lunes, 28 de diciembre de 2015

TENEMOS MUCHO EN COMÚN CON LAS HORMIGAS


El biólogo suizo Laurent Keller cree que en estos insectos, imprescindibles para el planeta, puede estar el secreto de la longevidad



«En términos de organización social, el ser humano está rehaciendo el mismo camino de la hormiga. Es difícil imaginar que algunas de las grandes invenciones de la humanidad fueron logradas por un organismo de unos pocos milímetros. Y de eso hace 70 millones de años», cuenta a este diario Laurent Keller, director del Instituto de Ecología y Evolución de la Universidad de Lausana, en Suiza. 


Hace 30 años que decidió cambiar a los primates por las hormigas. Las observa y sigue una por una, desde el campo hasta el laboratorio. Un camino que lo ha llevado a ser reconocido con el prestigioso premio Marcel Benoist. Sostiene que entre la hormiga y el ser humano hay muchas similitudes. «Muchas más de las que uno se puede pensar. De la agricultura a la división del trabajo, estos pequeños insectos son precursores de nuestra sociedad». 


«Un planeta sin hormigas es difícil de imaginar. Su peso total representa el 10% de la biomasa animal terrestre. El único con una biomasa similar es el hombre», señala. En el plano ecológico, «las cerca de 12.000 especies identificadas son importantísimas. Mejoran la calidad del suelo, facilitan la dispersión de las semillas y eliminan parásitos y organismos muertos», explica Keller. 


Y siguen las sorprendentes analogías entre la especie humana y las hormigas: «Éstas han logrado modificar su entorno mediante la construcción de nidos complejos en el suelo o en los árboles. Con la división del trabajo han podido aumentar la productividad del grupo. Han desarrollado mecanismos para reducir los conflictos y limitar la propagación de parásitos al interior de sus colonias». Existen hormigas-policías responsables de alejar o eliminar a los operarios que se comportan de una manera nociva para la sociedad en la que viven. 


Rasgos todos que se encuentran en la sociedad humana, remarca el especialista. «Al igual que las hormigas, hemos modificado nuestro medio ambiente con la construcción de ciudades que nos protegen de la naturaleza y de los depredadores. Nos hemos especializado en determinadas tareas, lo que ha permitido incrementar nuestra productividad», relata el entomólogo. 


Las claves de su éxito radica en que trabajan en equipo. Para alimentar a las colonias, que pueden tener hasta cinco millones de individuos, «han inventado la agricultura y la ganadería», afirma Keller. Algunas especies cultivan hongos y controlan su crecimiento con las enzimas. Otras crían áfidos (pulgones de las plantas), se alimentan de su melado, una sustancia azucarada rica en aminoácidos, y, si es necesario, se los comen. «Exactamente como hace el hombre con la vaca: bebe su leche y come su carne», enfatiza este experto. 


Según Keller, el secreto de la eterna juventud podrían tenerlo las hormigas. En algunas especies las reinas pueden vivir hasta 30 años. «Es cien veces más que el promedio de los insectos», señala. 


Al vivir protegidas por las obreras, las reinas han podido desarrollar mecanismos de reparación del ADN que retrasan el envejecimiento. «Es un buen modelo para estudiar el envejecimiento en los seres humanos», añade. 


Actualmente trabaja en lo que él ha denominado como el «Facebook de las hormigas». A través de unos diminutos códigos de barras que ha colocado en el dorso de cientos de hormigas un escáner registra información de quién interactúa con quién, en qué momento y en qué lugar y así quiere saber cómo se divide el trabajo dentro de la colonia. Cómo se evoluciona y quién decide que «los trabajadores más jóvenes se ocupen de los huevos puestos por la reina, los más viejos, de la limpieza del nido y la recolección de alimentos». 


Este científico, que cuando no está con las hormigas hace deporte y va al cine, insiste en que las hormigas son un modelo ideal para estudiar la evolución de la vida en sociedad. «Si queremos evitar un retorno al oscurantismo –dijo hace unos años– es esencial conocer la evolución en detalle. La de las hormigas y la de los seres humanos». Por eso aconseja que ante una plaga de hormigas en la cocina, lo que se debe hacer inmediatamente es tomar papel y lápiz y empezar a dibujar.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Por qué la creatividad, y no el dinero, es la clave de la salud y la felicidad


UN ARGUMENTO A FAVOR DE LA CREATIVIDAD COMO BASTIÓN PARA EL ESTABLECIMIENTO DE UNA VIDA SANA Y RICA EN SIGNIFICADO. 
Aunque la mayoría de nosotros maneje discursivamente que el dinero no es lo más importante de nuestras vidas, la mayoría de nosotros supedita sus actividades en función primordialmente de ganar dinero. Aquellos que tenemos la fortuna de tener la opción de elegir entre una actividad que genere mayores ingresos y una que también nos permita vivir y sea más afin a nuestros intereses pero que genere menores ingresos, solemos elegir la primera. Quizás porque, consciente o inconscientemente, hemos asociado el dinero con la felicidad; en gran medida hemos interiorizado los valores de un mundo centralizado en la economía y en el que reina la cantidad más que la calidad. Lo anterior, sin embargo, es un error que tarde o temprano descubriremos, a través de nuestra salud, nuestro nivel de satisfacción, el significado de nuestra vida y la calidad de nuestras relaciones entre otras cosas.
Un poco de manera similar al caso de Viktor Frankl en los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, estudiando la salud y la resiliencia del ser humano ante la adversidad, sugiere que el indicador principal de la felicidad de un ser humano es su nivel de envolvimiento en actividades creativas. Frankl desarrolló su teoría de la logoterapia fincada en la necesidad humana de tener un significado que impulse la vida: vivir para algo es la más poderosa medicina. 
Csikszentmihalyi mantiene que las personas en un estado de “flow” (término que utiliza para significar la dinámica de la creatividad) pueden “estar felices” no obstante “lo que está ocurriendo fuera, sólo cambiando el contenido de su conciencia”. Su tesis señala que es en los estados de inmersión en trabajo significativo que el hombre encuentra la satisfacción y el bienestar. En este sentido, este “flow”, esta creatividad o concentración, nos dice Csikszentmihalyi, es similar a una meditación dinámica, comparable con el “ekaggata” del budismo, la “concentración en solo punto” en la cual la mente está unida a la experiencia.
La teoría de Csikszentmihalyi merece destacarse en una época donde predomina el multitasking y el déficit de atención (además del materialismo rampante).  La actividad creativa provee un sentido de inmersión que puede transformarnos al unirnos con la actividad que estamos realizando o con el objeto de nuestro conocimiento. Este sentimiento de unidad y participación con el flujo de las cosas es también un sello de una disciplina espiritual. 
Si bien la creatividad es un término abusado y generalmente contaminado por la jerga del marketing, si regresamos a su esencia filosófica, notamos que el acto creativo es un acto de armonización y sintonización de las fuerzas del cosmos. La mayoría de las religiones y filosofías esotéricas coinciden en afirmar que la creación no es algo que ocurrió en un pasado distante, sino que es la realidad presente de un universo en el que, como escribió Einstein, el pasado y el futuro son solamente ilusiones muy persistentes. En este sentido, Carl Jung observó que la alquimia, en su sentido psicológico, no es más que la observación, integración y repetición del proceso creativo de la naturaleza. Aquí volvemos a encontrar el sentido de la creatividad como una meditación en movimiento que se ocupa sólo del presente –un presente en el que resuenan todos los momento del tiempo simultáneamente. 
Coincidiendo con Frankl y Csikszentmihalyi, el filósofo Manly P. Hall  observó durante sus más de 50 años dirigiendo un centro de estudio que las personas que realizaban cotidianamente una actividad creativa tendían a enfermarse mucho menos, de tal manera que la creatividad podía usarse como un factor determinante en la predicción y corrección de la salud de una persona.
Más recientemente el Dr. Ernest Lawrence Rossi tuvo una experiencia de autosanación después de su sufrir daño cerebral al someterse a a lo que llama “efecto de novedad-numinosidad-neurogénesis”, en su caso producido por interactuar de manera creativa con obras de arte. Rossi teoriza, de hecho, que la música y otras experiencias artísticas ayudan a regenerar células cerebrales. 
Jason Horsley propone que la creatividad sólo puede producirse como resultado de la honestidad y la autenticidad. Casi como un acto instintivo similar a parir, la creatividad, según Horsley, surge de la espontaneidad, de una experiencia directa no-mediada con la cultura; es profundamente un acto de autoexpresión: una especie de código autosignificante de lo que somos. Ser en su acepción más básica e instintiva es crear. En este sentido lo que creamos no es otra cosa que aquello que somos profundamente –y por ello la creatividad es una función de integración con nuestra propia naturaleza.
En El Banquete de Platón, la sacerdotisa que pasaría a la historia como la gran iniciada del amor, Diotima, le dice a Sócrates que el amor tiene dos fines, procrear en el sentido material de engendrar una descendencia y procrear en el sentido espiritual, una procreación de belleza que es una forma de encontrar y acercarse a la inmortalidad.
Así tenemos una motivación para buscar la creatividad y la belleza antes que el dinero y el éxito en el mundo, una reflexión hacia la riqueza interior que reúne en un mismo círculo de virtud la estética y la ética, puesto que aquel que ejerce una disciplina creativa sin priorizar su beneficio económico personal estará también contribuyendo al mundo y cultivando la virtud.
Twitter del autor: @alepholo

POR: ALEJANDRO MARTINEZ GALLARDO

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Steve Jobs huyendo de Siria: El grafiti de Banksy en defensa de los refugiados

Un refugiado observa la última creación de Banksy con Steve Jobs como protagonista

      Un refugiado observa la última creación de Banksy con Steve Jobs como protagonista. 
Quizás muchos desconocían que el padre biológico de Steve Jobs, el cofundador de Apple, fue un inmigrante sirio que se estableció en Estados Unidos, pero Banksy ha querido recordárselo al mundo en su último trabajo. Un grafiti, hecho público el viernes, en el que el artista urbano imagina a Jobs huyendo con un macuto al hombro y un ordenador Macintosh en la mano. El lugar elegido: un campo de refugiados próximo a Calais - en Francia- conocido como la 'Jungla'. El mensaje oculto: la inmigración también puede tener un efecto positivo en los países de acogida.
"A menudo, se nos hace creer que la migración es una carga para los recursos de un país, pero Steve Jobs era el hijo de un migrante sirio", ha señalado Banksy en un comunicado que - según señalan varios medios internacionales - ha acompañado a su trabajo, "Apple es la empresa con mayores beneficios del mundo, paga más de 7 billones de impuestos al año, y existe solo porque alguien le permitió la entrada a un joven de Homs".
El artista urbano ha publicado en su página web las imágenes de su trabajo y, como suele ocurrir con sus creaciones, rápidamente ha sido compartido en las distintas redes sociales. Junto a la imagen del fallecido gurú tecnológico, Banksy también ha publicado otro grafiti titulado 'No todos estamos en el mismo barco'en el que toma como referencia el famoso cuadro de La balsa de la medusa.  El artista francés Géricault recrea en él un polémico naufragio, ocurrido en las costas africanas en 1816, el que solo sobrevivió un pequeño grupo de pasajeros sobre una rudimentaria balsa.
Los tripulantes de 'La Balsa de la Medusa' tratando de llamar la atención de un yate. banksy.co.uk
La serie sobre los refugiados se amplia con otras dos ilustraciones: un niño mirando por un catalejo mientras es acechado por un buitre y una inscripción bajo un puente que dice "Quizás toda esta situación se arregle sola..."
banksy.co.uk
banksy.co.uk
El apoyo de Banksy a los refugiados sirios no es nuevo. En septiembre, cuando cerró el peculiar parque de atracciones que había creado unos meses antes, Dismaland, cedió los materiales utilizados en las instalaciones para que los inmigrantes pudieran construir cabañas en las que refugiarse.
Conocido por su activismo social el artista también ha viajado a otras zonas en conflicto. El pasado febrero, por ejemplo, publicó un vídeo en YouTube que recogía su paso por Gaza y las últimas obras que había creado allí. Previamente, en 2005, había plasmado sus grafitis en el muro que divide la Franja de Gaza. En ambas ocasiones su objetivo también era llamar la atención sobre la situación dramática que viven los civiles víctimas de conflictos bélicos y denunciar el olvido de los organismos internacionales. 
El mural de Banksy con Steve Jobs en el campo de refugiados conocido como la 'jungla'. banksy.co.uk


    jueves, 17 de diciembre de 2015

    Bailarines desnudos son hermosamente censurados por drones (VIDEO)


    La censura a los desnudos es un elemento que generalmente molesta. Su naturaleza invasiva, obstructora, hace que este recurso se vuelva en esencia un enemigo de la fluidez visual, y más cuando responde a criterios ridículos, por ejemplo los que famosamente emplea Facebook para eliminar imágenes artísticas que nada tienen que ver con la agresión visual o la pornografía.  
    Pero en todo caso existen maneras amigables de censurar, incluso puede ser de forma estética y esencialmente simpática. Este video es un perfecto ejemplo de como se puede hacer arte con la censura. Aunque desconocemos si los dones que bloquean los genitales de esta pareja de bailarines están sobrepuestos mediante postproducción, lo cierto es que resulta una genial burla a la manía censuradora de contenidos digitales y, de hecho, terminan enriqueciendo la coreografía de los protagonistas.

    viernes, 4 de diciembre de 2015

    LA VOZ DE UN MILLÓN DE MUJERES POR EL CLIMA



    Un tema musical precioso y una iniciativa efectiva y llena de esperanza: 




    Súmate a la voz de un millón de mujeres por el Clima. 

    Utilizando el poder de la música, quieren inspirar a cada mujer, hombre y niño a añadir su voz a:    http://voice.1millionwomen.com.au - y  juntando nuestra unidad hacer una llamada a los líderes mundiales para un compromiso y acción fuerte contra el Cambio Climático.
    #IMTHEVOICE

    martes, 1 de diciembre de 2015

    Las estremecedoras esculturas de un artista sirio narrando el éxodo de su pueblo.

    Nizar Ali Badr
    Cada mañana nos despertamos con las terribles imágenes de los exiliados sirios atravesando penosamente Europa en su desesperado intento de huir de la guerra y llegar a Alemania, su improbable Ítaca. El artista sirio Nizar Ali Badr plasma la tragedia de su pueblo en unas esculturas minimalistas que elabora con las piedras que recoge cada día en las playas de Latakia, al norte del país y en relativa calma, bajo el control gubernamental.
    Las obras representan escenas de familias marchando con sus escasos y pesados enseres, atravesando el mar en chalupas, encadenados por los traficantes de hombres o, no pocas veces, llorando a alguno de los familiares que quedaron en el camino. Ali Babr comparte sus bellas y conmovedoras creaciones en su página de Facebook.
    siria2
    siria3
    siria4
    siria5
    siria7
    siria8
    siria9
    siria10
    esclavos
    ahogado
    cementerio
    ali2
    Más imágenes en el perfil de Nizar Ali Badr.