Ir al contenido principal

BJORN LOMBORG, UN TIPO INTERESANTE por Ismael Valladolid


Interesante artículo de Ismael Valladolid publicado en:  AMAZINGS.COM

Bjorn Lomborg es profesor y ambientalista danés. Al menos atendiendo a la descripción que de él da Wikipedia. Atendiendo a su titulación, sin embargo, Lomborg es Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Copenhague. Desde 1994, año en el que recibe el doctorado, y durante una década trabaja sin embargo como profesor de estadística en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Aarhus. De ahí que para muchos la especialidad de Lomborg sea la estadística. Actualmente es profesor en la Escuela de Negocios de Copenhague.
Lomborg es en cambio recordado como el autor de El ecologista escéptico. El libro fue publicado en 2001 por Cambridge University Press, al menos la edición revisada en inglés, base de todas las traducciones posteriores y por lo tanto la versión de referencia. Fueron unas palabras del economista Julian Simon afirmando que nuestro conocimiento del medio ambiente es extremadamente básico, las que motivaron a Lomborg a reunir un grupo con sus mejores estudiantes de estadística para analizar los datos a los que Simon aludía.
En 1998 sus primeras conclusiones fueron publicadas por el diario danés Politiken. El artículo dio pie a un intenso debate medioambiental en su Dinamarca natal, publicándose al menos 400 réplicas de distinta orientación en la prensa nacional.
La obra ponía en duda el origen de gran parte de los problemas medioambientales que ocupan las portadas de los medios de comunicación en todo el mundo. Lo que incomodó especialmente a los ecologistas fue el hecho de haber sido escrita por un experto en estadística y utilizando exactamente las mismas fuentes de fiabilidad reconocida que utilizan aquellos para sus alegaciones sobre el cambio climático.
El momento cumbre de la polémica aconteció en 2003. Con el ecologista escéptico traducido a 12 idiomas y resultando ya nuclear en el debate ambientalista en todo el mundo, la revista Scientific American publicó una agresiva crítica al contenido del libro. En sus páginas era descrito como “un peligro para la ciencia”. Lomborg publicó en su página web una réplica punto por punto de las alegaciones recibidas. La revista, sin embargo, no le permitió responder a las mismas desde sus propias páginas hasta cinco meses después, siéndole concedida tan sólo una de ellas, y obligándole a retirar la contracrítica de su página personal –considerándose que violaba los derechos de autor de la publicación científica–.
Nature, Time y Greenpeace también hicieron público su desacuerdo con el contenido del libro. The Economist lo definió como “uno de los libros más valiosos sobre políticas públicas”, algo probablemente esperado. Menos esperada sin duda fue la crítica positiva desde New Scientist.
La polémica alcanzó a la Academia Danesa de Ciencias. Varios científicos enviaron a la misma, quejas por “deshonestidad científica”. Considerando únicamente la crítica publicada por Scientific American, y no la réplica elaborada por Lomborg, éste fue encontrado culpable de “deshonestidad objetiva”. La academia consideró que Lomborg era demasiado partidista en el tratamiento de los datos y que su libro malinterpretaba esos datos para obtener conclusiones partidistas.
¿Es Lomborg sospechoso de partidismo? Probablemente no, si tenemos en cuenta susúltimas declaraciones sobre el problema climático. Tras más de una década criticando a muchos de los científicos que opinaban sobre el tema, Lomborg afirma ahora que el calentamiento global es “uno de los principales problemas a los que se enfrenta el mundo” y “un desafío al que la humanidad debe enfrentarse”. Son palabras que incomodarán a los lobbies, quienes siempre pensaron que le tenían como aliado –Lomborg fue comparado con Adolf Hitler por el responsable en cambio climático de las Naciones Unidas–.
En su nuevo libro, que será publicado el mes que viene, Lomborg pide que sean invertidos a partir de ahora 100.000 millones de dólares al año para enfrentarse al cambio climático. “Dedicándole esa cantidad al año al problema esencialmente podremos tenerlo resuelto para cuando termine el siglo” concluye el libro.
Aparecerán hasta ocho consejos para reducir el calentamiento global, redactados por Lomborg y distintos economistas colaboradores. Recomendarán invertir en la investigación y el desarrollo de fuentes de energía limpias aprovechando el viento, el sol, las mareas e incluso la energía nuclear, así como métodos más sofisticados que utilicen el reflejo en las nubes para devolver el calor a las capas altas de la atmósfera.
Lomborg recomienda ahora obtener ese dinero de una tasa sobre las emisiones de carbón. Se obtendrían así hasta la mitad de los fondos necesarios para mitigar el cambio climático, e incluso para mejorar los planes de cuidado médico que requieren sus consecuencias.
Las últimas declaraciones de Lomborg llegan en un momento crítico del debate, cuando muchos de los esfuerzos internacionales para llegar a un acuerdo que permita combatir el cambio climático empezaban a estancarse.
Definitivamente, Bjorn Lomborg es un tipo interesante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué tienen en común Einstein, Newton, DaVinci, Tesla y Edison?

RESPUESTA: EL VEGETARIANISMO. Eminentes científicos e inventores a favor del vegetarianismo Con el fin de ayudar a preservar los recursos naturales de nuestro planeta, muchos de los más grandes pensadores del mundo y científicos a través de la historia, han observado una dieta vegetariana y han afirmado la necesidad de ésta desde el punto de vista tanto moral como lógico.  Por ejemplo, Sir Isaac Newton, “el padre de la física”, y Leonardo Da Vinci, un científico de medio tiempo, quien hizo importantes descubrimientos en hidráulica, óptica y mecánica, fueron ambos vegetarianos. De hecho, Da Vinci era tan ferviente acerca del vegetarianismo que compraba pollos enjaulados y los liberaba. Además, Srinivasa Ramanujan (1887-1920), considerado el más grande matemático de los últimos 1000 años, también era vegetariano.                                             Otro entusiasta vegetariano, el gran inventor, físico e ingeniero Nikola Tesla (1856-1943), qui

Albert Einstein y el budismo

Albert Einstein dijo en cierta ocasión que, a su juicio, el budismo era la única religión compatible con la ciencia. El budismo es una religión con actitud científica, a pesar de que muchos budistas puedan no tenerla. El Buda no es un Dios, sino un sabio, un Einstein de lo espiritual que vivió hace 2500 años. Mediante la reflexión y la meditación, descubrió verdades importantes, leyes del mundo interior, de la misma manera que los físicos han descubierto algunas del mundo exterior, las leyes de la física. Eminentemente práctico, el Buda no se entretenía en discusiones teóricas acerca de la existencia o inexistencia de un Dios personal, sino que ofreció una solución para el sufrimiento humano, que había nacido de su propia comprensión de la naturaleza de la realidad. Sentado bajo un árbol, el árbol del bodhi, alcanzó la iluminación, comprendió la naturaleza vacía de los fenómenos, entendió la raíz del sufrimiento y se decidió a compartir con sus semejantes lo que había descubierto.

MI APORTACIÓN A LA DIVULGACIÓN AMBIENTAL EN TELEVISIÓN por Miguel Aguado

Aunque ya tenía experiencia en televisión, radio y diversos medios de comunicación en distintos temas y muy especialmente en cuestiones ambientales, en los últimos meses llevo teniendo la oportunidad de realizar algo de lo que más me gusta: divulgar en materia de sostenibilidad y medio ambiente. Desde diciembre de 2017, aunque comencé en noviembre del mismo año, llevo apareciendo en varias cadenas de televisión para realizar unos pequeños espacios de divulgación ambiental. Trato de acercar el problema: plásticos en el mar, Cambio Climático, contaminación atmosférica de la forma más entendible y asumible por todos y todas. No se trata de vulgarizar, son de ser lo más didáctico posible sin perder algo un tono de humor. Igualmente, pretendo mostrar algo muy importante: todos formamos parte de la solución, tanto en nuestra capacidad como consumidores, como votantes, como ciudadanos y en lo que podemos denominar la ecología de la vida cotidiana. He sido muy afortunado c