domingo, 31 de enero de 2010

FONS TROMPENAARS AFIRMA QUE LA INNOVACIÓN SÓLO ES POSIBLE A PARTIR DE LA MULTICULTURALIDAD



Pie de foto (izquirda a derecha); la periodista Mara Torre;la directora del Centro de Diversidad del IE Business School y autora del libro La gestión de la diversidad en la organización global, Celia de Anca; el conferenciante, Fons Trompenaars; el vicepresidente ejecutivo de Fundación Telefónica, Javier Nadal; y el profesor de la Universidad de la Coruña y responsable de la cátedra de Economía Digital de la EOI, Juan Freire.

En el marco de “Los debates abiertos de Fundación Telefónica”, ciclo de conferencias sobre el impacto de las TIC en la sociedad 


  • Trompenaars ha hablado en Fundación Telefónica sobre el inmenso valor que encierra la diversidad y de qué modo puede aprovecharse, tanto en lo personal como en los entornos empresariales donde de la sostenibilidad, el éxito a largo plazo o el cuidado medioambiental van de la mano
  • La única manera posible de liderazgo empresarial y social parte de reconocer y reconciliar los dilemas: según el experto, todavía no hemos creado un grupo de líderes que, como Nelson Mandela, hayan abordado en condiciones la diversidad 
  • Las empresas deben combinar la creatividad individual con la cooperación de sus equipos en un modelo de “co-competición” que recompense a los equipos por su creatividad y a los individuos por su trabajo en equipo 
  • Para Trompenaars, la innovación entre culturas crece en los puntos de encuentro y no en la bipolaridad y en la falta de atención a una realidad social cada vez más múltiple, parte de los motivos que nos han llevado a la crisis 
  • Posteriormente, se abrió un debate que también fue seguido con participaciones a través de Twitter, con el responsable de la cátedra de Economía Digital de la EOI, Juan Freire, y la directora del Centro de Diversidad del IE Business School, Celia de Anca 
En el marco del ciclo de conferencias  “Los debates abiertos de Fundación Telefónica”, el neerlandés Fons Trompenaars, experto en comunicación intercultural y liderazgo, ha hablado sobre el inmenso valor que encierra la diversidad y de qué modo puede aprovecharse, tanto en lo personal como en los entornos empresariales de innovación que tienen en cuenta la realidad multicultural. 


Un mundo diverso es un mundo más rico y más preparado para comprender el futuro, pero también más complejo y difícil de gestionar. Para Trompenaars, “la empresa debe reflejar el entorno; de lo contrario, estamos condenados a desaparecer, según las leyes de la termodinámica”; hay que saber, en definitiva, “qué espacios se comparten y mantener el liderazgo” junto a otros valores como la sostenibilidad, el éxito a largo plazo o el cuidado medioambiental van de la mano. 


Con respecto al liderazgo, los estudios norteamericanos se refirieron a él hace cinco años en términos de valor y de trabajo en equipo y ahora hablan de un liderazgo basado en la prudencia y la creatividad. En Francia, por el contrario, hablan de un liderazgo que depende de otros factores, como el pueblo de origen del líder, sus contactos o su educación, etc. Según el autor de Innovating in a Global Crisis, la única manera de liderazgo es reconocer y reconciliar los dilemas y admitir que los innovadores son en gran parte extranjeros (en Silicon Valley, por ejemplo, donde trabajan muchos chinos e indios). Precisamente la ventaja de esta diversidad es la que conduce a que la sociedad y las empresas sean más innovadoras, las que muestran los distintos ángulos multiculturales que hay que conectar, ya que todos los seres humanos tenemos los mismos valores: es la cultura la que les da distinta forma. Los valores no se pueden ir añadiendo sin rediseñarlos: no se puede admitir un proceso meramente aditivo. 


Los grandes líderes, para el experto neerlandés, combinan valores que no son fáciles de reunir ni conciliar: “muchas empresas sólo atienden a la realidad multicultural de sus trabajadores celebrando seminarios interculturales, en los que si existen los estereotipos, se agrandan todavía más”. Trompenaars afirma que los verdaderos líderes son precisamente aquellos que saben reconciliar los dilemas e integrar los opuestos y consiguen así aumentar la competitividad de su empresa. En este sentido, la cultura no es otra cosa que la manera en que cada sociedad aborda sus dilemas con respecto a las relaciones humanas, el tiempo y la naturaleza. La cultura es, al final, la que determina la manera de resolver el dilema. 


El universalismo de la diversidad es contrario al particularismo; la flexibilidad de la diversidad necesita de excepciones para poder mejorar las reglas y hacerlas de aplicación global. Hace falta ir hacia la multiculturalidad, tomar las buenas prácticas de cada realidad local y globalizarlas. Las empresas deben combinar la creatividad individual con la cooperación de sus equipos en un modelo de “co-competición” que recompense a los equipos por su creatividad y a los individuos por su trabajo en equipo, porque el arte de la diversidad no es otra cosa que reconocer que hace falta tanto la individualidad como la cooperación. Si la empresa sólo atiende al valor monetario, el dilema y los retos desaparecerán y las ideas dejarán de ser algo tangible que produzcan riqueza y diversidad. 


Fons Trompenaars es director ejecutivo de una consultora de gestión intercultural y autor de cinco libros sobre el tema –Riding the Waves of Culture, Seven Cultures of Capitalism, Building Cross-Cultural Competence, 21 Leaders for the 21st Century y el mencionado Innovating in a Global Crisis–. Trompenaars está considerado uno de los mejores pensadores en este campo y ha desarrollado un modelo teórico de cultura con siete dimensiones que atañen a los modos como los seres humanos se relacionan unos con otros, las diferentes formas que tienen las sociedades de entender el tiempo y la actitud de la cultura hacia el entorno. Estudió Ciencias Económicas en la Free University of Amsterdam y en la Wharton School de la University of Pennsylvania. 


Posteriormente, se abrió un debate moderado por la periodista Mara Torres con el profesor de la Universidad de la Coruña, responsable de la cátedra de Economía Digital de la EOI y bloguero, Juan Freire; y la directora del Centro de Diversidad del IE Business School y autora del libro La gestión de la diversidad en la organización global, Celia de Anca.  Para Anca el reto de la empresa es dar con los diferentes ritmos que se dan en ella, lo que requerirá un proceso lento. Por su parte, Freire afirmó que cada vez estamos inmersos en sistemas más complejos y diversos, cuyo conocimiento es más fragmentario.



viernes, 29 de enero de 2010

LA TECNOLOGÍA USADA EN AVATAR


Con anterioridad incluí un avance de la película AVATAR antes de su estreno.  Esta película supone, como las anteriores de James Cámeron un avance y una revolución en el cine y en el uso de nuevas tecnologías. Después de disfrutarla en salas, y mejor en 3D, recomiendo ver este vídeo sobre la tecnología usada para la película.

Con anterioridad incluí un avance de la película AVATAR antes de su estreno.  Esta película supone, como las anteriores de James Cámeron un avance y una revolución en el cine y en el uso de nuevas tecnologías. Después de disfrutarla en salas, y mejor en 3D, recomiendo ver este vídeo sobre la tecnología usada para la película.








martes, 12 de enero de 2010

EL GUERNICA DE PICASSO EN 3D

En 1937, durante la Guerra civil española, los fascistas devastaron la ciudad de Guernica, con bombas lanzadas por la Luftwaffe Nazi. Picasso pintó el Guernica como reacción a la tragedia. La obra ha sido ahora recreada en 3D para poder viajar por el interior del cuadro.


Copenhague: ¿un paso adelante? por Cristina Narbona



Copenhague: ¿un paso adelante?
Cristina Narbona
Embajadora de España ante la OCDE


1. Un nuevo escenario

Desde 1992, las Cumbres Anuales del Clima, organizadas por NN.UU., han concluido con declaraciones acordadas por consenso que suponían un lento avance en la lucha contra el cambio climático. En ese contexto, desde 1997 el Protocolo de Kyoto ha supuesto compromisos vinculantes de reducción de emisiones para un amplio grupo de países industrializados, liderados por la UE. Sin embargo, los sucesivos acuerdos de NN.UU. no comportaron en la práctica ninguna obligación para los dos países – EE.UU. y China - que hoy suman ya más del 40% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Ello respondía a la actitud absolutamente contraria de sus respectivos gobiernos respecto a la asunción de compromisos multilaterales en esta materia, incluso, en el caso de EE.UU., se produjo una sistemática ocultación a su opinión pública de informes muy cualificados que confirmaban las causas y la gravedad del calentamiento del planeta.

Copenhague supone el inicio de un proceso en el que, por fin, EE.UU y China parecen dispuestos a implicarse activamente. Por supuesto, el contenido del acuerdo político de Copenhague – suscrito por la práctica totalidad de los países, excepto los 5 del “eje bolivariano” – resulta muy insuficiente y deberá ser reforzado durante 2010 para disponer a tiempo de un acuerdo vinculante y suficientemente ambicioso, que en 2013 pueda dar continuidad y ampliar los compromisos establecidos por el Protocolo de Kyoto.

Pero los pasos dados ya por EE.UU. y China para asentar las bases de ese futuro acuerdo deberían analizarse con visión estratégica: la voluntad de fijar objetivos de reducción de emisiones que permitan un aumento de temperatura no superior a los 2º C, las consultas internacionales para el seguimiento de las acciones de reducción (y la verificación de las mismas en el caso en que se aplique financiación internacional), el reconocimiento de la obligación de los países más ricos hacia los países en desarrollo (cuantificada inicialmente en $100.000 millones) para apoyarles en sus políticas de adaptación y mitigación del cambio climático, con especial atención a la preservación de bosques…todo ello constituyen elementos imprescindibles para el futuro acuerdo, en los que la participación de EE.UU. y China resultaba inimaginable hace todavía muy poco tiempo.

Quizás Copenhague hubiera podido saldarse, como otras Cumbres de NN. UU., con un documento de consenso; pero difícilmente su contenido hubiera podido comportar en este momento un compromiso político más concreto por parte de los dos grandes países emisores, cuyos gobiernos están obligados a reconocer la interdependencia de sus decisiones tanto en materia económica como en la lucha contra el cambio climático. Cada paso adelante de uno de los dos, requiere de un paso adelante del otro para garantizar el suficiente apoyo de sus respectivos ciudadanos. Y ello exige, por tanto, un inmenso esfuerzo en la relación bilateral, del que el acuerdo de Copenhague es una primera e importante consecuencia.

2. El papel de la UE en el desarrollo del Acuerdo de Copenhague

La UE ha sido determinante para la implantación del Protocolo de Kyoto; y, de hecho, la UE, en su conjunto, cumplirá con creces en el horizonte de 2012, con su propio objetivo – una reducción del 8% respecto de los niveles de emisión de 1990. Gracias al empeño de la UE – y a las políticas concretas desarrolladas por países como Dinamarca, Alemania y España – hoy se dispone de tecnologías muy avanzadas en el campo de la eficiencia energética y de las energías renovables.

Además, el mercado europeo de derechos de emisión está sirviendo de referencia para la puesta en marcha de mercados análogos en otros países; EE.UU., Canadá, Australia, Japón.

Y la UE se ha comprometido ya a una reducción del 20% de las emisiones en 2020, respecto al nivel de 1990, ampliable al 30%, en el caso de compromisos comparables por parte de otros países industrializados.

Sin duda, la mayor contribución de la UE en este momento sería precisamente la de anunciar, cuanto antes ese compromiso más amplio de la reducción del 30%, para generar una potente dinámica política, empresarial y ciudadana, que impulse compromisos más ambiciosos en el resto de los países industrializados y en particular en EE.UU.

3. La Presidencia española de la UE. Una oportunidad irrepetible

El tiempo para frenar el cambio climático se acaba. Como señaló el Presidente Zapatero en Copenhague “los ecologistas tenían razón”, y ahora le toca a España demostrar esa convicción en el contexto de la urgente reorientación de nuestra economía.

España tiene mucho que ganar en términos de empleo y de progreso duradero – y por supuesto de efectos menos devastadores del cambio climático – si se alcanza un acuerdo internacional ambicioso. Hoy día España está en condiciones de llegar a 2012 cumpliendo con las limitaciones derivadas del Protocolo de Kyoto, gracias a la reducción de emisiones registrada en 2006 –con un incremento del 4% del PIB – y en 2008 y 2009 – sin duda, en buena parte como efecto de la crisis, perotambién del espectacular incremento de las energías renovables. Si se mantiene las políticas adecuadas, España podrá cumplir también sus compromisos en el contexto europeo en el horizonte de 2020.

Afortunadamente queda cada vez más atrás la visión nefasta – la posición “oficial” hasta 2004 – de un crecimiento económico irremediablemente asociado al derroche energético, a las emisiones de CO2 y al urbanismo salvaje. La Ley de Economía Sostenible, en el contexto de una estrategia más amplia, permitirá avanzar hacia una economía que garantice un bienestar más duradero y para más ciudadanos, con menos contaminación y menor consumo de nuestros recursos naturales.
Hoy España está capacitada para liderar la posición de la UE durante los próximos y decisivos meses. El nuevo proceso impulsado por EE.UU. sólo culminará con un acuerdo internacional satisfactorio si la UE demuestra, una vez más, su convicción y su sentido de responsabilidad en la lucha contra el cambio climático, un formidable desafío ético, económico y tecnológico que merece todos nuestros esfuerzos.


Artículo publicado en FUNDACIÓN IDEAS.

viernes, 8 de enero de 2010

¿Más de lo mismo? ¡No!, por Federico Mayor Zaragoza



Alerta: hay que evitar la “segunda ola”


Si se acepta que los financieros se conviertan de nuevo en los amos del mundo, la economía especulativa virtual volverá a hacer estragos. Y llegará la segunda ola más pronto de lo que pensamos. Los paraísos fiscales siguen repletos, inaccesibles, intocables.Les han “rescatado”… sin asegurarse que su “codicia e irresponsabilidad”, en palabras del Presidente Obama, ya no volverán a crear problemas porque los sistemas de vigilancia y regulación lo impedirían.Pero la economía virtual es de tal magnitud y el poder financiero tan fuera de escala, que si no se toman drásticas medidas puede verse gravemente afectado el destino común de la humanidad.Corremos el riesgo de tener más de lo mismo: las mismas fuentes energéticas, los mismos transportes para los mismos consumidores, los mismos productos y bienes para los que habitan en el barrio próspero de la “aldea global”.Parecen no darse cuenta de que se trata de un cambio sistémico y no de ciertas “reparaciones” en el capitalismo que ha desembocado en la gravísima situación actual. Es ridículo que estemos discutiendo días y días para que, por fin, como un gran éxito, la Unión Europea aporte para hacer frente al cambio climático la misma cantidad que se invierte en armas en sólo tres días actualmente.Los Estados Unidos de Norteamérica, en el año 2007, invirtieron más de 800 mil millones de dólares en gastos militares. Luego igual cantidad para el “rescate” de los bancos de economía especulativa… ¿Y cuánto pueden ahora contribuir para sanar las heridas de la Madre Tierra y dejar a las generaciones venideras un mundo habitable?.Es apremiante, pues, que los Estados impongan la supresión de los paraísos fiscales; que, al menos parcialmente, se reduzca la economía especulativa y se amplíe la producción y el consumo en amplios sectores de la población mediante un plan global de desarrollo sostenible, con fuertes inversiones en energías renovables, en producción de alimentos y agua, en salud, en transporte eléctrico, en la protección del medio ambiente, en viviendas ecológicas… Al desarme nuclear, tan bien liderado por el Presidente Obama, deberá unirse la rápida reducción de los arsenales militares (por cierto, se trata de armamento propio de guerras convencionales pretéritas, inadecuado totalmente para las confrontaciones presentes) que hoy, por la extraordinaria magnitud de los gastos que conllevan, representan –no me cansaré de repetirlo- más de 3 mil millones de dólares al día mientras mueren de hambre más de 60 mil personas.Tenemos el conocimiento, la tecnología y los medios para hacer frente a los grandes desafíos. Pero necesitamos un marco ético jurídico a escala supranacional que tenga la autoridad y los recursos para poner orden en tantos desmanes actuales (tráficos de toda índole -¡personas incluidas!-, depredación del medio ambiente…). Unas Naciones Unidas reforzadas deben incluir plenamente a la Organización Mundial del Comercio, al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, y sustituir a los “globalizadores” de los G-7, G-8, G-20… que tantos perjuicios han causado.Exijamos el cambio. Y estemos alerta porque la segunda ola, si les dejamos hacer, podría irrumpir de nuevo en nuestras vidas, aumentando todavía los actuales desgarros sociales.El momento de la gran movilización virtual y real ha llegado. Es intolerable que un grupo de plutócratas atenten gravemente contra el destino de la humanidad en su conjunto.El momento de la revuelta de la sociedad civil no puede demorarse. Debemos fijar una fecha no lejana para que sean millones los ciudadanos que, a través de los medios informáticos de comunicación, a través de manifestaciones y actos de la más diversa índole, levanten la voz, pacífica pero firmemente. Se cumpliría así el inicio de la Carta de las Naciones Unidas: “Nosotros, los pueblos…”.


Fuente: Blog de Federico Mayor ZaragozaFederico Mayor Zaragoza es presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO.

Más información en Wikipedia

sábado, 2 de enero de 2010

Un regalo musical para 2010 YAEL NAIM

Empecemos 2010 con un regalo musical. Me gustó mucho cuando escuché recientemente a Yael Naim y ahora adjunto su video más difundido.
Es una cantante y compositora Franco-Israelita. Se dio a conocer en los medios después de que su canción New Soul fuese exhibida en el anuncio del ordenador portátil ultra fino de Apple, MacBook Air, que fue lanzado internacionalmente en febrero de 2008. Ella canta en inglés, francés y hebreo.

Álbumes

2001: In a Man's Womb
2007:
Yael Naim
Singles
2007: "Toxic"
2008: "Too Long"
2008: "New Soul"


Premios

2008: Victoires de la Musique para el álbum del año Yael Naim.

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Yael_Naim"