de Arquette fue corto, cosa no habitual en Hollywood, pero efectivo: "A todas las mujeres que han dado a luz, a todos los contribuyentes y ciudadanos de este país: hemos luchado por la igualdad de derechos para todos. Es nuestro momento de exigir la igualdad de salarios de una vez por todas en EEUU", clamó.


JENNIFER LAWRENCE






Jennifer Lawrence fue una de las más afectadas por el hackeo de Sony. La protagonista de Los Juegos del Hambre se enteró entonces de que en la película La gran estafa había cobrado mucho menos que sus compañeros masculinos (Christian Bale, Jeremy Renner y Bradley Cooper) y publicó una carta en su perfil de Facebook en la que decía que estaba "enfadada con ella misma" por no haber luchado por un dinero que "francamente, no necesitaba". En su escrito se refierió también a la presión social sobre las mujeres a la hora de defender su postura.


AMY SCHUMER





La cómica Amy Schumer llegó a la meca del cine pisando fuerte. Calló a todos los críticos de Twitter que decían que "no estaba lo suficientemente buena para estar en Hollywood" subiendo una foto en bragas y escribiendo "a quien no le guste, que no mire". En sus sketches de humor, Schumer no deja títere con cabeza. Critica la feminidad contemporanea con humor, aunque algunas ramas del feminismo pueden no estar de acuerdo con ella. La actriz explora y analiza por qué los hombres y las mujeres parecen seguir a rajatabla los roles de género que ha impuesto la sociedad.

En una entrevista con la revista Bust afirmó: "Por supuesto que soy feminista ¿Estás de coña? Dios mío. Creo que cualquiera que no se considera feminista no tiene ni idea de lo que esa palabra significa".


KATE WINSLET






La actriz Kate Winslet, de 40 años, fue el pasado domingo una de las protagonistas de los Bafta, los premios del cine británico, al alzarse con el galardón a la mejor actriz secundaria por su papel en Steve Jobs. En un encuentro con los medios posterior a la ceremonia, señaló que 2015 había sido un buen año para las mujeres y les dedicó el premio a "todas las chicas que dudan de sí mismas, porque no deberían estar dudando, sino yendo".

No es la primera vez que Winslet se alza en esta lucha. El pasado mes de octubre firmó un contrato con l'Oreal para que no retocase más sus fotos porque quiere contarle la verdad sobre quién es "a las nuevas generaciones que merecen tener líderes fuertes".


MICHELLE JENNER




La actriz española Michelle Jenner también se ha pronunciado respecto a este tema. A finales de enero de este año hizo un alegato a favor de la mujer en su cuenta de Instagram que ha recibido un gran apoyo y difusión.

"Hoy tocan fotos. Tu compañero está listo en dos minutos. Él es un hombre, no necesita todo eso, es guapo tal y como es. ¿Tú? Puede que en hora y media estés presentable. Ya sabes, eres mujer, imperfecta. Tapa la ojera, unifica la piel, oculta ese vergonzoso grano, ¡ay esa arruga!, pinta la ceja, pon más pestañas en las pestañas, rízalas con un instrumento de tortura, más eyeliner para marcar el ojo, colorete, boca perfecta, iluminador en las zonas estratégicas, rimmel como si no hubiera un mañana", dice el comentario que acompaña con la foto de una mujer alterada de la ilustradora argentina Maitena.


EMMA THOMPSON






Emma Thompson, de 56 años, también se unió a esta lucha y lo hizo de una forma peculiar con la que logró captar la atención de todos los medios. En la presentación del premio al Mejor guión en la gala de los Globos de Oro de 2014, la actriz subió al escenario con sus tacones en la mano y habló de lo mucho que duelen y de por qué limitan tanto a muchas mujeres.

Era la segunda vez que la actriz británica realizaba un gesto así, también lo había hecho en los premios National Board of Review , que se habían celebrado días y donde arguyó: "Me he quitado los tacones como una reivindicación feminista. ¿Por qué los llevamos? ¡Duelen tanto! Y no tienen ningún sentido. Quiero instar a todo el mundo a que pare de una vez. No los llevéis más. No puedes andar con ellos, y ahora estoy comodísima".


INMA CUESTA




"Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal". Así comenzaba una denuncia a través de sus redes sociales la actriz Inma Cuesta, después de que su foto fuese retocada excesivamente en una portada del suplemento dominical de El Periódico de Catalunya. Publicó la imagen original y la retocada, visibilizando unas diferencias abismales. "No entiendo la necesidad de retocar mi cuerpo hasta dejarme casi en la mitad de lo que soy, alisar mi piel y alargar mi cuello hasta convertirme casi en una muñeca sin expresión", se quejó la actriz en su cuenta de Instagram.

La protagonista de La novia recibió un aplauso generalizado en las redes sociales y el apoyo de colegas como Natalia de Molina, que en Twitter escribió: "A mí me lo han hecho y no tuve cojones a decirlo públicamente. Te admiro. Estoy contigo compañera"


NATALIA DE MOLINA




La actriz ya había alzado la voz en la gala los Goya del 2014. Natalia de Molina proclamó clara y contundentemente al recoger el premio por Vivir es fácil con los ojos cerrados: "No quiero que nadie decida por mí". Molina, que interpretó a una adolescente embarazada en la película de David Trueba, se posicionaba así contra la reforma de la Ley del aborto.

Este año, al alzar el Goya a mejor actriz por Techo y Comida, pidió "techo y comida para todos", en favor de la igualdad social.


TAYLOR SWIFT




No sólo las actrices se han unido a esta lucha. En la 58ª edición de los premios Grammy, Taylor Swift se llevó el galardón al mejor álbum del año por 1989. En su discurso, recordó que es la primera artista femenina que gana dos veces el Grammy a mejor álbum y advirtió a "las mujeres jóvenes" de que puede haber gente que trate de "socavar" su éxito o "sacar crédito" de sus "logros y fama". "Pero, si te enfocas en el trabajo y no dejas que esa gente te desvíe, algún día llegarás a donde quieres ir, mirarás alrededor y sabrás que fuiste tú y la gente que amas los que te pusieron ahí. Y esa será la mejor sensación del mundo", añadió en el que fue un claro ataque al rapero Kanye West con el que tuvo un enfrentamiento la semana anterior ya que éste le había llamado "zorra" en una canción.

NO SÓLO ELLAS

Emma Watson, Patricia Arquette, Inma Cuesta, Natalia de Molina... no están solas en esta lucha. Otras actrices como Jennifer Aniston, Julianne Moore o Reese Witherspoon también han denunciado el trato que reciben sobre la alfombra roja. En la gala de los Oscar de 2015 se negaron a enseñar su manicura a las cámaras en un programa que se hace en una cadena de televisión americana. La ceremonia les sirvió para reivindicar su valía, ya que se quejan de las diferencias que reciben en el trato: mientras que que a los hombres les preguntan por papel, a ellas les piden que enseñen su manicura en la alfombra roja.

Por otra parte, Cate Blanchett, en plena alfombra roja de los premios SAG de 2014, interrumpió una entrevista de un canal de televisión para quejarse de las cámaras que la grababan de arriba a abajo todo el cuerpo, sin interesarse su trabajo. "¿Le hacen eso también a los hombres?", le preguntó al cámara la nominada a mejor actriz por Blue Jasmine. El momento se convirtió en uno de los más virales de la gala.

Otra de las artistas que se ha sumado a esta lucha es Maisie Williams. La actriz que interpreta a Arya en Juego de Tronos ha criticado que la mayoría de las mujeres tienen el papel de "la novia" o la que aporta el componente sexual al argumento.

Todas ellas y muchas más han alzado la voz para denunciar las desigualdades de género en su sector. Pero parece que todavía no es suficiente. De ahí que sigan luchando y haciendo visibles este tipo de injusticias.

jueves, 18 de febrero de 2016

¿Cómo explotar tu creatividad con la meditación? David Lynch te lo explica



DESDE 1977 EL GENIAL DAVID LYNCH PRACTICA Y PROMUEVE ABIERTAMENTE LA MEDITACIÓN COMO UNA VÍA DE DESARROLLO PARA LAS IDEAS CREATIVAS.

Son cuantiosos los famosos que han impulsado desde hace décadas en Occidente la práctica de la meditación (consulta aquí una lista de 10 inspiradoras personas asiduas a la meditación). Fuera de las ambiciones creativas o místicas que puedan ellos tener, esta práctica constituye un mecanismo de equilibrio entre los aspectos emocionales, mentales y físicos. Cuando alguien logra meditar, sin duda obtiene una sensación placentera de sí mismo y amplía su horizonte de posibilidades.


Uno de los promotores más activos de esta técnica es David Lynch, quien cuando estaba en banca rota en 1977, filmando los inicios de “Ereaserhead”, encontró en la meditación el impulso necesario para continuar dedicándose al cine –grabando una escena a la vez, durante cuatro años, de esta película. Entre los principales beneficios que Lynch atribuye a la meditación, está la erradicación o disminución de la negatividad, un “desnublamiento” de la mente para encontrar posibilidades que antes no “veíamos”.



Otros conocidos impulsores de esta técnica en Occidente han sido figuras como Mick Jagger de los Rolling Stones o George Harrison y Paul McCartney de The Beatles- el último de ellos, llegó a afirmar que en los sesenta la juventud terminaba una década de psicodelia sin mucha dirección, para él la meditación llegó a ser una vía de sentido-. Por su parte David Lynch escribió el libro “Catching the big Fish” en pro de esta práctica, también fundó la David Lynch Foundation for Consciousness-Based Education and Peace.

“Catching the Big Fish” parte de la metáfora entre las ideas y la pesca. Si uno quiere atrapar los peces pequeños se queda en la orilla del agua, sin embargo si lo que se desea es el pez grande, la balsa debe dirigirse a aguas profundas. Cuando meditamos ingresamos a un estado de conciencia y de percepción más penetrante de nuestras propias ideas y de nosotros mismos. De acuerdo con el creador de Twin peaks, esta experiencia expande las capacidades artísticas.

Para Lynch los pensamientos creativos van emergiendo cuando se medita –tal vez replicando el acto de florecer que observamos en la naturaleza. Considera también que esta práctica es una buena herramienta para los niños, por lo que debería ser incluida en los planes de estudio. La fundación David Lynch Foundation for Consciousness-Based Education and Peace, fondea este tipo de entrenamiento avocado específicamente a la meditación trascendental, en las escuelas. La dualidad entre las estrambóticas, y por momentos psicóticas, narrativas que imprime en sus películas contrasta con la tranquilidad y paz ligada a la meditación –lo cual seguramente le divierte y además nos recuerda que a fin de cuentas el principal beneficio de la práctica de esta es la claridad.

Quizá el principal aporte de la meditación es que percibimos lo bueno y lo malo del mundo, pero la diferencia es que logramos llegar a estar tranquilos con esa realidad, una especie de aceptación de la creación tal y como es, exenta de calificaciones de por medio, y que eventualmente nos remite al estado más radiante al que puede acceder un ser humano, la unidad.

POR: PIJAMASURF 

miércoles, 17 de febrero de 2016

Sincronicidad: la ciencia de las coincidencias


sincronicidad
"Dice", de Daniel Dionne, bajo licencia CC BY SA 2.0.
Esas casualidades inexplicables que te encuentras en ocasiones, no son tan inexplicables después de todo.
¿Te ha sucedido alguna vez una coincidencia tan sorprendente que te pareciera mágica, como si el universo te estuviera mandando una señal? Como el filósofo alemán Friedrich Schiller dijera, "no existe la causalidad, lo que se nos presenta como azar surge de fuentes profundas". En 1952, Carl Jung acuñó el concepto de "sincronicidad" para definir "la simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal". Es decir, la coincidencia temporal de dos o más eventos, que guardan relación entre sí, pero que no son uno causa del otro, sino que su relación es de contenido.
El poeta francés y teórico del surrealismo André Bretón hablaba también del "azar objetivo" (hasard objectif), que designa la confluencia inesperada o azarosa "entre lo que una persona desea y lo que el mundo le ofrece". El azar objetivo es uno de los conceptos fundamentales del surrealismo: coincidencias o casualidades cuya carga emocional las dota de significado.
De acuerdo con Jung, la sincronicidad consiste en la unión de sucesos externos e internos, de una manera dotada de sentido para el individuo que observa o experimenta estos sucesos. Estas coincidencias podrían darse por una atracción no consciente que genera la ocurrencia de ciertos eventos, y asimismo les concede un valor simbólico, aunque solamos creer que las causas provienen de circunstancias metafísicas, como la suerte o la magia.
Esta teoría junguiana, por supuesto, no se aviene bien con el materialismo o el racionalismo más tajantes, sino que viene de las profundidades del psicoanálisis. Según Jung, los períodos de transición o transformación de los seres humanos -como muertes, cambios de trabajo, divorcios- son más propensos a la ocurrencia de sincronicidades, posiblemente porque nuestra reestructuración interna causada por los cambios o crisis genera una energía de búsqueda de sentido que nos obliga a encontrar patrones en las circunstancias externas.
sincronicidad
"A little luck", de JD Hancock, bajo licencia CC BY 2.0.
Sea como sea, es sabido que los seres humanos somos propensos a un impulso de reconocimiento de patrones que es, incluso, capaz de verlos donde no existen, por ejemplo en los casos en que la dopamina en el cerebro se encuentra elevada, circunstancia que nos hace propensos al pensamiento mágico y a creer en la buena fortuna. De hecho, ciertos estudios han demostrado que el estrés y los eventos de particular significado emocional nos acercan al pensamiento mágico. Sin embargo, también han probado que el extremo escéptico de ese espectro tampoco es nada saludable: la carencia de capacidad para el pensamiento mágico está, entre otras cosas, ligada a la anhedonia, la incapacidad de experimentar placer.
La capacidad de distinguir patrones en la vida cotidiana no sólo es una habilidad esencial para la supervivencia desde la época de las cavernas, sino que también es un aspecto importante de la creatividad y el trabajo artístico. Sin embargo, en circunstancias normales, la realidad es que la mayor parte de nuestro cerebro se encuentra procesando a toda velocidad una cantidad tal de información que jamás podríamos manejar de manera consciente, y que en muchos casos donde podríamos pensar que algo llamado "intuición" nos empuja en determinado sentido, simplemente se trata de que nuestro cerebro posee información que nosotros desconocemos y nos está mostrando patrones que no hemos visto.
Es difícil, pues, evitar los modos en los que la sincronicidad podría influir sobre nuestras inclinaciones, pensamientos o decisiones; todos somos propensos a encontrar señales que confirman o descartan ideas en las que venimos pensando. Pero quizás sea hora de comprender que existen procesos no conscientes que pueden ser mecanismos valiosos para adquirir conocimiento y tomar decisiones, aunque a priori puedan sonarnos un poco hippies.

martes, 16 de febrero de 2016

LA ILUSORIA ECUACIÓN DE QUE ENTRE MÁS DINERO Y MÁS COSAS TENGAMOS ESTAREMOS MEJOR SIGUE REVENTANDO EL MUNDO


A la manera de un cargado espresso visual, este video nos introduce a los engaños del crecimiento económico, la bandera sobre la cual navegan la economía y la política mundial (cuya función fundamental en nuestra época es servir a la economía, abrirle espacio para que pueda seguir creciendo sin obstáculos). La economista Kate Raworth hace una serie de comparaciones que claramente demuestran que la riqueza humana no es lo mismo que el crecimiento económico y que de hecho en muchos casos son fuerzas opositoras.


Raworth explica que cuando estudió economía en la universidad era obvio que las economías debían estar orientadas al crecimiento como fin y objetivo tan evidente que era incluso tácito. Esto ha rendido usufructo y desde 1970 se ha cuadruplicado el crecimiento económico y las predicciones dicen que se volverá a cuadriplicar en 2050 (si es que existe un planeta que aguante este ritmo). La teoría económica en este sentido ha sido un éxito, cada vez tenemos más dinero y más artículos de consumo. Pero, como advierte la economista británica, a la par que la economía crece, crecen también tres incómodas sombras: la privación, la degradación y la desigualdad, como consecuencias de seguir engordando a la máquina de monedas que no descansa nunca (el planeta como un slot machine). 

Actualmente 2/3 partes de la población vive en países más desiguales de lo que estaban en 1980. Por ejemplo, en 2010 en Estados Unidos 10% de la población tenía 93% de la economía total, esto es 90% de los habitantes viviendo sólo con 7% del pastel. Lo anterior no es ciertamente ignorado por los gobernantes de las grandes economías mundiales, pero difícilmente tiene una reacción mayor a la retórica cosmética que permite que el estado de las cosas permanezca mayormente igual, o sea, sumamente desigual. Raworth compara los planes económicos de los mandatarios, su uso de términos que a fin de cuentas no tienen sustancia, como "crecimiento sustentable", con los adjetivos que se suelen utilizar en un deli de Nueva York para promover su productos.


Al final queda claro que la verdadera riqueza no puede medirse por el crecimiento económico, más allá de que en un mundo eminentemente materialista tener mayores ingresos en ocasiones (ciertamente no siempre) se traduce en mayor bienestar. Se deben considerar factores culturales, sociales, humanitarios e incluso espirituales (aunque esto último tiene un cierto tabú en el modelo secular actual donde todo mérito debe traducirse en beneficio económico, en ganancia personal cuantificable). Justamente en aquello que no puede cuantificarse, ahí yace la verdadera riqueza de la experiencia humana en el mundo, lo cual coloca en un pobre estado de inicio a la cuantiosa economía, ama y señora del orbe, que por definición no puede trascender al reino de lo cualitativo. 

Economía y ecología son dos palabras cuyo significado literal no es del todo distinto y, sin embargo, en la práctica la economía se ha vuelto casi el antípoda de la ecología, aplastándola sin piedad para seguir creciendo a sus anchas. Sin embargo, esta filosofía del crecimiento infinito tiene un aspecto tóxico inexorable, tarde o temprano: cuando las cosas crecen demasiado se vuelven tumores. Seguir alimentando la economía, como si fuera una supraentidad con sus propios caprichos y seguir alimentando el espíritu corporativo, como si fuera lo único que tuviera espíritu en un planeta saqueado incluso también de su significado espiritual, tiene la inevitable consecuencia de agotar los recursos materiales finalmente, habiendo en el proceso agotado los recursos éticos y estéticos que enriquecen la experiencia de los individuos y la sociedad en el proceso. Es imposible crear una "felicidad sustentable" cuando la política y la mentalidad de las personas tiene como fin principal crecer económicamente. Se trata ya de una confusión de valores que se ha enraizado en el tejido psicosocial: creemos que valor y dinero son sinónimos y que todo lo valioso debe ser igualmente sustancioso en términos económicos. Vivir para el dinero --creyendo en la promesa de la felicidad al obtenerlo-- es la gran ilusión de nuestros días, una especie de herejía en contra del alma humana, de una vida con significado.



Twitter del autor: @alepholo

lunes, 15 de febrero de 2016

El misterio energético del cerebro


cerebro
XStudio3D | Shutterstock
La energía empleada por nuestro cerebro supone un 20% del total corporal. Esta es una cifra increíblemente grande para un órgano que solo "se dedica a pensar". Un reciente estudio propone una solución a la cuestión.
Aunque prácticamente le debemos la existencia tal y como la conocemos, lo cierto es que sabemos poquísimo sobre nuestro cerebro. A estas alturas, con todo lo que hemos avanzado en neurología y medicina, todavía es muy poco lo que entendemos del órgano que prácticamente gobierna el resto de nuestro cuerpo. ¿Cómo controla ciertos sistemas? ¿Cómo nos afectan las enfermedades y cómo se protege? ¿Para qué sirven ciertas parte concretas? Y, un apartado muy, muy interesante, ¿por qué consume tanta, tanta energía? Cada paso que vamos parece que nos acercamos un poco más a las respuestas.

¿Cuánta energía consume el cerebro?

El consenso general, según lo observado hasta el momento, dice que el cerebro consume un 20% total de todas las calorías diarias que necesitamos. Puede parecer poco, pero lo cierto es que es una barbaridad si tenemos en cuenta que el cerebro representa, solo, un 2% del peso total de nuestro cuerpo. Eso supone usar un cuarto de la glucosa total que poseemos. La glucosa es el "combustible" inmediato que utilizamos para poder realizar cualquier acción. (también están las grasas, sustancias más energéticas pero de uso más complejo). En cifras más concretas, un día normal de una adulto el cerebro puede gastar unos 20 vatios de potencia, lo que es una cifra considerable para "no mover nada".
Este órgano, de hecho, es el más sensible a la falta de oxígeno y glucosa de todo el cuerpo. Con solo diez minutos de interrupción de alguno de estos dos elementos ya podemos contar con daños cerebrales permanentes. Cuando hay una hipoglucemia y el cerebro no recibe una dosis mínima y constante de glucosa podemos llegar a las pérdidas de consciencia. Pero, insisto, aún así, no terminamos de entender por qué el cerebro necesita tantísima energía. Por todo ello han surgido leyendas urbanas como que solo usamos un pequeños potencial del cerebro (esto no es cierto, lo usamos por completo), o ideas evocadoras como llamada "energía oscura del cerebro", que no es otra cosa que la forma que tienen algunos de referirse a ese uso desconocido de la energía que gasta este órgano.

Pero, ¿para qué la usa?

Hasta la fecha solo conseguimos justificar aproximadamente un 10% del total de energía utilizado por el cerebro. Eso nos deja un 90% problemático. Y es una cifra muy considerable. Un reciente estudio proveniente de la división de investigación de IBM, y dirigido por J. Kozloski, trata de justificar esta cifra inaudita de una manera igualmente sorprendente: ¿y si el cerebro gastase esa energía en recorrer una y otra vez los circuitos neuronales? Cómo si de una señal redundante, recorriendo una y otra vez el cerebro se tratase, este sistema podría tener sentido. Dividamos las funciones del cerebro en tres: sensorial (qué sentimos), etológica (qué hacemos al respecto) y límbica (que significa todo ello para nosotros). Según esta definición, estos tres aspectos son los encargados de adquirir nueva información. Según el modelo propuesto por Kozloski, estos tres aspectos son los que "repasa" el cerebro una y otra vez en lo que ha venido a llamar "Grand loop".
La hipótesis del "Grand loop" podría ayudar a resolver algunas enfermedades neurodegenerativas
Para comprobar si su hipótesis tiene sentido lo han puesto a prueba con un simulador de tejido neuronal construido por IBM. Este no es otra cosa que un sistema que imita mediante algoritmos la forma de funcionar que tienen las neuronas. Por ahora el modelo parece bastante coherente con lo medido hasta la fecha. Eso no quiere decir que sea correcto, o al menos en su totalidad. Pero sí indica que el proceso podría ser una de las opciones válidas para explicar ese 90% de "energía oscura del cerebro" que no podemos explicar. Pero dicho modelo no solo sirve para poder saciar nuestra curiosidad.

Tal y como explica el propio investigador, el simulador y el modelo propuesto podría ayudar a resolver otras dudas tales como las que surgen hablando de enfermedades neurodegenerativas. Enfermedades tales como el Huntington o el Alzheimer son grandes desconocidos a nivel médico y fisiológico. Por ejemplo, el Huntington ocurre debido a una proteína que desajusta todo el sistema. Pero no sabemos cómo. Así que, la hipótesis de un "Grand loop" capaz de desajustar todo el sistema debido a un cambio minúsculo en la transmisión es baste interesante. Por ahora todo se queda en teorías y modelizaciones, pero hay que admitir que la idea es lo suficientemente interesante como para tenerla en cuenta. Tenerla en cuenta de una manera muy seria, por cierto. ¿Quién sabe? Tal vez estemos ante el inicio de un nuevo paradigma de la neurología que resuelva, de una vez por todas, la duda sobre la dichosa "energía oscura del cerebro".
Publicado por  en HIPERTEXTUAL

jueves, 11 de febrero de 2016

Los rincones ocultos de Noruega por primera vez en un espectacular vídeo timelapse 8K



Todos aquellos que poseemos ese espíritu aventurero, sabemos bien lo que es estar revisando páginas web, revistas especializadas, programas de televisión y hasta fotografías en redes sociales, de todos aquellos lugares que van formando parte de nuestra interminable lista de lugares a visitar antes de morir. Pero uno de los recursos que se han vuelto más recurrentes, son los vídeos, de donde podemos escoger los grabados por otros viajeros, o bien, los que son creados como una atractiva obra de arte, que muestra aspectos que pocas veces se pueden ver en un viaje.

Y una de las técnicas que más se ha usado en los últimos meses para mostrar estas bellezas, es la del timelapse, a la que algunos le suelen añadir una buena resolución en 4K, hace poco lo veíamos con Finlandia, y esto hace que la experiencia se convierte en algo espectacular. Pero hoy daremos un nuevo salto, ya que el 4K no es suficiente, y a alguien se le ha ocurrido grabar un fascinante vídeo de Noruega en resolución 8K.


La fascinate e ingualble belleza de Noruega

Antes de continuar aclaremos algo, la resolución 8K (4320p) significa 16 veces la resolución Full HD (1080p) y 4 veces la resolución Ultra HD 4K (2160p), y para disfrutar de esta resolución en todo su esplendor necesitaremos un monitor especial, el que al día de hoy es complicado de conseguir, debido a que su comercialización masiva no es muy común.

Pero esto no ha sido impedimento para que Martin Heck de Timestorm Films haya capturado unas magnificas tomas de Noruega, un verdadero paraíso, que además de escenarios naturales que son capaces de quitarnos el aliento, es una de las zonas que tiene la fortuna de disfrutar el espectáculo natural de las auroras boreales.

El vídeo fue grabado durante cuatro semanas en los meses de agosto y septiembre de 2015, en un recorrido de más de 8.000 kilómetros.


Noruega también luce espectacular en timelapse 4K

Pero como sabemos que al día de hoy disfrutar 8K es casi imposible, también tenemos un maravilloso par de vídeos que nos muestran preciosos rincones ocultos de Noruega en timelapse 4K. Estos vídeos son obra del fotógrafo y director Morten Rustad, quien ha plasmado una esencia que nos deja con ganas de visitar este gran país.

En el primer vídeo recorreremos un bosque escondido en Oslo, que sin duda podría ser el escenario perfecto de un cuento de hadas.



En el siguiente vídeo, Morten emprendió un largo viaje de cinco meses de más de 15.000 kilómetros, visitando 19 condados de Noruega, entre los que veremos escenas de Lofoten, Senja, Helgelandskysten, Geirangerfjorden, Nærøyfjorden y Preikestolen.



Publicado en

martes, 9 de febrero de 2016

¿QUÉ QUIERE DECIR PERDONAR? por Matthieu Ricard



Perdonar no es mirar para otro lado, eso sería decirle a la persona que nos dañó que siga con lo que está haciendo. Perdonar es otra cosa bien distinta, es la forma de terminar con el ciclo del odio social e interno a cada persona y, dado que es muy difícil, comparto este material.

Matthieu Ricard (nacido en 1946) es un monje budista que reside en el monasterio Shechen Tennyi Dargyeling en Nepal.


Nació en París. Es hijo de Jean-François Revel, un filósofo francés de renombre, por lo que creció rodeado de las ideas y personalidades de los círculos intelectuales franceses. Viajó por primera vez a la India en 1967.

Obtuvo el doctorado en genética molecular en el instituto Pasteur. Después de terminar su tesis doctoral en 1972, Ricard decidió abandonar su carrera científica y concentrarse en la práctica del budismo tibetano. Vivió en el Himalaya y fue discípulo de Kangyur Rinpoche, un maestro de una ancestral escuela budista de la tradición Nyingma. Después se convertió en discipulo cercano de Dilgo Khyentse Rinpoche hasta su muerte en 1991. Desde entonces, ha dedicado sus esfuerzos a completar la visión de Khyentse Rinpoche.

Las fotografías de Ricard de los maestros espirituales, del paisaje y de la gente del Himalaya han sido publicadas en numerosos libros y revistas. Henri Cartier-Bresson dijo sobre su trabajo: "la vida espiritual de Matthieu y su cámara son uno, haciendo que sus imágenes sean fugaces y eternas".

Matthieu es el autor y fotógrafo de Journey to Enlightenment (El viaje hacia la Iluminación) y Monk Dancers of Tibet (Los monjes danzantes del Tibet) y del fotolibro: Buddhist Himalayas (El Himalaya Budista) como colaborador, así como el reciente Tibet, an Inner Journey (Tibet, un viaje hacia el interior). También es el traductor de numerosos textos budistas incluyendo The Life of Shabkar (La vida de Shabkar). El diálogo con su padre Jean-François Revel en El Monje y el Filósofo, fue un best-seller en Europa y fue traducido a 21 idiomas, y el The Quantum and the Lotus (en colaboración con Trinh Xuan Thuan) refleja su interés en la ciencia y el budismo. Su último libro Happiness, Cultivating Life's Most Important Skill (La Felicidad, Cultivando la Habilidad más Importante de la Vida) también se convirtió en un best-seller en Francia.

Miembro del Mind and Life Institute, aficionado a los encuentros y el desarrollo colaborativo entre científicos y estudiantes budistas, sus contribuciones han aparecido en Working with Destructive Emotions ("Trabajando con las emociones destructivas"), editado por Daniel Goleman y en otros muchos libros de ensayo. Está profundamente envuelto en el desarrollo de los efectos del entrenamiento mental sobre el cerebro en las universidades de Madison-Wisconsin, Princeton y Berkeley. En Abril del 2007, fue considerado como el hombre más feliz de la tierra tras años de estudio de su cerebro mediante resonancias magnéticas en el laboratorio de neurociencia afectiva de la universidad de Wisconsin.

Recibió la Orden al Mérito Nacional Francesa por su trabajo humanitario en el Este. Durante los últimos años, Ricard ha dedicado sus esfuerzos y los beneficios económicos de sus publicaciones a varios proyectos de caridad en Asia, incluyendo la construcción y mantenimiento de clínicas, colegios y orfanatos en la región. Desde 1989, ha ejercido como intérprete de frances y asesor personal del décimo cuarto Dalái Lama: Tenzin Gyatso al ser uno de los primeros monjes europeos en hablar y traducir el idioma tibetano.

lunes, 8 de febrero de 2016

Esta campaña cambiará vuestro punto de vista sobre las mujeres en la publicidad (VÍDEO)


"Me encanta hacerles mamadas a los bocadillos". La campaña #WomenNotObjects [Las mujeres no son objetos]), realizada por la publicista estadounidense Madonna Badger, tiene como objetivo denunciar el sexismo absurdo promovido por algunos anuncios de grandes marcas, según informa la página Mashable
En el vídeo de la parte superior del artículo (subtitulado al español) se ve a mujeres enseñando a cámara ejemplos de publicidad que muestran maniquíes desnudas y hacen bromas de muy mal gusto. Estas mujeres explican, con ironía, el mensaje de los anuncios. 
El vídeo toma como punto de partida una búsqueda en internet: "El 18 de noviembre de 2015 pusimos en Google 'Cosificación de las mujeres", cuenta esta campaña, que se publicó en YouTube el 11 de enero de 2016 y ya acumula más de 960.000 reproducciones. 
''Me encanta sacrificar mi dignidad por una bebida'', ironiza una de las jóvenes mientras enseña la imagen de otra chica en bikini tumbada bajo un hombre vestido con traje y una botella y dos vasos en las manos. 
''Cuando busco algo en mi bolso de diseño, sabes que estoy desnuda'', cuenta otra chica, mostrando una foto publicada en Instagram. 
Preguntada por el Wall Street Journal, Madonna Badger, creadora de esta campaña y directora de una agencia de publicidad, reconoce que alguna vez ha sido cómplice de este sexismo, aunque aclara: ''Adoro mi trabajo, pero no quiero hacerlo si con ello hago daño a alguien''. 
Publicado en 



jueves, 4 de febrero de 2016

Victoria Camps: «La imaginación ética empieza por saber ponerse en el lugar del otro»


Por Lula Gómez | Fotos: Vicens Giménez


«El filósofo debe ayudar a comprender y a plantear posibles cambios»

«Después de ver cómo se ha deteriorado la política, no pondría la mano en el fuego por nadie»

«También las listas abiertas son una ocasión de corrupción»


Victoria Camps (Barcelona, 1941) observa, piensa, filosofa y denuncia. El sosiego da rienda suelta a su capacidad crítica, aunque esta filósofa y catedrática de Ética está convencida de que la razón, por sí sola, no determina nuestro comportamiento. Sin pasión, sin sentimiento, las normas de convivencia solo funcionan en la teoría.

Se dice que la función de un filósofo es articular lo que hay que cambiar. ¿Qué cosas diría usted que hay que modificar?

Más que determinar qué hay que cambiar, creo que el filósofo debe ayudar a comprender y a plantear posibles cambios. Es la política la que tiene que cambiar las cosas, cambios que a veces no lo son tanto, sino que van dirigidos a conservar logros, como por ejemplo el del Estado de bienestar, que está en peligro de disolución, lo que significa que dejamos de pensar en políticas redistributivas.

Usted dice que hay que tener imaginación ética; saber encontrar nuevas normas y valores para sistemas nuevos. En biomedicina, por ejemplo, ¿dónde estarían los límites?, ¿hasta qué edad se podrían tener hijos?, ¿hasta qué punto fomentamos la longevidad? En Internet, donde surgen nuevas formas de relación, ¿se deberían pautar ciertas conductas?

La imaginación ética empieza por aprender a ponerse en el lugar del otro, en especial del que vive peor, del que sufre, del que es víctima de crueldades. La imaginación ética debe tener la valentía de identificar a los sujetos de la crueldad en nuestro tiempo, por ejemplo los inmigrantes y los refugiados. Los valores son los de siempre: la solidaridad, el respeto, la equidad, pero focalizados hacia esos problemas nuevos. Los ejemplos de la biomedicina o de las nuevas formas de comunicación nos sitúan también ante desafíos insólitos hace unos años: hay que poner límites para proteger la intimidad de las personas, para desactivar la tendencia a ofender y hacer daño, para utilizar las nuevas técnicas biomédicas sin mercantilizarlo todo. Esos son los límites, difíciles de determinar de una vez por todas. Hay que discutir mucho antes de tomar decisiones que posiblemente traspasan líneas rojas.

Uno de sus grandes temas es la mujer. ¿Cómo estamos de lejos para que el feminismo deje de existir, como lo dejó en su día el abolicionismo?

Tan lejos como el tiempo que nos cueste cambiar la mentalidad de los hombres y las mujeres (sobre todo de los hombres), para acabar con la violencia machista, con la falta de paridad en las instituciones y con la discriminación en el trabajo remunerado y doméstico. Son, a mi juicio, los retos que hoy tiene el feminismo activo, en los países en que la igualdad jurídica ya se ha logrado.

Usted habla de tres campos donde hay que avanzar: conseguir esa igualdad real, romper los techos de cristal y erradicar la lacra de la violencia de género. ¿Qué medidaspropone para cada una de ellas?

Soy incapaz de enumerar medidas concretas. Con respecto a la violencia de género, se han tomado medidas, pero son insuficientes. Hay que seguir proponiendo y ensayando otras, o reforzar las que hay, analizar por qué no funcionan. Muchas veces se toman medidas en el papel, pero luego no se llevan a la práctica. Con respecto a los otros campos, creo que todas las medidas que se tomen para conseguir la conciliación laboral y familiar serán pocas. Habría que concentrarse en ese objetivo y no parar hasta conseguirlo.

Hay autoras que dicen que, a pesar de los indiscutibles avances en igualdad, actualmente la mujer no sabe bien dónde está su identidad. ¿Lo comparte?

Es el hombre el que no lo sabe. La mujer se debate entre la identidad tradicional, focalizada en la maternidad, y otras identidades, especialmente las profesionales. No es que no sepa cuál es la prioritaria, es que no quiere renunciar a una de ellas en detrimento de la otra. Y eso es positivo. Por eso hay que procurar que la conciliación de ambas facetas sea posible y fácil.

Usted proclama: «Siento, luego existo» y que el pensamiento moral debe ser apasionado. ¿La pasión es buena para razonar? ¿Y la razón, buena para sentir?

Yo digo que el pensamiento moral debe ser apasionado porque, si no es así, las normas, los derechos, los valores son aceptados en teoría, pero fallan en la práctica. Lo cual no significa que los criterios morales los impongan las pasiones. El control de la razón es necesario para aprender a cultivar aquellos sentimientos adecuados para vivir bien y convivir. Por ejemplo, el miedo es un sentimiento inadecuado en ocasiones y adecuado en otras. Debemos tener miedo de perder los logros del Estado de bienestar. Lo mismo hay que decir de otros sentimientos, como la indignación, la compasión o la vergüenza.

Y continúa con un: «Los sentimientos son los que motivan el comportamiento y no la razón. Esta última idea me parece sumamente importante para la ética». ¿En qué sentido?

La distinción racional del bien y el mal es insuficiente para que lo que en teoría reconocemos como bueno y valioso luego se haga real. Nadie dirá que no hay que luchar contra las injusticias ni que matar es bueno. Sin embargo, las injusticias no desaparecen, sino que crecen, las guerras no cesan, dejamos morir a los inmigrantes. No parece que llevemos veinticinco siglos intentando convencernos de que la dignidad humana es un valor que hay que cuidar.


¿Ha cambiado la percepción de la política a partir del estallido de indignación del 15M?

Ha cambiado la exigencia, aunque no demasiado. Veremos quién acaba teniendo más votos en las próximas elecciones generales, a pesar de los desmanes y corrupciones del PP o, en Cataluña, de Convergència. Creo que ha crecido el interés por la política, la esperanza en que se puede hacer política de otra manera. Pero aquí hay que insistir en lo que decía hace un momento: los cambios se verifican en la práctica. No vale que los candidatos de Podemos insistan en que son distintos, tienen que demostrarlo cuando empiecen a actuar.

En cuanto a ética y democracia, usted denuncia que la política se ha desconectado de la realidad, que se ha hecho muy partidista y contraria al interés general, una crítica que hace extensible al PSOE. Ahora vuelve al partido para asesorar sobre ética. ¿Qué trabajo está haciendo? ¿Qué cambios debe hacer el partido para ser más ético y representar mejor a los votantes?

Si he aceptado formar parte del equipo de Pedro Sánchez para elaborar el programa electoral es porque estoy convencida de la voluntad de cambio del PSOE. Ahora bien, querer hacer algo y prometer que se va hacer no es hacerlo. Puede ser que todas las promesas de cambio en el interior del partido, en las políticas sociales, en la transparencia, etcétera, queden en poca cosa si el PSOE llega a gobernar. Después de ver cómo se ha deteriorado la política, yo no pondría la mano en el fuego por nadie. Pero creo en el valor de la socialdemocracia y creo también que quien puede encarnarlo mejor es el socialismo. Por eso apoyo a los socialistas.

Además de pedir un cambio en la ley electoral o la inclusión de listas abiertas, habla de apelar a la responsabilidad personal, a los ciudadanos. ¿A qué se refiere?

Las leyes, por sí solas, no producen cambios en las actitudes de las personas que tienen que aplicarlas. Tenemos cantidad de leyes, que son buenas, pero o no se aplican o se aplican mal. Las listas abiertas, por ejemplo, son una medida que, en teoría, debiera acercar más al político al ciudadano. ¿Conseguirán hacerlo, en el caso de que algún día tengamos listas abiertas? Depende. También las listas abiertas son una ocasión de corrupción.

Le cito: «Es verdad que se ha mantenido un modelo social en Europa, el Estado de bienestar, defendido por la izquierda. Pero una vez conseguido, hay que sostenerlo, y la izquierda no sabe cómo hacerlo. Hay alternativas que habría que considerar. A mí la que más me convence hasta ahora es la llamada economía del bien común que promueve Christian Felber». ¿Lo entenderán las empresas? ¿Lo asumirán los partidos, estrechamente vinculados a las corporaciones?

Estamos en lo mismo. Veo la propuesta de una «economía del bien común», de Christian Felber, como un modelo viable… Si las empresas quieren que lo sea. Una economía más cooperativa no puede imponerse por ley. Podrían tomarse algunas medidas, por ejemplo para limitar los sueldos de los altos directivos y corregir desigualdades, pero dudo que nadie se atreva a ir por ahí. Tendría que ocurrir que la economía cooperativa acabara siendo reconocida como la más favorable a los ideales de equidad sobre la base del ejemplo proporcionado por empresas que se adhieran a ella, la practiquen y obtengan buenos resultados económicos. No es imposible.

Decía en una entrevista: «No creemos en la educación», que es a largo plazo y que, por lo tanto, no da réditos electorales. ¿Es así? ¿Y creemos en una educación cívica?

No creemos en el valor de la educación, porque, si creyéramos que merece la pena educar, invertiríamos más en educación y discutiríamos más sobre cómo hay que educar y quién tiene esa responsabilidad. Yo siempre digo que la educación cívica es el mínimo común ético que hay que exigirle a la ciudadanía. No es difícil decidir en qué consiste ser cívico (por lo menos, sabemos muy bien qué es ser incívico), lo complicado es cómo inculcar las virtudes cívicas. Si solo se encarga de ello la escuela y ni la familia ni el resto de agentes sociales, políticos o los medios de comunicación asumen esa responsabilidad, se consigue muy poco.

En ese mismo espacio, comentaba que educar es ir contracorriente, es ir contra el consumismo, contra el mundo que nos imponen. Si fuera ministra de Educación, ¿qué clases y temas pondría para saber nadar en contra?

No seré nunca ministra de Educación, por suerte. Lo que puedo decir es que no creo que educar bien sea solo proponer un currículo adecuado. La educación moral es una cuestión práctica, se aprende con el ejemplo. Por eso es tan complicado inculcar valores éticos cuando la realidad no los enseña y hay que ir contracorriente.

Usted recordaba una cita del responsable de la BBC que apuntaba que él quería que la televisión cambiara los gustos de las personas. Si fuera ministra de Medios o directora de una televisión pública, ¿cómo formularía la parrilla?, ¿quién la pagaría y cómo?

Una televisión pública no puede responder solo a «lo que quiere la gente». Tiene que tener criterio sobre qué es dar un servicio público en algo tan elemental como un informativo. Y también en el entretenimiento. ¿Qué habría que hacer? Para empezar no competir con las televisiones privadas y, en cambio, ofrecer aquello que el público necesita (por ejemplo el público infantil), y la empresa privada no ofrece. Si no es así, no tenemos por qué financiar con dinero público ninguna televisión.


Publicado en ETHIC