La cineasta francesa Eléonore Pourriat grabó un pequeño corto hace cinco años, Majorité Opprimée, en el que narra un día en la vida de Pierre, un hombre que vive en un mundo en el que los roles de género se han invertido: las mujeres actúan como hombres, los hombres como mujeres. Pierre sale de casa para dejar a los niños en la guardería, habla con su profesor (que lleva velo) y recibe un par de piropos por el camino. La historia no es agradable: Pierre es víctima de una agresión sexual.


La película, que sólo dura 10 minutos, pasó sin pena ni gloria por diversos festivales de cine pero, cosas de internet, se ha hecho viral esta semana, gracias a su versión con subtítulos en inglés, que va ya por los dos millones y medio de visitas.
¿Por qué una película de hace cinco años, que no critica ningún problema novedoso, se hace de repente viral? Su directora asegura en The Guardian que actualmente hay más interés en este tema: "En Francia, hace cinco años, la gente me preguntaba si consideraba algo contemporáneo ser feminista. Hoy nadie hace esa pregunta. La lucha feminista es más importante que nunca.Hace cinco años me sentía como un extraterrestre. Ahora mi película está haciendo ruido porque hay derechos en peligro. Mira lo que está pasando en España con el aborto, y toda la homofobia y el sexismo".
Para Pourriat era importante hacer que los hombres sintieran lo que sienten las mujeres. "Muchas veces cuando las mujeres sufren una agresión, la gente dice que es su culpa. Incluso gente cercana. Esto es lo que quería mostrar con mi personaje", explica la realizadora. Y lo cierto, a juzgar por sus millones de visitas, es que lo ha logrado.

Publicado en: