Ir al contenido principal

Sólo usamos el 10% del cerebro… falso


Publicado en AMAZINGS.com

Seguro que habéis escuchado la frase más de una vez refiriéndose a las increíbles y potenciales capacidades desconocidas de nuestro cerebro. Afirmar que tan sólo usamos un 10% de nuestro cerebro, es una cita recurrente de las pseudociencias para tratar de explicar su creencia en las casi ilimitadas posibilidades mágicas que nuestra mente sería capaz de desarrollar.

Una frase sin sentido a la que solemos responder de esta manera: Bueno, escuchándote quizá tengas razón y sólo estés utilizando un 10% de tu cerebro…

El 10% del cerebro





De manera recurrente suele escucharse eso de que sólo usamos el 10, el 20 o el 30% de nuestro cerebro. De este modo se justifica la existencia de las potencialidades que pueden estar ocultas en algún rincón de nuestra masa encefálica: desde la telepatía hasta poder aprender las cosas más deprisa.
Lo curioso es que esta idea no proviene de ningún texto, ya sea libro o artículo, sobre neurología, neurofisiología o ciencias afines. Es más, aquellos que han pasado gran parte de su vida intentando comprender el funcionamiento del cerebro suelen quedarse maravillados al descubrir cómo un kilo y medio de materia gris consigue producir pensamientos y sentimientos. Por supuesto, admiten con total naturalidad la profunda ignorancia que poseemos a la hora de comprender los mecanismos que actúan en el cerebro. Pero quienes pontifican con el uso del 10% hacen todo lo contrario. Mediante un juego malabar convierten nuestra ignorancia en palabra divina: como sabemos poco acerca de su funcionamiento, concluyen que sólo usamos el 10%.
¿Se da cuenta de lo que realmente significa decir que sólo usamos el 10%? Es que no utilizamos el 90% restante. Vamos, que está de sobra. ¿Se imagina qué nos pasaría si, de repente, el 90% de nuestra masa cerebral se incapacitara totalmente? Imagine que, debido a un accidente, se ha dañado su cerebro y deben operarlo. El neurocirujano, al observar el mal aspecto que tiene y conociendo lo del 10%, decide que no se va a complicar la vida con una operación larga y fastidiosa. Directamente le corta un trozo hermoso de cerebro. Total, si no usamos el 90%… Por cierto, las tomografías revelan todo lo contrario: lo usamos todo.
Claro que para arreglarlo los “teóricos” del 10% dicen que no es que no lo usemos, es que solo usamos un 10% de su capacidad. Ah… ¿Y cómo saben cuál es la capacidad total del cerebro? Porque para decir que tenemos nuestras pequeñas células grises funcionando a un 10% del total de revoluciones debemos saber qué es ponerlo a plena potencia. Esto no lo aclaran. Y, además, aunque fuera cierto, ¿por qué suponen que usar más cantidad de masa gris implica tener superpoderes y otras capacidades sobrehumanas? Cantidad y calidad no es lo mismo…
Lo del 10% del cerebro es un mito, una leyenda urbana que, sin motivo, seguimos propagando sin detenernos a pensar en lo absurdo del planteamiento. Aunque nos viene muy bien para justificarnos: no seríamos ni tan malos ni tan tontos si lo usáramos todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tienen en común Einstein, Newton, DaVinci, Tesla y Edison?

RESPUESTA: EL VEGETARIANISMO. Eminentes científicos e inventores a favor del vegetarianismo Con el fin de ayudar a preservar los recursos naturales de nuestro planeta, muchos de los más grandes pensadores del mundo y científicos a través de la historia, han observado una dieta vegetariana y han afirmado la necesidad de ésta desde el punto de vista tanto moral como lógico.  Por ejemplo, Sir Isaac Newton, “el padre de la física”, y Leonardo Da Vinci, un científico de medio tiempo, quien hizo importantes descubrimientos en hidráulica, óptica y mecánica, fueron ambos vegetarianos. De hecho, Da Vinci era tan ferviente acerca del vegetarianismo que compraba pollos enjaulados y los liberaba. Además, Srinivasa Ramanujan (1887-1920), considerado el más grande matemático de los últimos 1000 años, también era vegetariano.                                             Otro entusiasta vegetariano, el gran inventor, físico e ingeniero Nikola Tesla (1856-1943), qui

Albert Einstein y el budismo

Albert Einstein dijo en cierta ocasión que, a su juicio, el budismo era la única religión compatible con la ciencia. El budismo es una religión con actitud científica, a pesar de que muchos budistas puedan no tenerla. El Buda no es un Dios, sino un sabio, un Einstein de lo espiritual que vivió hace 2500 años. Mediante la reflexión y la meditación, descubrió verdades importantes, leyes del mundo interior, de la misma manera que los físicos han descubierto algunas del mundo exterior, las leyes de la física. Eminentemente práctico, el Buda no se entretenía en discusiones teóricas acerca de la existencia o inexistencia de un Dios personal, sino que ofreció una solución para el sufrimiento humano, que había nacido de su propia comprensión de la naturaleza de la realidad. Sentado bajo un árbol, el árbol del bodhi, alcanzó la iluminación, comprendió la naturaleza vacía de los fenómenos, entendió la raíz del sufrimiento y se decidió a compartir con sus semejantes lo que había descubierto.

MI APORTACIÓN A LA DIVULGACIÓN AMBIENTAL EN TELEVISIÓN por Miguel Aguado

Aunque ya tenía experiencia en televisión, radio y diversos medios de comunicación en distintos temas y muy especialmente en cuestiones ambientales, en los últimos meses llevo teniendo la oportunidad de realizar algo de lo que más me gusta: divulgar en materia de sostenibilidad y medio ambiente. Desde diciembre de 2017, aunque comencé en noviembre del mismo año, llevo apareciendo en varias cadenas de televisión para realizar unos pequeños espacios de divulgación ambiental. Trato de acercar el problema: plásticos en el mar, Cambio Climático, contaminación atmosférica de la forma más entendible y asumible por todos y todas. No se trata de vulgarizar, son de ser lo más didáctico posible sin perder algo un tono de humor. Igualmente, pretendo mostrar algo muy importante: todos formamos parte de la solución, tanto en nuestra capacidad como consumidores, como votantes, como ciudadanos y en lo que podemos denominar la ecología de la vida cotidiana. He sido muy afortunado c